Carlos Luis Álvarez, jefe de prensa y relaciones exteriores del ente RTVE. 
 Balbín tiene que explicar por qué se suspendió La Clave del viernes     
 
 Diario 16.    17/01/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Carlos Luis Alvarez, jefe de prensa y relaciones exteriores del ente RTVE

«Balbín tiene que explicar por qué se suspendió "La clave" del viernes»

José Luis Balbín estuvo ilocalizable durante todo el día de ayer, por lo que fue

imposible obtener la confirmación de la enfermedad que, según la versión

ofrecida por TVE, motivó la suspensión de «La clave» del pasado viernes,

dedicada a la labor de la izquierda en los Ayuntamientos y su sustitución por

otro debate grabado. Carlos Luis Alvarez, jefe de prensa y relaciones exteriores

del ente RTVE, manifestó a Diario 16 que a él le habían comunicado que Balbín

estaba enfermo y no tenía motivos para no creerlo, pero que en cualquier caso

debía ser el director de «La clave» el que ofreciera una respuesta.

Madrid — Durante todo el día de ayer continuó la polémica suscitada por la

suspensión del programa que debía haberse emitido en «La clave» del pasado

viernes, cuyo tema estaba referido a la labor de la izquierda en los municipios.

El hecho de ser día festivo atenuó las consecuencias políticas de dicha

suspensión y obligó a una auténtica labor detectivesca para conocer nuevos datos

que aportaron alguna luz sobre la enfermedad de José Luis Balbín, motivo oficial

de la no emisión del programa, que fue sustituido por otro anteriormente

arabado.

A lo largo del día, la Redacción de Diario 16 intentó ponerse en contacto con el

director de «La clave» infructuosamente. Asimismo fue imposible localizar a José

María Calviño, director general del ente RTVE.

Carlos Luis Alvarez, «Cándido», jefe de prensa y relaciones exteriores del ente

RTVE, manifestó a este periódico: «Estoy bastante preocupado por esta cuestión,

porque me parece que las reacciones han sido desmesuradas. Desde el primer día

que estoy en televisión, ésta se ha convertido en una diana de tiro al blanco,

unas veces con razón y otras sin ella. Aunque comprendo en cierto modo que esto

suceda, porque sé que es un tremendo foco de poder».

Complejidad

A continuación Cándido ratificó la versión oficial de la enfermedad de Balbín:

«El jueves, en una reunión yo le vi algo "tocado" y el viernes por la mañana

llamó para decir que se encontraba con cuarenta de fiebre. Yo no le he visto,

pero a mí se me comunicó su enfermedad y creo que es una tesis fiable que el

debate sobre los Ayuntamientos de izquierda se suspendiera debido a su ausencia,

puesto que él tenía mucho interés en dirigirlo personalmente, dada la

complejidad del tema y la importancia de las personalidades que iban a

intervenir».

Cándido no supo explicar los motivos que habían inducido a Balbín a no dar una

explicación pública, cuando en otros casos se ha dado mucha prisa: «Entiendo que

él debe hacerse cargo del problema y estoy seguro que lo hará rápidamente,

puesto que existe la intención de emitir ese mismo debate en el plazo de dos o

tres semanas. Puedo afirmar taxativamente que el director general no vetó a

ninguno de los invitados».

En fuentes del programa se tenía la convicción de que la enfermedad de Balbín

era el único motivo de cambio de tema y se argumentaba que era la primera vez

que se había realizado un cambio en la misma tarde, por eso no había presentado

el debate otra persona, dada la complejidad del tema a tratar, puesto que

siempre que Balbin había sido sustituido como presentador se había previsto con

tiempo y, además, los temas a tratar habían sido de los considerados más flojos.

Carlos Luis Alvarez insistió en su condición de mero portavoz de RTVE, al tiempo

que pedía a Balbín que «cogiese el toro por los cuernos» y diese explicaciones

coherentes a la opinión pública. Cándido añadió que había intentado ponerse en

contacto durante todo el día con el director de «La clave» sin conseguirlo.

Sin respuesta

Dos redactores de Diario 16 se personaron en el domicilio de José Luis Balbín

para comprobar si se encontraba en su casa, pero las repetidas llamadas al

portero automático no obtuvieron contestación. Ya en la puerta de su piso se

encontraron con que el timbre no sonaba, tanto el de la puerta principal como el

de la de servicio.

Una vecina manifestó a este periódico que no podía asegurar si Balbín se

encontraba en casa, puesto que a veces era muy difícil conseguir que abriese la

puerta.

Otra fuente del bloque donde habita el director de «La clave» declaró que le

había visto entrar en el portar en la tarde del sábado y que, en ese momento, no

podía asegurar si estaba o tío en su domicilio, porque Balbín tenía por

costumbre no recibir a nadie con el que previamente no estuviese citado.

Todos los indicios apuntan hacia el hecho de que Balbín no pasó el día de ayer

en su domicilio, puesto que, según nos comentó la misma fuente, era muy raro que

no cogiese nadie el teléfono, ya que Balbín vive con una hermana.

 

< Volver