Sondeos secretos     
 
 Diario 16.    31/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Sondeos secretos

Aceptadas sus limitaciones, los sondeos de opinión son útiles y cualquier intento Se prohibirlos sería una

forma de censura Injustificada. Lo que sí es necesario es una regulación que evite las manipulaciones

groseras y el uso interesado y que debería concretarse en la obligación de acompañar a cada sondeo los

datos metodológicos básicos (muestra .utilizada, puntos de sondeo, tipo de encuesta,... etc.) así como

quién ha encargado y financiada la investigación. Nadie está más interesado que el equipo o centro que

hace el sondeo ,en que queden patentes su imparcialidad y su capacidad científica.

Pero en este tema´España presenta una peculiaridad: mientras en los países occidentales las instituciones

de estudios de opinión son de índole privada, aquí existe el oficialísimo Instituto de Opinión Pública

ahora dependiente de Presidencia del Gobierno, que con abundantes recursos económicos procedentes de

los presupuestos del Estado, está realizando unos sondeos "secretos" no publicados y sólo conocidos, en

consecuencia, por el Gobierno. Se trata de un dato más que demuestra la no neutralidad del Gobierno ante

las elecciones, pues no va a poder hacernos creer que los resultados de esos sondeos son ignorados por.

los gestores electorales de la coalición gubernamental. No sería verdad tanta belleza.

Todavía más intolerable resulta la "explicación" del flamante portavoz. de Presidencia que intenta

justificarla no publicación de los sondeos oficiales en un escrupuloso deseo del Gobierno de "no influir en

el ánimo de los votantes", aunque de paso y como el que no quiere la cosa aproveche para anunciar "la

buena situación relativa de la Unión del Centro Democrático, en cuyas listas figura el "presidente

Suárez". ¿A quién se trata de engañar? O bien el Gobierno renuncia a promover encuestas e incluso a

mantener un organismo con esta finalidad, o bien publica sus resultados de cuya fiabilidad nadie va a

dudar sobre todo si se tiene en cuenta la colaboración con el IOP de diversas empresas privadas de inves-

tigación de la opinión que son una garantía de independencia política y de competencia Científica^

Ningún argumento puede justificar que se nos esca-moteen unas encuestas que debe suponerse están entre

las más Mas de las realizadas. Aludir a la neutralidad oficial recuerda aquello de "dime de lo que

presumes y te diré de lo que careces."

 

< Volver