Autor: Rubio, Rafael. 
   La lista corta de economía     
 
 Diario 16.    06/11/1982.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

La lista corta de economía.

Rafael Rubio.

Para muchos e importantes sectores de poder, la credibilidad del futuro Gobierno

socialista se empezará a ver el mismo día en el que se hagan públicos los

nombres que habrán de ocupar las carteras económicas.

Las relaciones entre el Gobierno y esos grupos de poder serán más tensas o

relajadas según quién ocupe el Ministerio de Hacienda o el de Seguridad Social.

Felipe González lo sabe y a la hora de hablar de su lista económica sólo ha

dicho que quiere que haya empresarios independientes y capaces —cómo no— de

llevar a la práctica ese programa, tímido y moderado, pero socialista al fin.

Desde hace mucho tiempo quedó claro que el responsable económico no sería

vicepresidente y que no habría uno, sino dos responsables. Casi tan claro como

que Miguel Boyer, el hijo pródigo, el Hamlet socialista, está llamado a ocupar

uno de los puestos clave del organigrama económico. Boyer, amigo personal de

Felipe, es la mejor tarjeta de presentación socialista ante los principales

responsables empresariales y financieros del país. Pese a su teórico

distanciamiento con las bases de! partido durante estos últimos años, ha

emergido de pronto corno el valor más sólido por el que todos apuestan.

El otro puesto clave, aunque se haya puesto en duda en las pasadas semanas, lo

deberá ocupar Carlos Solchaga. El ha sido, en definitiva, quien ha diseñado los

últimos programas económicos socialistas, el responsable de ese profundo y

oloroso tufillo socialdemócrata que hace algún tiempo puso nervioso a cierto

sector ugetista del PSOE y que el día 28 de octubre le dio más de un voto.

Un tercer hombre, Joaquín Almunia, podría aspirar también a cualquiera de estos

puestos de máxima responsabilidad económica. Sin embargo, Almunia es demasiado

valioso para el partido como para prescindir de él, asignándole labores de

gobierno. El puso orden donde no lo había y en muy poco tiempo consiguió

coordinar a un equipo de técnicos y ofrecer una imagen de partido que ha sido

uno de los secretos de ese arrollador triunfo socialista.

Otros hombres del aparato económico tradicional socialista deben estar también

en esta lista corta. La cotización de Enrique Barón ha perdido algunos enteros,

mientras que la de Ernes Lluch y Javier Solana se mantiene firme.

Muchos independientes, algunos de los cuales han llegado a tener importantes

responsabilidades en los Gobiernos de UCD, serán repescados por el PSOE para

ocupar Secretarías de Estado o Direcciones Generales. Entre ellos hay hombres

cantados, como José Barea o el propio Fuentes Quintana, que sin aceptar una

cartera ministerial no dejará de hacer su aportación al próximo Gobierno

socialista.

 

< Volver