La "neutralidad" electoral de TVE     
 
 Diario 16.    31/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

La «neutralidad» electoral de TVE

Oficialmente, con el propio vacío de realidad que arrastra esta palabra, la campaña electoral en nuestra

"neutral" televisión, se inicia hoy. Extraoficialmente, es decir realmente, se inició mucho antes.

Por no hablar del viaje estrictamente electoral a México, y de otras menudencias, la fecha inicial, en

sendito matemático, coincide con la alocución de, Suárez anunciando su candidatura, que fue una

magistral pieza oratoria de. las llamadas de "clientela". Técnicamente, aquello fue un mitin en el sentido

más solapado y, sin embargo, más ortodoxo.

Puede decirse que este acto electoral estaba compensado por te serie de entrevistas a políticos elegibles,

llevada a cabo por Eduardo Sotillos en la segunda edición del "Telediario". Podría haber sido así, pero de

que así fuera se encargó un hombre de Suárez.

En efecto, en la entrevista final de esa serie, el ministro dimisionario Leopoldo Calvo Sotelo,que fue el

único político al que el entrevistado! eximió de exponer sus programas y consignas (¿por qué?

Simplemente porque ya, estaban sobradamente expuestas por Suárez), actuó en televisión con esa

generosa soltura que sólo da el poder o el respaldo del poder. Así, se permitió reñir paternalmente, .sin

nombrarlo al secretario general del PC; se esforzó en un artificioso "no-hablar-del-presidente-Suárez", y,

finalmente, por la misma tonalidad coloquial del encuentro capitalizó sutilmente para su jefe la propia

existencia del programa televisivo en el que habían intervenido sus competidores. Si esto no es

electoralismo, ¿qué es?

Después de cancelado este programa, llegó un cierto vacío de política electoral a Prado del Rey. Una

tregua lógica, que se mantuvo hasta el inicio de la campaña y la remisión de comunicados a los servicios

informativos del RTVE. Pregunta: ¿Por qué es siempre el comunicado de la Unión de Centro

Democrático la última en leerse? ¿Se.trata de la asepsia del llamado "orden alfabético"? ¿No es más

aséptico, si de esto se trata, un orden rotatorio? Lo digo, sin malpensar, a causa de la evidencia del viejo

refrán del "que ríe el último", que en un programa punta de televisión es ley de oro: el poder subliminal

de las últimas imágenes es, en las personas receptivas, que son precisamente las más indecisas política-

mente, y, por consiguiente, las dianas de tales comunicados, notablemente mayor que las precedentes.

Paradojas de la "neutralidad" de un instrumento del poder respecto del poder mismo.

 

< Volver