Autor: Contreras, Lorenzo. 
 La Campaña al trasluz. 
 El presidente, en la sede del Centro, y Carrillo, en El Ferrol     
 
 Informaciones.    04/06/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

LA CAMPAÑA, AL TRASLUZ

El presidente, en la sede del Centro, y Carrillo, en El Ferrol

Por Lorenzo CONTRERAS

MADRID, 4.

EL presidente Suárez exteriorizó ayer los primeros síntomas de candidato. A las siete y cuarto de la tarde,

en coche particular, sin escolta, se personó en la sede de la Unión de Centro, calle de Cedaceros, 11,

corazón de Madrid, y consumió dos horas con sus compañeros y protegidos. De paso declaró a la Prensa:

«Sigo diciendo lo mismo: no voy a tener una dedicación electoral activa.

Hasta ahora, el candidato Suárez se ha limitado a ser presidente del Gobierno. Su fotografía, tamaño

carnet y plano medio, ha presidido inmóvil la relación de nombres que aspiran por Madrid a las futuras

Cortes. Rótulos, de partidos integrantes de la coalición centrista han avisado fácilmente al posible elector:

«estos son los buenos».

Don Adolfo Suárez romperá su mutismo el próximo día 13, último de la campaña, con un mensaje

televisivo. No será el presidente quien se ponga ante las cámaras. Será el candidato. Mayor pulcritud no

cabe.

La televisión, con su enor-me eficacia, vale más que todos los mítines. Seis mil quinientos, según la

agencia Lo-gos, lleva realizados la izquierda desde la apertura de la campaña. Tres mil el P.S.O.E.

(promedio de 300 diarios), 2.500 el P.C.E. y mil el P.S.P.

A los expertos corresponde establecer cuál es la equivalencia de un espacio televisivo con relación al

número de mítines y otras actividades. Pero la televisión es un arma de dos filos. No todos los can-

didatos «dan bien» en la pequeña pantalla. Ayer circularon por ella cuatro líderes del Centro (Pío

Cabanillas, Ignacio Camuñas, Francisco Fer-nández-Ordóñez y Fernando Alvarez de Miranda); un di-

rigente de la extrema derecha (Blas Pinar), dos de la O.R.T. (Amancio Cabrero y Francis-ca Sauquillo),

un socialista (Tierno Galván).

LA UNIDAD SOCIALISTA

Sin entrar a valorar la eficacia de las respectivas comparecencias, valga resaltar un dato político: el

profesor Tierno Galván se presentó prácticamente como hombre dispuesto a colaborar en una operación

de Gobierno. Dio esa sensación, por encima de la literalidad de su mensaje. También dio impresión de

profundo cansancio. En Segovia, mientras tanto, rompía una lanza por la unidad socialista, indicando que

un excesivo margen de superioridad de un partido sobre otro en el resultado electoral sería nocivo para la

causa de esa unidad. Sin embargo, no cabe desplazar hacia el electorado socialista la responsabilidad de

las fragmentaciones. Las palabras del señor Tierno en Segovia fueron estas: «Cuanto menor diferencia

numérica exista entre las representaciones parlamentarias del P.S.P. y del P.S.O.E., mayor posibilidad

habrá de conseguir la unidad de todos los socialistas.»

EL FRENTE DE IZQUIERDAS

Decreció el nivel conflictivo de la campaña respecto a la jornada anterior (los hedillis-tas, tras su fricción

con elementos de Fuerza Nueva, han solicitado de los distintos partidos, excepción hecha de Alianza

Popular, la presión oportuna para que dicha organización sea declarada ilegal). En cambio se intensificó

la virulencia de las palabras. El mitin de O.R.T. en la plaza de toros de Caraban-chel, ante cerca de 15.000

personas, fue una combinación de acusaciones oratorias y reacciones paralelas del público.

Republicanismo, ataques al capitalismo oligárquico y hasta crítica contra la Iglesia fueron características

de la reunión. El célebre padre Gamo, párroco de Moratalaz, dijo de los obispos del régimen franquista:

«Actuaban a imagen y semejanza del dictador.» De la Iglesia actual reclamó la renuncia a los 10.000

millones que recibe del Gobierno. También condenó las pastorales de ciertos prelados contra algunas

candidaturas.

El Frente Democrático de Izquierdas organizó ayer un mitin en Málaga. Las noticias hablan de una

concurrencia de 4.000 personas y de un incidente relacionado con la aparición de pancartas enar-boladas

por supuestos militantes de unidad Roja. La agencia Cifra habla de tres lesionados. Eladio García Castro,

secretario general del P.T.E., pidió la amnistía total. A la Prensa local le dijo: ((Defendemos nina

autonomía para Andalucía, pero no una autonomía para colgar de la pared, sino para conseguir que los

capitales no salgan de Andalucía hacia otros sitios..,»

AREILZA Y SILVA, CRITICADOS

En la mayor dureza del lenguaje electoral, la tendencia alcanzó excepcionalmente a don Joaquín Ruiz-

Giménez, presidente de la Federación Demócrata Cristiana, que en Murcia osó calificar a Silva Muñoz,

según Europa Press, de «toro teutónico». En Bar-celo na, la candidatura de Centro (oficial), reunida con

los directores de diarios, brindó juicios de Jiménez de Par-ga contra Areilza, Felipe González y Alianza

Popular. La agencia antes mencionada cuenta: «Jiménez de Parga criticó a Areilza, a quien con-trapuso al

presidente del Gobierno, hombre sin títulos nobiliarios que, modestamente, ha realizado una operación

histórica. Areilza ha demostrado —dijo— que de político, "nada", y varias cosas más.»

Felipe González, que predice para el P.S.O.E. la victoria legislativa y el posterior éxito en los comicios

municipales (Puertollano ayer), propinó esta indirecta a su rival socialista, señor Tierno Galván: «Es

intolerable que ciertos partidos de izquierda vayan afirmando por ahí que van a ganar las derechas, así

como el presidente Suárez.».

CARRILLO, PURA MALVA

Una vez más el tono moderado de la jornada tuvo nombre comunista. Santiago Carrillo dijo en El Ferrol

(del Caudillo sigue llamándose) que no tendría inconveniente en dialogar con «un dirigente de Alianza

Popular», siempre que guarde «las debidas normas de educación y modales». Hay cortesías que matan. El

secretario del P.C.E. acepta que se defiendan los intereses de la derecha, pero no que se amenace con

«sables y escudos o galeras».

Don Santiago es pura malva. Cuando en El Ferrol le han preguntado por los posibles resultados de las

elecciones, ha recurrido al refranero más pío: «A quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga.

INFORMACIONES

4 de junio de 1977

 

< Volver