Elecciones generales. Existen, al menos, cinco proyectos distintos. 
 Constitución: Los debates serán largos     
 
 Diario 16.    03/06/1977.  Página: 18,19. Páginas: 2. Párrafos: 26. 

Existen,al menos., cinco proyectos distintos

Constitución: Los debates serán largos

MADRID, 3 (D16). _ Varías formaciones políticas tienen ya delineados los puntos básicos de la que estos

grupos quisieran que fuese la nueva Constitución. Aunque los trabajos no están muy adelantados —sólo

la Federación de la Democracia Cristiana y el Partido Comunista han elaborado verdaderos proyectos de

bo-rradores constitucionales—, ya pueden adivinarse importantes diferencias, que harán indudablemente

larga la tarea de redactar una nueva Constitución para el país.

El hecho de que en el nuevo Parlamento se discuta o no la forma monárquica del Estado; la solución

federalista o "regional" para los pueblos del Estado y la propia duración de las Cortes serán cuestiones

muy debatidas. No se olvide >que también el presidente del Gobierno tiene redactado un proyecto de

Constitución, cuyas bases ya adelantó D16.

Centro Democrático: Monarquía por principio

La Unión del Centro Democrático esboza algunas lineas muy generales de lo que debe ser la futura Cons-

titución en su todavía no publicado programa político: Monarquía parlamentaria, régimen de libertades

plenas... La mueva Constitución estará inspirada en los principios básicos del Estado de Derecho (imperio

de la ley, división de funciones y reconocimiento de los derechos fundamentales de la persona humana).

El miniprograma del cen- tro predica estructurar el Estado, mediante un estatuto - marco de autonomía,

que "permita ed autogobierno de los´ pueblos y regiones que constituyen la realidad histórica unitaria de

España. Todos los órganos deliberantes y de represen-tación, tanto a nivel del Estado como de la región, y

demás entes locales, deben ser elegidos por sufragio universal. El principio de la independencia de los

Tribunales también está recogido en el programa.

Según la UCD, las nuevas Cortes habrán de aprobar, además de la nueva Constitución, todo el conjunto

de leyes políticas que funda-mentan el Estado de Derecho. Esto significa que el Centro es contrario a la

disolución de las Cortes, una vez que la Constitución esté redactada.

Alianza Popular: prudencia

AP carece de un verdadero proyecto constitucional. Tampoco parece tener to-dayja un programa de refor-

mas constitucionales. Existen, eso sí, algunas directrices avanzadas por el secretario general de la Alianza

Manuel Fraga, quien señala que "Inglaterra nunca ha escrito su Constitución": "Ha ido arreglándola con

reformas prudentes y flexibles."

Para Praga, esto es lo que nos conviene. La historia ha mostrado ya el fracaso de las dos Repúblicas; "la

Monarquía constitucional es irreversible", para el líder de AP, quien reconoce, no obstante, que necesita

algunas precisiones sobre regencia, mayoría de xedad, etcétera, que ya se contienen en e] anteproyecto

elaborado por el primer Gobierno de la Monarquía (en el que Praga fue ministro de la Gobernación). Las

Cortes deben mantenerse tal y como están en el proyecto de reforma política: "Lo que haría falta es una

ley Electoral mejor, de la que pueda salir un sistema razonable de partidos, en vez del caos actual."

Fraga pide una declaración constitucional clara, de unidad del Estado, "compatible con las autonomías".

Praga solucionaría este problema con una ley-marco, a través de la cual se puedan desarrollar las autono-

mías al nivel municipal, comarcal, provincial y regional. "La regionalización debe comenzar por las man-

comunidades de Diputaciones, y a partir de ahi ir avanzando prudentemente, dentro de los términos de la

ley-marco."

Se define como poco entusiasta de las partes dogmáticas de las constituciones. Le parecería bien una

declaración "sobria" de derechos y deberes, que no confunda los derechos con ¡os objetivos sociales, "a

los que aspiremos a llegar refundiendo y mejorando los fueros actuales". Es decir, Fraga se remite a la

legislación franquista, mejorándola, eso sí.

Finalmente, Fraga pregona un pacto constitucional para la rápida consecución de toóos estos puntos en

"una o varias leyes constitucionales". Se muestra a favor de un texto breve y claro.

UDC: No aparece el federalismo

La Federación de la Democracia Cristiana incluye en su programa electoral un programa recogiendo Las

bases principales para una Constitución democrática. El programa re-coge principios federalistas, pero no

cita en su texto la palabra "federalismo". La UDC incluye una aceptación "de tacto" de la Corona.

