La investidura del nuevo presidente del Gobierno. 
 El proclamado presidente promete una comunicación constante con la ciudadanía     
 
 El País.    02/12/1982.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

16 /ESPAÑA

POLÍTICA

EL PAÍS, jueves 2 de diciembre de 1982

La investidura del nuevo presidente del Gobierno

El proclamado presidente promete "una comunicación constante con la ciudadanía"

"Pretendemos gobernar desde la explicación de la verdad de la situación en una

comunicación constante con la ciudadanía", afirmó Felipe González momentos

después de ser investido como presidente del Gobierno en una improvisada

conferencia de Prensa en la que reiteró la voluntad suya y de su Gabinete de

abrir un diálogo con todos los grupos políticos y de desarrollar una política

que no se base únicamente en la fuerza mayoritaria de los votos socialistas.

Felipe González confirmó que el primer Consejo de Ministros de su Gobierno

tendrá lugar el próximo martes y afirmó que el Gobierno está dispuesto a

promover auditorias sobre la gestión y resultados económicos de algunos

organismos públicos. También rechazó la calificación de "socialdemócrata" para

su Gabinete.

Rodeado por una verdadera nube de redactores gráficos, a pesar de lo avanzado de

la hora y de su evidente agotamiento físico, Felipe González se sometió a una

docena de preguntas de los informadores. Precisó el sentido de la oferta de

diálogo abierta referida al País Vasco como vía de una posible solución al

problema de la violencia: "Oferta que hice en la campaña con la intención de

pedir a las fuerzas políticas de Euskadi que establezcan entre ellas algo que es

un mínimo común denominador, un elemento de progreso hacia la paz. Dije y repito

que a partir de ahí y dentro de los límites de la Constitución estaríamos

dispuestos al diálogo".

Como se le pidiera a Felipe González que señalara algunos signos externos por

los que el ciudadano pueda detectar el cambio que ha propugnado el partido

socialista, el presidente de Gobierno indicó que, entre otras "señales" a este

respecto, el Gobierno piensa articular una serie de mecanismos intitucionales

para conocer de verdad el funcionamiento de la administración por sectores.

En este sentido anunció que el nuevo Gobierno socialista está dispuesto a

promover auditorías sobre la gestión y resultados económicos de algunos

organismos, auditorías que serían realizadas por los propios interventores del

Estado.

No hubo desavenencias con Alfonso Guerra.

Al referirse al primer mensaje que enviaría a quienes no votaron al PSOE el

pasado 28 de octubre, Felipe González indicó: "Queremos pedirles que tengan

confianza en el futuro de España". Acto seguido, señaló cómo él mismo había

tendido su mano abierta a la cooperación con los partidos que no le habían

votado, "en un esfuerzo por trascender la oferta programática de mi partido".

"Hemos intentado", añadió, "que nuestro mensaje llegue a todos porque deseamos

hacer una política de Estado que trascienda los intereses de partido".

Se le preguntó a Felipe González su versión sobre las dudas que hasta el último

momento tuvo Alfonso Guerra para aceptar la vicepresidencia del Gobierno que él

le ofrecía y si se habían producido realmente desavenencias entre uno y otro por

esta razón. De un manera escueta y algo ambigua, el presidente del Gobierno

respondió: "No sé cómo intentar convencerles de que no ha habido ninguna

desavenencia. Ese conflicto no ha existido. Guerra ha explicado ya las razones

por las que en principio no deseaba participar en el Gobierno y las ha mantenido

hasta que le he pedido formalmente que participe en él".

Rechazó Felipe González la calificación de "socialdemócrata" para su Gobierno.

"Es un gobierno del PSOE", puntualizó, "en el que incluso hay personas que no

son del partido. Es difícil decir de un Gobierno como el nuestro si es o no

socialdemócrata; de cualquier forma los contenidos políticos del programa de

Gobierno responden a la oferta política del PSOE".

En torno a la calificación de "moderado" que la mayor parte de los líderes de

los partidos de oposición han dado a su programa, Felipe González dijo: "El

programa es moderado porque apunta a la raíz de los problemas con larga historia

por detrás. Por ello también en ese sentido podría calificarlo como radical".

Al referirse a los criterios que siguió para designar a las personas que han de

integrar su Gabinete, los concretó en "coherencia con el equipo y confianza más

en la capacidad que en las personas". "Para que se tenga una referencia",

precisó, "puedo decir que para los ministerios de gasto he intentado encontrar

personas que sepan cuánto cuesta ingresar".

Finalmente, Felipe González confirmó que la primera reunión de su Gabinete se

celebrará el próximo martes día 7 y prefirió no adelantar cuáles serán las

primeras medidas que se adopten en la esa reunión ministerial, "porque deseo que

sean fruto de la voluntad colectiva del Gobierno. No obstante, creo que la

primera medida que debemos adoptar será un decreto ley que conforme al Gobierno

de otra manera".

 

< Volver