Aunque afirma que no condicionaría a un futuro gobierno socialista. 
 Felipe González, de auerdo con la línea Rosón en el Ministerio del Interior     
 
 ABC.    21/10/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Aunque afirma que no condicionaría a un futuro Gobierno socialista, Felipe

González, de acuerdo con la >>línea Rosón» en el Ministerio de Interior.

BILBAO. «No es posible una negociación con ETA, y la alternativa KAS no es

asumible por el PSOE, que preconiza la utilización de la palabra y no de la

bomba», declaró Felipe González durante una rueda de Prensa mantenida ayer en

Bilbao, Informa Efe.

El líder socialista afirmó que «existe la posibilidad de que el PSOE alcance la

mayoría absoluta, es una esperanza reflexiva para el cambio». El señor González»

respondiendo a cuestiones formuladas, ´subrayó que si su partido forma Gobierno

tiene la voluntad de lograr acuerdos institucionales para desarrollar tas

competencias de los Estatutos, concretamente el Estatuto vasco, «lo más

aceleradamente posible de acuerdo con el ritmo histórico».

Dijo en otro momento, acerca de la lucha antiterrorista, lo siguiente: «Espero

que gane quien gane las elecciones la ayuda de Francia en este terreno se

incrementará, aunque existiría una mayor facilidad de comunicación si son los

socialistas los que triunfan.» Insistió en que el problema de la violencia y el

terrorismo tiene una dimensión política clara, pero también tiene —dijo— una

dimensión policial clara.

Preguntado, en el supuesto de que logren formar Gobierno, si continuaria la

«línea Rosón» en el Ministerio del Interior, Felipe González respondió: «No me

parece desacertado, aunque no condicionaría el futuro. Gobierno.»

«Hace falta un acuerdo de las fuerzas políticas democráticas —dijo— en el País

Vasco con todos los que estén dispuestos a aceptar, junto con la identidad de

este pueblo, la necesidad de conseguir la paz.»

LA PALABRA ANTE LA BOMBA

Preguntado si el PSOE asume la «alternativa KAS», el líder socialista respondió:

«No: El PSOE sólo asume su propio, programa y reitero, una vez más, que es mejor

utilizar la palabra que la bomba.»

Afirmó también, respecto al pacto de Estado propugnado por Suárez, que tos

socialistas siempre han estado dispuestos a ese pacto de Estado y que lo han

venido practicando en los llamados pactos de la Moncloa, pero que considera

también importante «hacer un compromiso con la sociedad».

En relación con la colaboración con el PNV, Felipe González subrayó que pretende

las mejores relaciones y las más cordiales con los interlocutores válidos del

pueblo vasco, es decir, con el Parlamento vasco y con su Gobierno. «Mi voluntad

es de diálogo y no de confrontación.»

Más adelante declaró que el problema que más le preocupa de Esparta es la crisis

económica, aunque también le preocupa, y mucho, el terrorismo y la posible

obstrucción de la derecha, «aunque obviamente no temo esa obstrucción en el

supuesto de que se produzca y colocaremos a cada uno en su sitio».

Sobre la misma cuestión afirmó que «no temo a ninguno de tos llamados poderes

fácticos, porque el Gobierno y el Parlamento son la representación de la

soberanía popular y el resto de los poderes deben estar sometidos a ellos».

«La ineficacia —dijo en otro momento— es el gran riesgo de España y es el

problema que trataremos de superar a toda costa.»

A la pregunta sobre qué opina de las declaraciones del general Aramburu Topete,

en el sentido de que esperaba sensatez de tos socialistas, Felipe González

respondió: «Exactamente lo mismo es lo que espero yo del general Aramburu

Topete.»

Sobre la Policía autónoma vasca, el secretario general del PSOE declaró que no

existirá ningún problema de competencias en el caso de que acceda al Poder y que

no existirá ningún problema para dotarla de las mayores competencias, «las

mayores competencias para la Policía autónoma vasca es una cuestión

perfectamente discutible».

Preguntado qué sucederá con la LOAPA si el PSOE forma Gobierno, González

respondió: «Lo que diga el Tribunal Constitucional. Yo creo que el desarrollo

autonómico trasciende la mera polémica sobre la LOAPA.»

«En España no va a haber nunca un sistema bipartidista puro, pero es al pueblo

al que corresponde con su voto decidir una cosa u otra, por eso resultan

ridiculas las afirmaciones de que tal o cual partido quiere laminar a otros

partidos.»

PROGRAMA NUCLEAR

A una cuestión formulada respecto al programa nuclear del PSOE, Felipe González

dijo que tos socialistas en el Gobierno frenarían la construcción de centrales

reduciendo el número de ellas, hasta un número de siete. Con respecto a la de

Almaraz se mostró partidario de que continúe su funcionamiento, «pero dentro de

unas garantías absolutas de seguridad».

En relación a la central nuclear de Lemóniz, el líder socialista se mostró

partidario de «una solución sosegada y no oportunista, como la que se ha

adoptado, sin ceder nunca a chantajes». Afirmó también que un referéndum sobre

Lemóniz debe ser una solución a adoptar por todas las fuerzas políticas.

 

< Volver