Autor: Ibáñez, Juan G.. 
 El congreso de la JJ SS pidió la despenalización de todas las drogas. 
 Solana: La derecha está actuando con mezquindad ante el aborto     
 
 Diario 16.    31/01/1983.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

El congreso de la JJ SS pidió la despenalización de todas las drogas.

Solana: «La derecha está actuando con mezquindad ante el aborto»

Juan G. IBAÑEZ

Madrid — El XV Congreso Federal de las Juventudes Socialistas aprobó ayer la

solicitud de legalización inmediata, «controlada a través de un monopolio

estatal», de las drogas blandas, la realización por parte del Estado de una

campaña de información y educación destinada a despenalizar el consumo de todo

tipo de drogas y la rigurosa aplicación de la normativa vigente sobre

persecución de los traficantes de droga dura.

El congreso acordó exigir «una adecuada campaña de planificación familiar» por

parte del Estado, la legalización del aborto libre y gratuito practicado en los

tres primeros meses de embarazo, as( como la legalización de la prostitución.

Las prostitutas, según el texto aprobado, tienen derecho a la Seguridad Social,

al seguro de desempleo y a cursos de Formación Profesional, para cambiar de

oficio si lo desean.

El Consejo de Ministros aprobará, antes de que finalice el mes de febrero, el

envío a las Cortes de la ley de Creación del Consejo Nacional de la Juventud,

según anunció ayer en la clausura del XV Congreso Federal de las Juventudes

Socialistas Javier Solana, dirigente socialista y ministro de Cultura.

El secretario general de la UGT, Nicolás Redondo, aseguró en el mismo acto de

clausura que la modificación de la cifra de parados será el verdadero «test» de

la acción del Gobierno socialista.

Imaginación

Francisco (Quíco) Mañero, reelegido secretario general de las Juventudes

Socialistas, afirmó ante los delegados e invitados internacionales, en el pleno

del congreso, que las JJ SS deben «articular a la juventud en torno al cambio» y

afrontar su futuro inmediato con «audacia y responsabilidad».

Mañero expresó la necesidad de un apoyo incondicional al Gobierno. La ponencia

política aprobada contiene a este respecto términos críticos, en el sentido de

no corresponsabilizarse incondicionalmente de la acción del Gobierno y defender

el derecho a la discrepancia.

La clausura del congreso, en la que estuvieron presentes José Federico de

Carvajal —presidente del Senado—, Carmen García Bloise —secretario federal de

organización del PSOE— / varios dirigentes confederales de UGT, comenzó con la

lectura de un mensaje de Felipe González. Tras declararse «más socialista que

nunca», el secretario general del PSOE invitó a las Juventudes Socialistas.a que

«la experiencia no os anquilose la imaginación» para buscar fórmulas que

desarrollen y profundicen la libertad, la igualdad y la solidaridad.

Javier Solana, tras opinar que sin el apoyo de la juventud no habría sido

posible el cambio del 28 de octubre pasado, defendió que «hay que cambiar las

estructuras injustas de esta sociedad para que mejore un poquito la vida de cada

uno».

Solana, que afirmó que las soluciones a los problemas no vendrían de «extrapolar

recetas del pasado», aludió a las previsibles dificultades internacionales en

1983 para afirmar que «la paz tiene que estar en el corazón de nuestra acción

política», para que haya paz en Europa y Latinoamérica.

Aprovechar

El dirigente socialista llamó la atención sobre «la ramplonería y mezquindad con

que la derecha está levantando banderas sucias, asquerosas algunas, contra las

reformas empredidas por el Gobierno, por ejemplo, en el Código Penal»; es decir,

la despenalización parcial del aborto.

Nicolás Redondo señaló poco después que la derecha «se va a movilizar contra el

Gobierno porque está perdiendo privilegios e incluso poder político».

Tras sostener que «hay que aprovechar esta coyuntura histórica, que puede no

repetirse», advirtió los riesgos que corre el Gobierno si no actúa con decisión,

y precisó que «no basta con cambiar el color del Gobierno, sino que hay que

cambiar la naturaleza del poder; es decir, crear un poder social».

Después de asegurar que la UGT «no va a pedir nada que no se pueda realizar»,

advirtió que «podemos tener divergencias con el Gobierno, que hay que

desdramatizar y que no deben conducir a enfrentamientos».

 

< Volver