Solís, en la clausura del curso de Peñíscola. 
 "El Estatuto se irá flexibilizando a medida que las asociaciones lo demanden"     
 
 ABC.    20/09/1975.  Página: 9-10. Páginas: 2. Párrafos: 12. 

SABADO. 20 DE SEPTIEMBRE DE 1975. Pág. 9

ASOCIACIONES

SOLIS, EN LA CLAUSURA DEL CURSO DE PEÑISCOLA

«EL ESTATUTO SE IRA FLEXIBILIZANDO A MEDIDA QUE LAS ASOCIACIONES LO

DEMANDEN»

«Y a medida que las necesidades de la Patria también lo indiquen»

«En el sistema asociativo cabe todo hombre de buena voluntad»

«Seremos enormemente amplios. Quien no participe será porque no quiera»

«Para montar una asociación basta sólo aceptar los principios constitucionales, como ocurre en cualquier

país civilizado»

Peñíscola. 19. (Resumen de Europa Press.) «En el sistema asociativo cabe todo hombre de buena

voluntad. Aquí a nadie se le pregunta, como tantas veces hemos repetido, de dónde viene, sino a dónde

quiere ir. Y aquel que quiera levantar España, aquel que quiera fundirse con otros, aquel que quiera

olvidar viejas rencillas, aquel que olvide viejos recelos y enfrentamientos tiene un puesto en el sistema

asociativo», dijo el ministro secretario general del Movimiento, José Solís Ruiz, en el acto de clausura del

curso sobre Asociacionismo Político organizado por la Secretaría General del Movimiento, que desde el

pasado día 4 se celebró en Peñíscola con la participación de cien cursillistas y con la presencia de

representantes de ocho asociaciones políticas.

El ministro tuvo frases de recuerdo y respeto hacia el extinto señor Herrero Tejedor; recordó su andadura

política y los afanes que le guiaban en bien de la Patria, y señaló también que las asociaciones no van a

sustituir a la otra representación orgánica, aludió a las recientes elecciones sindicales con mayoritaria y

pacífica participación de los trabajadores.

Recordó que están en marcha ocho asociaciones, una de ellas con todos los trámites cumplidos, y subrayó

que los hombres del movimiento se van prestando a darse cuenta de que la Patria les necesita a todos sin

distingos en esta andadura.

En distintos pasajes de su discurso el señor Solís dijo:

PROBLEMA DE TODOS.—«El problema de la Patria no es el problema de un grupo. El problema

de la Patria, de cara al mañana, es un problema de todos los españoles, y cuando Franco nos falte

necesitamos tener organizado al pueblo español para suplir su recia personalidad y para continuar

con la disciplina precisa dentro de la conveniente libertad y también para garantizar que lo que

ocurrió hace casi cuarenta años no vuelva a ocurrir.

NUEVA ETAPA.—«Vamos a enfrentarnos con la elección, como sabéis de todos los

concejales de España, de los nueve mil y pico alcaldes por primera vez, de los diputados provinciales,

de los presidentes de nuestras diputaciones de todos los consejeros locales y provinciales, de

nuestros procuradores en Cortes, de nuestros consejeros nacionales y del propio Consejo del

Reino. Esta etapa será importante y decisiva para el futuro de nuestra Patria y en esta

etapa tienen que jugar las asociaciones, que están ya empezando a aparecer y a influir.

EL ESTATUTO.—«Quiero decirles a los más exigentes, incluso a algunos impacientes, que el

Estatuto es un paso importante. Y puedo decirlo, porque yo no era ministro cuando se aprobó. El

Estatuto tiene cauces para todo hombre que quiera ser útil a la Patria. El Estatuto se irá flexibilizando

a medida que las asociaciones así lo demanden y a medida que las necesidades de la Patria también

lo indiquen. Y prueba de ello es que flexibles han nacido los derechos que se han dictado hace

solamente unos días.»

Refiriéndose al tema de la limitación del Estatuto Jurídico del Derecho de Asociación Política, el ministro

dijo: «¿Que limitaciones existen para poder montar una asociación? Para montar una asociación basta

sólo aceptar los principios constitucionales, como pasa en cualquier país civilizado del mundo para

organizar cualquier sistema asociativo. Basta sólo estar dispuestos a participar y basta sólo tener espíritu

de sacrificio, basta sólo estar dispuesto también a servir a la Patria y no a servirse a uno mismo.»

«SEREMOS ENORMEMENTE AMPLIOS».—Tras emplazar «a quienes quieran, a cualquier grupo —

dijo el ministro— a que indiquen los obstáculos que se oponen a los que, aceptando las muy flexibles y

muy amplias reglas del juego, no puedan tener un sitio, un lugar importante en el sistema asociativo», el

señor Solís afirmó: «Quien no participe será por que no quiera. El que no esté dispuesto a ayudar a la

Patria será porque no se encuentre con el valor preciso, ni se dé cuenta de que es necesario mucho

sacrificio. Seremos amplios, enormemente amplios. Exigentes solamente en este servicio indiscutible a la

Patria y en esa continuidad política que tenemos que conseguir a cambio de todo.»

FUTURO Y COLABORACIÓN.—«Preguntan qué serán las asociaciones en el día de mañana. Pensemos

en hoy, montemos lo que es conveniente, adentrémonos en esa participación hasta donde podamos y el

día de mañana iremos modificando lo que sea modificable e iremos perfeccionando lo que sea preciso

para que todo el sistema de representación esté acorde y de acuerdo con lo que las nuevas juventudes en

cada momento nos demanden.»

El ministro pidió la colaboración de la Prensa y de todos los medios de comunicación social para que

ayuden en la tarea asociativa como servicio no a una política personalista, «sino —aclaró— a una política

nacional efectiva de relación, de participación, de influencia y de responsabilidad».

 

< Volver