Autor: Peiró, Luis. 
 Sendos proyectos serán envíados al Congreso en febrero. 
 Prioridad para las incompatibilidades de parlamentarios y altos cargos     
 
 ABC.    14/01/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

NACIONAL

Sendos proyectos serán enviados al Congreso en febrero.

Prioridad para las incompatibilidades de parlamentarios y altos cargos.

MADRID (Luis Peiro). Posiblemente a primeros de febrero el Gobierno enviará al

Congreso de los Diputados dos proyectos de ley que abordarán separadamente las

incompatibilidades de los parlamentarios y la de los altos cargos de la

Administración. El Gabinete ha incluido este tema en la reunión que va a

celebrar durante el fin de semana, en la que se tratará también la situación

económica y la situación internacional.

Aunque este encuentro de los miembros del Ejecutivo no es formalmente un Consejo

de Ministros, se espera que de él salga la filosofía definitiva con la que se

piensan abordar estos aspectos concretos del complejo tema de las

incompatibilidades a aplicar a todos aquellos que perciban remuneraciones del

erario público. No parece, sin embargo, que las disposiciones concretas de

muchos proyectos vayan a variar mucho de los principios ya establecidos por el

Grupo Parlamentario Socialista para sus miembros.

En sus últimas reuniones los diputados y senadores socialistas han elaborado

cuatro criterios básicos que para ellos ya han empezado a tener efectividad,

pese a que, se cree, que hasta el verano las dos leyes no estén aprobadas por

las Cámaras.

Según informó el miércoles el presidente del grupo, Javier Sáenz de Cosculluela,

los supuestos básicos son los siguientes:

1. Ministros y secretarios de Estado: podrán mantener el escaño, por cuanto

el cargo y el acta de diputados se consideran compatibles, pero no así las

retribuciones.

2. Altos cargos de la Administración que recaigan sobre diputados: se

considera que las funciones son incompatibles, por lo que tendrán que abandonar

el escaño. La idea es quitar carácter político a estas funciones.

3. Concejales o consejeros de comunidad autónoma, o que tenían algún otro

cargo de representación no incompatible hasta ahora con el de parlamentario que

han sido elegidos diputados o senadores: hasta las próximas elecciones

autonómicas y locales seguirán desempeñando sus funciones, aunque se considera

incompatible las remuneraciones, si es que las percibían.

4. Todos los funcionarios públicos —de la enseñanza, la sanidad, etc.— que

han sido elegidos parlamentarios: excedencia especial en la Administración y

renuncia a sus sueldos como tales, incluida la docencia, caso en el que sólo se

permitirá cargos honoríficos, realización de cursillos o conferencias, etc.

Según el señor Cosculluela, todos los ministros y secretarios de Estado han

renunciado ya a sus percepciones como parlamentarios, incluso devolviendo las

cantidades que se les pudieran haber ingresado como parlamentarios. También han

tenido que renunciar a su escaño seis parlamentarios.

Uno de los aspectos que ha causado algún revuelo entre los parlamentarios

socialistas, como es el caso específico de la docencia, parece haber quedado

definitivamente solucionado. El presidente del Congreso, Gregorio Peces-Barba,

catedrático de Filosofía del Derecho en la Universidad Complutense, ha difundido

un comunicado en el que manifiesta su voluntad de acatar las normas establecidas

por el grupo, señalando que continuará en la Univesidad con carácter honorario

en la forma que determinen las autoridades académicas.

INCOMPATIBLILIDADES EN EL SECTOR PUBLICO: MAS CALMA

El caso de parlamentarios y altos cargos supone, sin embargo, el menos complejo

da todos los posibles dentro del amplio capítulo de las personas que tienen

remuneraciones provenientes de las arcas del Estado. No obstante,- se le ha dado

carácter de urgencia a su tramitación por el indudable efecto ejemplarificador

que se quiere conseguir. El resto de los problemas que plantea el principio de

«un solo sueldo a cargo del Estado», y que hacen referencia a toda la

Administración en su conjunto, serán estudiados con más tranquilidad por el

Ejecutivo.

Aparte de la prudencia que se quiere imponer en un asunto tan complejo y tan

polémico, el partido en el Poder se encuentra con |a curiosa situación de que

poco después de iniciar sus funciones de Gobierno ha entrado en vigor una ley de

incompatibilidades, procedente de la legislatura anterior, que impone los

criterios que fijaron en su día UCD y AP, cuyos grupos parlamentarios la

aprobaron en contra de tos postulados del PSOE, aunque precisamente se dictaron

una serie de normas específicas. De estas disposiones el Gobierno va a utilizar

aquella que da un plazo a todos tos funcionarios hasta primeros de abril para

que comuniquen su situación y sus percepciones en la Administración. Esta es una

información que se considera intersante para conocer la situación real de la

Administración.

Sin embargo, no parece que esté en el ánimo del Gobierno responder a la ley de

Incompatibilidades vigente, aprobada con los votos de UCD, con una nueva ley que

contemple, juntos, los mismos supuestos. Parece intención del Gobierno englobar

el problema con su propósito electoral de reformar la Administración. Están ya

muy elaborados otros dos proyectos legales que pudiera empezar a considerar el

Congreso después del verano: medidas urgentes para la reforma de la función

pública y ley de bases de la función pública.

 

< Volver