La monarquía y el centro, garantizan la democracia  :   
 (José Luis Ruiz-Navarro). 
 Arriba.    04/06/1977.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 1. 

SIGLO XXI

«IA MONARQUÍA Y EL CENTRO, GARANTIZAN LA DEMOCRACIA»

(José Luis Ruiz-Navarro)

MADRID, (De nuestra Redacción.)—«La Monarquía y el Centro son e\ camino que hoy puede ofrecer

mayor garantía en la marcha segura hacia la democracia que hemos iniciado», afirmó anoche José Luis

Ruiz-Na-varro en el Club Siglo XX¡, de Madrid, al inicio de su conferencia sobre «La Monarquía y el

Centro político». En otro momento de su alocución, el señor Ruiz-Navarro dijo que «España es ahora un

país abierto, en el que todas las expectativas son posibles y en el que el juego no debe consistir en vivi-r

de la herencia del pasado, y sí de demostrar una mayor capacidad de creatividad y de eficacia para e!

Gobierno.Más adelante indicó que en pocos días «este país acudirá a las urnas para elegir a sus

representantes. Lo hará, me temo, sobre criterios personalistas o esquemas ideológicos ´simplificados.

Tarde es ya para evitarlo, pero no lo es para enmarcar a las futuras Cortes constituyentes en un clima so-

cial que demanda soluciones eficaces a problemas concretos, olvidando querellas doctrinales o descarados

oportunismos. Una Constitución —continuó— es el texto fundamental en el que descansan las libertades,

pero es también e! marco lega! que condiciona el funcionamiento de todas las instituciones e instancias.

La .constitución no puede ni debe ser doctrinaria. No debe aprovecharse en convicciones de partido, no

prefigurar el modo o matiz de una dirección con ruta de Gobierno.» Prosiguió e! señor Ruiz-Navarro

diciendo que por mucho talento político que los futuros diputados desplieguen y por más prudencia que

los hombres de Estado pongan a contribución, convendría prevenir a los españoles que un texto

constitucional no resuelve por sí casi ningún problema ni instaura, definitivamente, un sistema

democrático. »La Monarquía restaurada —afirmó seguidamente— ha demostrado ya su utilidad y fuerza,

ha probado su espíritu moderno y su adecuación a la circunstancia histórica. Y está dando muestras

definitivas de su capacidad para garantizar la Continuidad histórica, salvando al país de la más grave

crisis política que han conocido los tiempos modernos. Concluyó el conferenciante postulando para

nuestra hora presente, en síntesis, ios siguientes principios: «El predominio de la razón, del sentido

común frente a todo doctrinarismo; la aspiración de una nueva sociedad ´que quiere consolidar los niveles

´alcanzados, proyectándolos hacia un futuro mejor; el convencimiento de que la libertad y la justicia

social son valores interdependientes; el equi-Iibrio ideológico alejado del marxismo materialista y de todo

autoritarismo confesional-nacio-nalista; el punto equidistante entre el unitarismo centralista, ex-cluyente y

el separatismo dis-gregador; la defensa de la estabilidad en el cambio y el pro-pósito de renovar sin

destruirlo todo; la oposición al cambio revolucionario, a la inestabilidad y el desorden; un nuevo sentido

de la eficacia, de la honestidad y del intento de conocer la voluntad popular sin apriorismos dogmáticos;

la promoción de hombres capacitados para el gobierno.»

 

< Volver