Autor: Arroitia-Jáuregui, Marcelo. 
   Estreno en martes     
 
 El Alcázar.    03/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

ESTRENO EN MARTES

EL martes teníamos en RTVE el estreno de la propaganda directa de los partidos políticos.

El estreno absoluto, en sesión "vermuth", correspondió al PCE, que jugó la baza interpretativa de don

Ramón Tamames sobre un texto de puro fervorín. El intérprete dominaba el papel y buscó la eficacia del

tono bajo, para dar convicción a lo que decía. Lo que decía eran cosas muy concretas, nada

grandilocuentes, dentro de un ritmo pequeño burgues.

El texto tenía algunas abusivas complacencias dentro de la tónica eurocomunista, tan propensa a los

olvidos rentables. Don Ramón Tamames, que dominaba el texto y había ensayado el tono de su monótona

locución, no dominaba, en contrapartida, el medio: andaba muy preocupado por la cámara que le estaba

retratando en cada momento, para darle siempre la cara. El realizador montó el "show" a «a franquista,

curiosamente: en plan de busto parlante. Y la música de fondo, ´"La Internacional", se ofreció, en una

versión de cámara, sin coros y sin (rómpelas.

El estreno nocturno le correspondió a Reforma Social Española y a su líder, don Manuel Cantarero del

Castillo. La representación fue precisamente todo lo contrario de la del PCE. Se simuló una entrevista,

pero quien interpretaba el papel de entrevistador no daba la talla exigida.

Por su parte, don Manuel Cantarero del Castillo improvisaba penosamente, se movió en el terreno de las

grandes abstracciones respaldadas por sonoras palabras, del que pasaba, sin transición, a temas menudos

de economía doméstica y de regionalismo folklórico. El "totum revolutum" resultó tan penoso que incluso

le sobró tiempo —buena prueba de la improvisación clarísima—, que aprovechó para decir que no se

podía resumir la doctrina de su partido en diez minutos. El acompañamiento musical era simplemente

lamentable, tanto en lo estrictamente musical como en el texto literario (y lo de literario no pasa, por

supuesto de una manera de hablar).

Respecto a la posible eficacia electoral de ambas actuaciones me parece que no ha debido de ser mucha.

Habrán convencido a sus convencidos. A mí, desde luego, no me convencieron, ni a los amigos con

quienes he comentado el tema. Claro que mis amigos son gente de colmillo muy retorcido, que todo hay

que decirlo. De todas maneras, acaso don Ramón Tamames haya conseguido el objetivo de que la gente

no le tenga miedo al PCE. En cambio, don Manuel Cantarero del Castillo, que fue jefe de los servicios de

propaganda de la Delegación Nacional del Frente de Juventudes, aclaró con su actuación y la preparación

de su actuación, muchas cosas de las que han pasado.

Ademas de estos estrenos, RTVE se concentró el martes en la noticia de la dimisión aceptada pero

diferida de don Torcuata Femández-Miranda y Hevia como presidente de las Cortes, y su ascensión al

Ducado y al Toisón de Oro (o sea, el "tuasón", que dijo Pedro Maclas), de la visita del Príncipe heredero

de Arabia Saudita cuyo nombre pronunció con énfasis arábigo, al menos un par de veces, también Pedro

Maclas), y en el inmediato homenaje a José Eulogio Gárate, vasco aunque no haya jugado en el Atlétic,

según dijo Koldo Aguirre, a quien se le olvidó añadir que vasco aunque nació en Argentina, porque si nos

movemos en el terreno de las precisiones, hay que precisar. Que es ¡o que tampoco hacen los partidos

políticos en el noticiario de que disfrutan, redactado por ellos mismos con cierta tendencia al eufemismo,

sin contar con que, en algunos casos, la noticia va a ir acompañada con imágenes, que vienen a ser el

consabido Paco de la rebaja.

De todas formas, y cuando todos actúan así, que el locutor le escamotee un cero a los forofos del PSOE

en Segovia, fue una desconsideración que tuvo que ser corregida. Después del vuelo de don Felipe

González, en avioneta que sorteó un temporal de garabatillo, desde Almería hasta Madrid, y encontrarse

con que le habían robado el coche, por añadidura, no hay derecho a dejar convertidos en seiscientos a los

seis mil segovianos que resistieron la espera.

El "pogromo" estuvo dominado por Gilbert Bécaud, de cabo a rabo, aunque le situasen de telonero y

aunque no cantase "Nathalie", puede ser que debido a la situación preelectoral.

Marcelo ARROITA-JAUREGUI

 

< Volver