Autor: Santos, Carlos. 
 La investidura del superministro económico duró cinco horas y media. 
 Miguel Boyer explicó al Parlamento la estrategia económica del Gobierno     
 
 Diario 16.    28/01/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

La «investidura» del superministro económico duró cinco horas y media.

Miguel Boyer explicó al Parlamento la estrategia económica del Gobierno.

Miguel Boyer, superministro del área económica, fue ayer protagonista de una

auténtica sesión de investidura. Ante el Pleno del Congreso de los Diputados

respondió durante cinco horas y media a las criticas y dudas planteadas por la

oposición. El Gobierno, por fin, dio el «cuadro macroeconóniico» para 1983.

Carias SANTOS

Madrid — Miguel Boyer Salvador, ministro de Economía y Hacienda, fue ayer el

sujeto más activo de un largo debate parlamentario sobre política económica.

Durante cinco horas, en una especie de sesión de investidura sui géneris,

respondió a las criticas, dudas y acusaciones de la oposición.

El debate surgió, como estaba previsto, en torno a un punto del orden del día de

enunciado críptico:

«Convalidación o derogación del real decreto-ley 24/1982 de 29 de diciembre,

sobre medidas urgentes en materia presupuestaria, financiera y tributaria.» El

decreto encierra una serie de medidas destinadas a mantener en marcha la

maquinaria económica del país, hasta que entren en vigor los Presupuestos del

Estado para 1983.

El tema, suficientemente rodado en las páginas de economía en las últimas

semanas, despertaba la mayor atención. El presidente del Congreso dispuso

ciertas medidas de excepción, poco habituales cuando se trata de convalidar o

derogar decretos. La principal fue ampliar e! tiempo de intervención de cada

grupo. Se trataba de convertir la discusión sobre el derecho en un auténtico

debate político.

El famoso cuadro.

Y así fue. Lo inició Miguel Boyer, a quien algunos diputados malévolos de la

oposición llaman «el triministro» y otros, simplemente, «el superministro». Su

intervención tuvo una vertiente esperada y otra inesperada. La esperada: un

esbozo de la mala situación económica actual, heredada de Gobiernos anteriores.

La inesperada: las líneas maestras de las previsiones del Gobierno para 1983 en

el área económica.

Al fin, el Gobierno dio el famoso «cuadro macroeconómico» que reclamaban los

empresarios de la CEOE y los diputados de AP-PDP desde el mismísimo día de la

investidura. Dio los datos precisos (vid. cuadro adjunto) en varios puntos: PIB,

consumo, IPC, etcétera.

La filosofía que hay tras estos cuadros se puede resumir así: el Gobierno se

dedicará a lo largo de este año a sanear, la economía española, pero ésta no

empezará a mejorar hasta principios del año que viene, cuando se inicie la

ansiada recuperación mundial.

Previamente, Boyer había explicado la «situación extremadamente incómoda» con la

que se ha encontrado el Gobierno. También explicó sus orígenes: el gran aumento

del déficit del sector público en la etapa anterior a la llegada de los

socialistas.

Las críticas

A partir de su exposición inicial, se desató una oleada de intervenciones

críticas. Salvo las vertidas por el grupo mixto (CDS y PCE), todas tenían un

triple denominador común: es anticonstitucional utilizar la vio del decreto-ley

para tomar estar medidas; el único objetivo de este decreto es aumentar la

recaudación-fiscal; su presentación equivale a hacer unos Presupuestos Generales

«por entregas»...

A lo primero, contestó Boyer con una decisión: que el decreto se tramite como

proyecto de ley (lo que simplemente significa marear la perdiz, pues ya está en

vigor y es improbable que el Gobierno admita modificaciones importantes). A lo

segundo, contestó reiteradas veces que no es cierto, que no ha habido un aumento

real de la presión fiscal. En el tercer punto vino a decir, simplemente, que el

Gobierno no tiene otro remedio que actuar así.

Solamente logró convencer a los de su grupo, el socialista, que ya había quedado

suficientemente convencido el miércoles por la mañana en una reunión interna.

AP-PDP y UCD votaron en contra del decreto. CDS y PCE se abstuvieron. Con 186

votos a favor, 107 en contra y 6 abstenciones, el decreto-ley seguirá su camino

por el Parlamento, y por los áridos terrenos de la política económica.

CUADRO MACROECONOMICO PARA 1983 Tasa de

Enunciado

crecimiento

Crecimiento del producto interior bruto (PIB) " 2

Consumo privado ...................................

0,6

Consumo público....................................

4,5

Formación bruta de capital .......................

—0,2

Demanda interior ....................................

0,8

Exportación de bienes y servicios ..............

0,5

Importaciones de bienes y servicios ........... —

1,5

Saldo exterior ........................................

1,2

Producto interior bruto .............................

2

Deflactor del PIB.....................................

11,5

Precios al consumo:

— Media año/año ...............................

12,5

— Diciembre/diciembre ........................

12

ORIENTACIONES PRESUPUESTARIAS PARA 1983.

Mantenimiento del déficit público actual: 1.350 millones (6 por 100 del PIB).

Elevación de la presión fiscal y recuperación de la renta de petróleo.

Déficit de caja estimado de las administraciones públicas: 1.240 millones de

pesetas.

 

< Volver