Los cien días del Gobierno. Interior. 
 ETA también ataca a los socialistas     
 
 ABC.    11/03/1983.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

—Los cien días del Gobierno Interior.

ETA también ataca a los socialistas.

CON el cambio, el monstruoso espectáculo de la violencia terrorista sigue siendo

actualidad nacional.

ETA está dispuesta a plantarle cara al actual Gobierno de la misma forma que lo

hicieron frente a los anteriores. Sin embargo, el Ejecutivo socialista, además

de lograr algunos éxitos policiales, ha respondido, al menos en términos

verbales, esperanzadoramente al desafío terrorista.

De cualquier forma, la gran mayoría ciudadana está cansada. Han pasado

demasiados años y se han anunciado demasiadas desarticulaciones de comandos,

acciones decisivas, posibles acuerdos para privar a esos comandos de su refugio

frances... La verdadera política antiterrorista que abarque todas las medidas

posibles, policiales y políticas, contra autores, cómplices y encubridores de

los delitos de ETA, no se termina de articular, tiene que ser posible a corto

plazo para acabar, en España, con el terrorismo o reducirlo a mínimos. No

obstante, se han introducido nuevos componentes cuantitativos y cualitativos en

la lucha antiterrorista.

Respecto al primer punto, ahora se cuenta para la lucha contra el terrorismo con

más medios humanos y materiales. Se ha reestructurado el Mando Único de la Lucha

Contraterrorista para dotarlo de mayor celeridad y una eficacia con resultados

que pueden llegar a ser esperanzadores.

También el Consejo de Ministros ha remitido a las Cortes un proyecto de ley

sobre concesión de crédito extraordinario por valor de cinco mil millones de

pesetas para dotaciones del Ministerio del Interior, destinadas a las Fuerzas de

Orden Público. En el plano normativo están en preparación los anteproyectos de

ley de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, en el que se establecerá la

unificación de los dos Cuerpos de Policía.

Otro aspecto es el de las circunstancias sociales en las que el terrorismo puede

medrar. En ello sí se ha producido una modificación cualitativa favorable,

aunque insuficiente. La protesta social contra la acción terrorista y la condena

política de ella, por parte de los partidos, no parecen cubrir los niveles de

respuesta necesarios, aunque se piense lo contrario.

En otro orden de cosas, el Ministerio del Interior ha reiterado con firmeza su

decisión respecto al chantaje económico. «Los ciudadanos no pueden ceder a la

extorsión, aun cuando razones de humanidad pudieran hacer considerar

determinadas situaciones extremas.»

El suceso de Valmojado, en el que un niño de dos años perdía la vida por disparo

de la Guardia Civil al saltarse el vehículo en que viajaba con sus padres un

control, los asesinatos de cuatro guardias civiles y tres ciudadanos, los

secuestros de Orbegozo y Echeverría, y los atentados contra entidades privadas y

públicas, sobre todo las bancadas, son algunos de los problemas con Ios que se

ha encontrado José Barrionuevo, ministro del Interior, sin entrar en el polémico

tema de la «mesa para la paz», en el País Vasco.

La desarticulación de dos comandos de ETA, la renovación de la totalidad de los

Gobiernos Civiles y de los mandos policiales, la reestructuración de la

Dirección de la Seguridad del Estado, los planes provinciales de seguridad

ciudadana, en los que se pretende que colaboren los Ayuntamientos y los entes

autonómicos, además de un proyecto de ley sobre terroristas «arrepentidos»,

similar al modelo italiano, son, entre otros, las realizaciones del Ministerio

del Interior, en los cien días de gobierno socialista.

 

< Volver