Los cien días del Gobierno. Educación.. 
 A la espera de reformas     
 
 ABC.    11/03/1983.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Educación.

A la espera de las reformas.

SETENTA días tuvimos que esperar a que el ministro de Educación y Ciencia se

decidiese, ante la Comisión de Educación y Cultura del Congreso, a exponer su

programa, cargado de muchas y buenas promesas, pero falto de datos concretos,

porque «el derecho a la educación, a la gratuidad y a la elección de centros»,

por este orden, que eran para el señor Marávall las prioridades de su política,

no dejaba de ser el latiguillo de siempre.

Se quejó el ministro en varias ocasiones de la herencia recibida en este

monstruo del Ministerio y del descontento del personal docente, por lo que rogó

y suplicó al Ministerio de Hacienda un incremento,mayor del previsto en los

presupuestos que el Gobierno dedica a Educación.

Afortunadamente, fue escuchado y para el próximo año la dotación para Educación

mondará los 600.000 millones de pesetas. En este terreno, felicitaciones.

Pero el aplazamiento «sine die» de la implantación del tercer ciclo de la EGB,

alegando razones de «carácter pedagógico o educativo», ha sido el primer

patinazo del MEC, que ha creado un gran desconcierto en la escuela, en el

profesorado, en los. padres y en los niños, que al llegar a sexto volverán a

estudiar conforme a los planes de la obsoleta ley de 1970, en lugar de continuar

con los programas renovados.

Merece destacar el aumento del 12 por 100 que registrarán las subvenciones para

el presente año. Hasta que se apruebe la ley de Financiación, este pequeño

aumento es mejor que nada, aunque con él los sueldos de los profesores de la

enseñanza privada siguen manteniéndose muy distantes del insuficiente salario

del profesor estatal, que afortunadamente se verá incrementado, especialmente en

las retribuciones complementarias, para las qué han sido designados, en los

niveles no universitarios, más de trece mil millones de pesetas. Porque Maravall

quiere que «la enseñanza no esté siempre vinculada a la escasez». A ver si es

verdad.

Y en cuanto a los buenos propósitos para la investigación y el anuncio de una

nueva LAU antes de verano, esperemos no sean la cancioncilla que llevamos

escuchando años y años.

 

< Volver