Autor: Fernández Santos, Ángel. 
 Elecciones generales. Políticos en RTVE. 
 Aparecen nuevas maneras     
 
 Diario 16.    03/06/1977.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

POLÍTICOS EN RTVE

Aparecen nuevas maneras

Ángel Fernández-Santos

Ayer, el desfile de opciones y rostros políticos que la TV nos ofrece, como si se sintiera un poco

espoleado por la gallardía que la noche precedente mostraron los falangistas auténticos, cambió de mane-

ras y ofreció algunos signos de distinción.

A mediodía, Felipe González, de un trago, sin un sólo cambió de plano, sostuvo el desafío de la mirada

helada de la cámara, con una rara intensidad. La dificultad era tanto mayor cuanto que el realizador del

programa había cifrado: enteramente la calidad de éste en la propia calidad fotogénica del rostro del ora-

dor. Una sola torpeza de éste y el tinglado se hubiera venido abajo."No hubo tal torpeza.

Por otra parte, la propia "forma" del programa reveló indirectamente la importancia que, en la estrategia

electoral del PSOE, se está otorgando a la jeta de su máximo líder. El espacio se inició con una serie de

sobreimpresio-nes de carteles propapandísti-cos del partido, el último de los cuales recoge un dibujo del

rostro de González. En transparencia, este dibujo se fundió con el rostro real del dibujado, que ya no

volvió a abandonar la continuidad de la imagen.

Él tono, seguro y un poco triunfal, rompió con algunas intervenciones medicantes, anteriores. González

habló casi más allá de la política electoral, desde el poder. Su exposición no fue de aspirante a-diputado,

si no de hombre de Estado en ejercicio. No descendió a minucios, sino que abordó, como, si lo fueran,

cuestiones constitucionales, de estructura del poder y de jugar internacional del Estado español. Y una

sola nota discordante rompió la seguridad del trazo: la efímera aparición, en un rincón de la pantalla, del

emblema del PSOE, que obligó a la cámara a arrinconar a su vez el rostro del orador en el lado contrario,

.provocando así, en el marcó de una alocución muy sobrio, un toque de artificia-lidad y cursilería. Dada

la: rotunda identidad del político, la forzada aparición de su emblema era .completamente innecesaria.

Por la noche, cuatro líderes de la FCD, Ruiz-Giménez, Vicente Ruiz Monrabal, José María Gil-Robles y

Antón Cañellas, se. situaron en batería tras de la pantalla y dividieron sus funciones, logrando sin di-

ficultad la imagen de equipo que buscaban. Tono humanista, cordial y sumario, iniciado con una pequeña

pieza realmente magistral, de oratorio confidencial, a cargo de Ruiz-Giménez, Sólo los evitables cambios

de plano, que esperemos desparazecan en espa-cios posteriores, degradaron la sensación de dominio y

com-petencia de los cuatro hombres.

 

< Volver