Según don Blas Piñar, el asociacionismo legaliza la subversión     
 
 Informaciones.    17/06/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

SEGUN DON BLAS PIÑAR, EL ASOCIACIONISMO LEGALIZA LA SUBVERSION

CUENCA, 17. (Resumen de PYRESA.) ALREDEDOR de mil personas asistieron a un acto convocado

en esta ciudad por Fuerza Nueva, y en el que intervino largamente el consejero nacional don Blas Piñar,

que recordó el momento fundacional de esta organización y que tuvo lugar como consecuencia de unos

ejercicios espirituales celebrados en el monasterio de San Miguel de las Victorias, en Priego, al tomar

conciencia los reunidos —dijo— «del lento proceso de degradación espiritual y política de nuestro

pueblo».

Don Blas Piñar dijo luego: «Ahora que tanto se habla, impúdica y falsamente, de regionalismo, alzamos

en Cuenca, en Castilla pobre interior y olvidada, aquel grito de José Antonio en Valladolid: "Castilla otra

vez por España"». Afirmó que debían reconocerse los matices diferenciadores, pero sin disgregar el país,

porque «en muchos casos, cuando se habla de regionalismo no se busca más que la tapadera para insuflar

en las gentes de España la idea del separatismo.»

Señaló don Blas Pinar una serie de peligros que a su juicio amenazan al Régimen del 18 de julio, porque

diversas teorías puestas en práctica atentan contra principios fundamentales del sistema. Señaló, en

concreto, el separatismo, las amenazas contra el sindicalismo vertical, el establecimiento del derecho a la

huelga y, en general, el asociacionismo político con cuyo pretexto «vuelven los partidos políticos para

suplantar las tesis de la democracia orgánica.»

Destacó el papel que corresponde a las fuerzas del orden público en la lucha contra la subversión y

afirmó que la postura de los hombres de Fuerza Nueva tenia que ser la de «reflexionar, pensar, estudiar y

aunar el corazón y las voluntades para hacer todo lo que el ordenamiento jurídico español nos brinda

como lícito para seguir luchando por la grandeza de la Patria. No aspiramos —dijo— a suplantar al

Movimiento; somos un movimiento dentro del Movimiento.» Reiteró después su actitud contraria al

asociacionismo «porque es legalizar la subversión y enfrentar a los hombres del Movimiento en querellas

inútiles.»

Terminó su discurso invitando a sus seguidores a abandonar cualquier otro interés mundano y cómodo,

para entregarse a la idea espiritual mantenida por Fuerza Nueva. El acto, que había comenzado con una

oración en memoria de don Fernando Herrero Tejedor, terminó con el canto del «Cara al Sol», dando los

gritos de ritual don Blas Piñar.

 

< Volver