Autor: Fernández-Cuesta Illana, Nemesio. 
   Los emigrantes     
 
 Informaciones.    02/06/1977.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

EN 40 SEGUNDOS

LOS EMIGRANTES

Por Nemesio FERNANDEZ-CUESTA

HAY una pregunta reveladora de la nueva sensibilidad de la opinión pública: los emigrantes.

Ciertamente es un problema que nos duele cada vez más.

¿Estamos condenados a que parte de nuestra población activa trabaje en otros países? Desde luego, la

emigración es un derecho, pero, por desgracia, en la mayoría de los casos, es algo forzado ante la falta de

puestos de trabajo. Es injusto y triste, y a la larga también antieconómico. Si fuéramos capaces de hacer

coincidir dentro de España Zas pesetas y los hombres, podríamos actualizar racionalmente un potencial de

crecimiento cuyo aprovechamiento es obligación de todos.

Entre los derechos humanos ha de figurar el tener un puesto de trabajo con retribución suficiente para una

vida digna. Mientras no seamos capaces de alcanzar este objetivo, debe remordernos la conciencia. No se

trata de demagogia, sino de un propósito firme de enfrentarse decididamente con las dificultades que hoy

por hoy hacen que la meta, para desgracia y responsabilidad de todos, esté todavía lejana.

Vivimos en un mundo electoral de frases y promesas. Creo, sin embargo, que los que tienen menos

empacho en prometer son los que no piensan cumplir. Nadie es más generoso en el ofrecimiento que

quien pretende endosar el compromiso a otro. Son pocos los emigrantes que van a votar, pero su

problema está ahí, frente a nosotros, con su fuerte aldabonazo a las conciencias y su denuncia de una

situación que exige remedio. No puede prometerse nada de manera inmediata, nuestra economía se debate

maniatada por una inflación que pide a gritos el saneamiento, como premisa obligada de una reactivación

creadora de puestos de trabajo. Si debemos manifestar, en cambio, la decisión de plantearnos en toda su

crudeza este problema que tanto hiere a una recta conciencia ciudadana.

2 de junio de 1977

 

< Volver