Autor: Cenzano, Arturo. 
 Se ha acordado también la próxima comercialización del tomate. 
 Concluye la guerra del espárrago     
 
 Informaciones.    25/04/1977.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

SE HA ACORDADO TAMBIÉN LA PRÓXIMA COMERCIALIZACIÓN DEL TOMATE

Concluye la «guerra del espárrago»

LOGROÑO, 25 (INFORMACIONES, por Arturo Cenzano).

TRAS la reunión celebrada ayer por los productores de Rioja y Navarra en Andosilla, la «guerra del

espárrago» puede darse por concluido. Durante el fin de semana, los conserveros han realizado fuertes

operaciones de compra que han reducido los almacenamientos a poco más de 700.000 kilos. Estos serán

ofertados hoy en pública subasta. Si no acudieran licitadores, los fabricantes que aceptaron la cláusula del

10 por 100 se repartirían estos excedentes en partes proporcionales. De esta forma, el conflicto se

solventa precisamente en vísperas de la llegada del ministro de Agricultura a la Rioja.

Sin embargo, el acuerdo más significativo de la asamblea de Andosilla no hace referencia al espárrago,

sino a otro producto básico de la economía ribereña: el tomate. Los agricultores de Aragón, Rioja,

Navarra y Murcia han decidido la comercialización conjunta de este producto noticia que ha sido recibida

por los conserveros con la lógica Inquietud. Parece que los campesinos han comprendido las ventajas que

puede proporcionarles la unión y están decididos a explotarla al máximo.

COMPRA DE UNA FABRICA DE CONSERVAS

En los últimos días de la "guerra", los vecinos realizaron una operación espectacular. En la localidad de

Pradejón compraron la fábrica de conservas Ixal, a través de aportaciones que han hecho que los

agricultores, aunque según su propia expresión, «se empeñen hasta los ojos». La firma había solicitado un

millón doscientas mil pesetas de alquiler anual, pero los productores han preferido adquirirla en bloque,

incluso con los servicios de personal. Paralelamente, los perjudicados de esta comarca critican duramente

la actitud de sus compañeros navarros, quienes optaron por la contratación al margen de la cláusula del 10

por 100. Se da la circunstancia de que una de las localidades más cargada de excedentes, Quel, llegó a

rechazar por solidaridad una oferta de 90 pesetas-kilo en los días álgidos de la «guerra» En otros puntos,

también se declinaron ofertas para exportar en fresco a países del Mercado Común.

 

< Volver