Autor: Lafora, Victoria. 
 Las reacciones. Todos coinciden en qué hizo ayer su auténtico discurso de investidura. 
 Felipe González salió satisfecho del debate     
 
 Diario 16.    02/12/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Todos coinciden en que hizo ayer su auténtico discurso de investidura

Felipe González salió satisfecho del debate

La mayoría de los líderes políticos que intervinieron ayer en el debate que

concluyó con la investidura de Felipe González como presidente del Gobierno

coincidieron en afirmar que el nuevo jefe del Ejecutivo hizo ayer su auténtico

discurso de investidura al responder de manera más concreta y directa a los

planteamientos que se le hicieron desde los diversos grupos. Tanto el desde ayer

presidente del Gobierno como el número dos socialista, Alfonso Guerra,

manifestaron a Diario 16 su satisfacción por el desarrollo del debate.

Victoria LAFORA

Madrid — Tanto el presidente Felipe González como el vicepresidente, Alfonso

Guerra, salieron satisfechos del debate parlamentario que tuvo lugar ayer en el

Congreso. El todavía candidato fue respondiendo a todas las intervenciones

apoyado en unos someros apuntes tomados a mano.

«El debate es lo que se esperaba —aseguró Felipe—, hemos hecho concreciones y

precisiones que a veces sorprenden por su extensión a quienes nos han

preguntado. Creo que es conveniente hacerlo así, porque se está hablando para el

conjunto de la Cámara y no sólo para el que ha preguntado.»

Por su parte, Alfonso Guerra analizó la tarde de la votación de investidura

diciendo: «El debate se ha desarrollado bien, los grupos han discrepado en lo

que creen y el candidato ha respondido dando puntual expresión de lo que piensa

el Gobierno presidido por él.»

El líder de la oposición, Manuel Fraga, empezó por afirmar que su intervención

estaba muy lejos de ser implacable y añadió: «Eso no solamente no es cierto,

sino que creo que nadie de mi partido ha podido decir una cosa semejante.

Nosotros estamos aplacados siempre. Lo que pasa es que se nos ha dado poca

materia para criticar y pienso que los programas deben estar en otro sitio,

porque desde luego donde no han estado es en la Cámara.»

El portavoz de la minoría catalana, Miguel Roca, seguía en su actitud negativa

ante las manifestaciones de Felipe González y volvió a repetir que, como en la

jornada anterior, sus palabras no le hablan convencido. «Felipe ha explicado el

programa que ayer no explicó, y, por tanto, ha sido más interesante. De todas

formas, creo que en una jornada como en la de hoy había que exponerle al

candidato su posición y él intentarla concretar o no. El debate se ha construido

raramente y con cierto aburrimiento. Yo insisto en que ha faltado concreción. Se

ha vuelto a repetir el hecho de que el presidente se ha limitado a hacer una

relación de proyectos, y lo que hace falta saber es cómo se van a articular

todos ellos.»

Y se fue con el gesto de mover la cabeza de derecha a izquierda como queriendo

expresar que le faltaban datos por conocer.

Lavilla

El portavoz de UCD, Landelino Lavilla, que por primera vez utilizó, en una de

sus respuestas, el micrófono de! escaño de a pie que ahora ocupa, valoró primero

su propia intervención manifestando «he explicado las razones del grupo para

votar negativamente la investidura, ya que en todo esto hay un problema final de

consecuencia, sino sería una ficción. Estoy ocupando un escaño no socialista y

los que me votaron no querían votar socialista».

En cuanto a las respuestas del presidente, dijo: «Ha contestado a algunos de los

problemas en la línea que yo pensaba y en otros aspectos lo que ha hecho ha sido

desarrollar aspectos de política sectorial, como es el caso concreto de su

explicación sobre la administración de la justicia, que yo no le había pedido.»

Los parlamentarios del grupo mixto utilizaron buena parte de la tarde en exponer

sus objeciones a la oferta presidencial, y de todos ellos fue Santiago Carrillo

quien más se extendió en su parlamento. «Estoy satisfecho —dijo al salir— de la

atención que ha prestado el nuevo presidente al responder a mis opiniones y

estoy también satisfecho de algunas de las respuestas, de otras no tanto. Sobre

todo de las económicas, y no es casual que otros intervinientes hayan abundado

en que de sus palabras se pueda decir una política de estabilización.»

Brandrés

Para Bandrés, otro de los parlamentarios del grupo mixto, las respuestas habían

sido amables pero insuficientes, y lo valoró diciendo: «Pese a que hay aspectos

positivos, en cuanto a que se ha reafirmado en el diálogo y en el camino del

compromiso, se ha dejado cosas concretas, como es el tema de Lemóniz o el de

Navarra. Pese a todo, pienso que cuando se ofrece a un candidato el voto

incondicional, no se deben poner zancadillas y hay que darle el plazo de los

famosos cien días. Quiero asegurar que no tengo la menor intención de ser el

"Pepito Grillo" del Gobierno socialista, pero pienso que mi partido tiene mayor

fuerza moral con este Gobierno, ya que nos entiende muy bien.»

 

< Volver