Autor: Crespo García, Pedro. 
   El momento asociativo     
 
 ABC.    20/08/1975.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

MERIDIANO NACIONAL

El momento asociativo

- PERMANENTE.—La reunión de la Permanente del Consejo Nacional, de la que sólo cabe destacar su

brevedad —hora y media—, ya que sus acuerdos estaban ya cantados, con el obligado cambio de nombre

para el Frente Español de las históricas siglas, sirvió de escala para pasar como un cometa, en dirección a

Galicia, a don José Solís. El instante, con todo, es asociativo, atemperada, momentáneamente al menos, la

tensión de la noticia presuntamente trascendente, con el hecho —al final va a resultar que somos un país

detallista— de que don Carlos Arias se albergue ya bajo el techo del Pazo de Meirás. La tranquilidad que

sugeríamos ayer como mejor política parece imponerse. El hospedaje, quizá, sea protocolario, pero no

deja de ser significativo. Y, tras la nube, resurge el «guadanizado» tema de las Asociaciones, aconsejando

reservar las especulaciones de mayor nivel para irlas decantando en el filtro de las próximas semanas.

- FRAGA.—Nos referíamos, en su día, a Fraga, aventurando que la figura de nuestro actual embajador en

Londres se había convertido, por mor de las circunstancias y de su trayectoria personal, en la «medida

asociativa». Hoy, tras su aún misteriosa entrevista con el Jefe del Estado, en vísperas del suficientemente

anunciado —y ratificado por ambos— encuentro con el señor Solís Ruiz, y de la igualmente proyecta

reunión de Fedisa el señor Fraga Iribarne mide, más aún que ayer, las capacidades reales de las

Asociaciones con su actual Estatuto.

- FECHA.—Fraga —en opiniones autorizadas, muy cercanas al núcleo central de la Federación de

Estudios Independientes— no es actualmente socio de Fedisa. Y no sólo por su condición de embajador

de España, sino porque el poder otorgado a don Pío Cabanillas no ha sido ratificado todavía ante notario

por el interesado —como es preceptivo— legalizando su condición de accionista, de propietario —tras su

correspondiente abono— de las doscientas cincuenta acciones que, según parece —a mil pesetas

unidad—, le fueron adjudicadas «in absencia».

Fedisa, según recientes contactos, aunque sus miembros estén dispersos en sus respectivas vacaciones por

el área nacional, ha sido sorprendida por la conversación de su socio «in pectore» con el Jefe del Estado,

y algo desconcertada. Hasta el punto de no descartar la posibilidad de que el señor Fraga Iribarne no

acuda a su cita del próximo día 25 en Santiago y de que baje su cotización y el número de sus accionistas.

- CONSEJO.—El del próximo viernes ha rebajado, en la práctica, muchos enteros su imaginado interés.

En su temario, con el decreto-ley antiterrorismo —que, parece, tendrá un plazo de vigencia— y el reajuste

de precios de la gasolina, «estrellas» de su referencia más probable se alinean tan sólo unas referencias a

los procesos electorales y a las normas asociativas, suscribiendo, en la práctica, los acuerdos del Consejo

Nacional.

Pero las operaciones continúan. Los ministros que no han hecho declaraciones políticas en vacaciones, y

los que han tenido la gentileza de concederlas —dejando aparte su oportunidad—, comentarán juntos los

asuntos de la política cotidiana. Los «económicos» tal vez comenten si, con arreglo a los indicios, nuestro

crecimiento superará el 2 por 100 que calculan los moderadamente optimistas. Los «políticos» podrán

elegir temas varios de la amplia baraja del momento. Y todos, quizá, hablarán del Sahara, tema que, a

Dios gracias, parece haber remitido en los últimos días, y de la inquietud y el malestar de España ante la

violencia que debe cesar.—Pedro CRESPO.

 

< Volver