Por las declaraciones de Ernest Lluch sobre la despenalización del aborto. 
 La derecha reacciona airada contra el ministro de Sanidad     
 
 Diario 16.    05/01/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

Por las declaraciones de Ernest Lluch sobre la despenalización del aborto.

La derecha reacciona airada contra el ministro de Sanidad.

Las declaraciones del ministro de Sanidad, Ernest Lluch, en el sentido de que la

reforma del Código Penal en el tema del aborto estará en las Cortes en el mes de

junio, ha levantado las reacciones de las voces más conservadoras, las que

siempre se han opuesto a cualquier reforma en esta materia. Y así desde el

obispo de Málaga, a la Confederación Católica de Padres de Alumnos protestaron

en sendos comunicados.

Madrid — Los ginecólogos de la Maternidad Provincial, dependientes de la

Diputación Provincial de Madrid, se pronunciaron en contra de la realización de

aborto a cargo de la Seguridad Social, en el curso de una sesión clínica

celebrada ayer.

Al plantear el jefe del departamento el tema, suscitado por unas declaraciones

del ministro de Sanidad y Consumo Ernest Lluch, en tal sentido, la práctica

totalidad de los ginecólogos presentes expresaron su negativa a llevar a cabo

los abortos, por considerarlos atentorios al derecho a la vida.

El ministro de Sanidad había manifestado el día anterior a un diario de

Barcelona que se prevé para el mes de junio la presentación ante las Cortes de

la modificación del Código Penal que conlleva la legislación sobre el aborto.

También aseguró que tanto el aborto como la planificación familiar en general

serán atendidos por la Seguridad Social. Para el titular de Sanidad, «el

antiabortismo no se puede basar en juicios hipotéticos, sino en otros juicios

que respeto. Se aborta de una forma casi masiva y el aborto en condiciones

sanitarias adecuadas sólo puede llevarse a cabo fuera del país. Lo demás es

sordo e inhumano. Lo importante es que las cifras de abortos se reducirán con

mayor información.»

Revolución

«Si esto supone una cierta revolución —añadió el ministro—, puede ocurrir como

con el divorcio, que a los pocos meses se olvide que fue una revolución. El

divorcio también ha supuesto una transformación profunda y hoy casi no se habla

de esa ley, que funciona con toda normalidad.»

Y ante estas declaraciones surgió la riada de respuestas, todas ellas

provenientes de organismos e instituciones que ya habían manifestado

anteriormente su oposición a cualquier cambio o innovación en la actual

redacción del Código Pendí.

Obispo

Entre estos se encuentra el diputado foral navarro Jaime Ignacio del Burgo,

quien, en una nota remitida a la prensa ayer, decía: «Que con fondos públicos se

contribuya a la violación del derecho humano más sagrado, como es el de la vida,

supone implicar al estado de todos en la organización del crimen, pues no es

otra cosa el aborto que el asesinato de quien ni siquiera está en posesión de

defenderse.»

También el obispo de Málaga, Ramón Buxarraix, hizo pública ayer una carta que

rebate la intención del ministro de Sanidad sobre la legalización del aborto. En

la «Carta dirigida a un niño que no podrá nacer» se refiere a los países que ya

tienen legalizado el aborto, a los que acusa de «adulterar la verdad de las

cosas».

Se pregunta el obispo en esta «Carta a un niño no nacido» sobre la profesión que

podía haber ocupado en la vida, y llega a sugerir la posibilidad de que incluso

en no nacido pudiera llegar a ser un premio Nobel.

Finalmente, el obispo de Málaga propone la idea de celebrar una manifestación

ante el Congreso de los Diputados e incluso delante de las casas de madres

abortistas.

Por su parte, la comisión de sanidad de AP, definida.

Alianza Popular plantearía un referéndum sobre el tema copio «ministerio

paralelo» por su presidente, Carlos Ruiz Soto, reafirmará, en la reunión que

celebran hoy, la doctrina del partido, contraria a la despenalización del

aborto.

Ruiz Soto anunció que elaborarían un informe sobre el problema, «que poco

difiere del que AP expresó a lo largo de su campaña electoral».

«AP emplearía todos los medios a su alcance, e incluso la presión de la opinión

pública y la convocatoria de un referéndum sobre el aborto, si el PSOE intenta

legalizarlo», manifestó Ruiz Soto.

Sanidad

Ruiz Soto señaló que la cifra de 300.000 abortos anuales anunciada por el

ministro de Sanidad, Ernest Lluch, es inexacta. «Esto supondría —dijo— un veinte

por ciento de la tasa de natalidad, y eso es improbable.»

Asimismo, el presidente de AP-Madrid subrayó que el PSOE se encontrará con

muchos problemas para aplicar esta ley.

El presidente de AP en Madrid no se privó de criticar las primeras acciones del

ministro de Sanidad, entre las que se encuentra el anuncio de despenalizar el

aborto en determinados casos y las medidas contra el no cumplimiento de horarios

de la clase médica.

Como era de esperar, la secretaria general de la Confederación Católica Nacional

de Padres de Alumnos, Carmen Alvear, se apresuró también ayer a manifestar su

oposición al proyecto gubernamental.

En cuanto al calificativo de hipócritas que Ernest Lluch aplicó a los argumentos

contra el aborto, Carmen Alvear declaró: «Descalificar con insultos desde el

Gobierno a quienes, en el ejercicio de sus derechos no están a favor del aborto,

resulta, sin duda, un mal síntoma para el futuro de nuestra democracia.»

Por su parte, el gabinete de prensa del Ministerio de Sanidad y Consumo difundió

anoche un comunicado en el que afirma que el ministro del departamento «aclara

que siempre que ha hecho referencia a la despenalización del aborto se ha

referido exclusivamente al aborto terapéutico. Es decir, al aborto que puede

estar relacionado con situaciones de peligro para la vida de la madre, con

malformaciones del feto, y en casos de violación». Los cambios y los plazos a

este respecto en la actual legislación deberán ser introducidos a iniciativa del

Ministerio de Justicia.

 

< Volver