La UDC pide que se recoja en la Constitución los principios de la Declaración Universal de Derechos

Humanos de la ONU y "nuevos derechos", como la protección de la intimidad, objeción .de con-riencia,

etc. Se cita una serie de derechos del ciudadano, que deben ser defendidos por Estado.

En cuanto a la organización del Estado, la FDC, aceptando de hecho a la Corona, dice que ésta debe

representar al Estado español y otros que se deriven de su "representación simbólica" del Estado. El

Parlamento estará compuesto por dos Cámaras, siendo el Senado la representación de los países o

regiones. La misma solución es predicada por el Partido Comunista y el Partido Socialista Popular. El

Congreso tendrá siempre la iniciativa legislativa.

El presidente del Consejo de Ministros será elegido "por el Congreso y nombrado por el Rey. La Cámara

puede proponer por mayoría absoluta

y si el Congreso, formula una moción de censura, un nuevo presidente del Consejo. La FDC, propone

también un Consejo Supremo de Justicia y un Tribunal de Garantías Constitucionales. La Constitución

establecerá una distribución de competencias entre el Estado y los países y regiones que lo componen.

Los municipios serán entidades autónomas. Por último, el proyecto constitucional de la FDC proclama la

confesiona-lidad del Estado, que establecerá una forma de contribuir a los gastos de las distintas regiones

a cargo de los respectivos creyentes.

PSP: Cuatro ideas generales

Fernando Moran, coordinador de´ la campaña electoral del Partido Socialista Popular y ex ´director

general en el Ministerio de Asuntos Exteriores, resumió las ideas básicas de su partido en materia

constitucional, advirtien-dp que el PSP no está elaborando un escrito, por considerarlo contraproducente.

La parte dogmática de la Constitución predicaría una sociedad democrática y so-cialmente avanzada, la

acon-fesionalidad del Estado, la independencia del poder Judicial, etc. Los principios orgánicos serían

sencillos: división de poderes, responsabilidad del Gobierno ante las Cortes, la desaparición de las

instituciones del franquismo y una estructura "regional" del Estado, "cuyo primer intento fue en la II

República, a base de Estatutos de autonomía".

El PSP pregona también una estructura bicameral, donde "el residuo de las competencias lo tendrá el

Estado, expresión de la solidaridad de los pueblos de España".

El PSOE dijo no tener aún bases para una Constitución.

PCE:Evita el tema Monarquía

El Jefe del Estado —dice el proyecto de acuerdo constitucional enviado por el PCE a los restantes

partidos democráticos— no puede considerarse un poder moderador con competencias propias en orden a

regular el Gobierno del Estado. El Partido Comunista no entra a considerar el carácter del Jefe del Estado.

El proyecto comienza señalando que carece de sentido el que la legislatura se prolongue durante cuatro

años, ya que la Constitución democratizará el régimen electoral que regulará las elecciones y la nueva

composición de las Cortes.

El PCE es el único que em-plea el término "nacionalidades ", reclamando Estatutos de autonomía. "Estas

autonomías permitirán el paso a una estructura federal del Estado, si la voluntad popular lo desea."

El programa del PCE contiene una compilación bastante completa de derechos y libertades

fundamentales, entre ellos la abolición de la pena de muerte y la prohibición de la tortura, física y

psicológica. Nadie podra estar detenido sin pasar a la Jurisdicción en un plazo, de cuarenta y ocho horas.

También pide el reconocimiento de los diversos idiomas del Estado y la enseñanza voluntaria de la re-

ligión. Habrá dos tipos de Estatutos de autonomía, uno para las nacionalidades y otro para las regiones.

En el apartado "los poderes y sus relaciones", el PCE incluye el control del Gobierno por el Parlamento,

la estructura bicameral —la segunda Cámara represen-tara a las nacionalidades y regiones— y la

supresión de jurisdicciones especiales, excepto la penal militar. El poder judicial dispondrá de su propia

Policía.

Como bases cara a una nueva ley Electoral, el PCE predica el reconocimiento de la edad de votó a los die-

ciocho años, y la constitu-cionalización de la adecuación entre el número de diputados y el número de

habitantes.

Finalmente, se pide una Constitución flexible, cuya reforma corresponderá al Parlamento y no será com-

petencia del Jefe del Estado o del Gobierno.

 

< Volver