En el Ministerio de Información y Turismo     
 
 ABC.    12/07/1962.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

EN EL MINISTERIO DE INFORMACIÓN Y TURISMO

Poco después de la una de esta tarde, ha tomado posesión de su cargo el nuevo

titular de la cartera de Información y Turismo, don Manuel Fraga Iribarne.

Asistieron, además del ministro saliente, señor Arias Salgado, los de Hacienda,

señor Navarro Rublo; secretario general del Movimiento, señor Solís;

Agricultura, señor Cánovas; Industria, señor López Bravo, y Trabajo, señor

Romeo; ex ministro señor González Bueno; presidente de la Diputación, marqués de

la Váldavia; secretario general de Sindicatos, señor Lamata; subsecretario de

Hacienda, señor Sánchez Cortés; jefe de la Oficina de Información Diplomática

del ministerio de Asuntos Exteriores, señor Martin Gamero; directores generales

y alto personal del departamento.

Don Gabriel Arias Salgado pronunció unas palabras, recordando sus once años de

servicio al frente del entonces recién creado ministerio de Información. Expresó

su gratitud al Jefe del Estado, que le honró con su confianza para puesto de

tanta responsabilidad a sus compañeros de Gobierno y al personal del

departamento, gracias a cuya colaboración han podido cumplirse muchas etapas de

labor al servicio de España. Pidió a todos que siguieran con la misma lealtad y

entusiasmo prestando su apoyo al nuevo ministro, su amigo y camarada señor Fraga

Iribarne, hombre de la nueva generación, de cuya preparación y dinamismo tanto

puede esperarse.

El nuevo ministro expuso que iba a hacer una meditación en alta voz, ante la

responsabilidad que cargaba sobre sus hombros el Caudillo. Recordó el panorama

español de los últimos veinticinco años, cuando se liquidó, una política

decadente, tras una guerra que nos fue impuesta, y en la que tuvimos que

defendernos para seguir manteniendo nuestro tradicional sentido de la vida. Han

sido veinticinco años en los que han prevalecido, dentro de los naturales

movimientos sociales, las fuerzas del trabajo, del ahorro y el sentimiento de

que estibamos unidos en una empresa común, con un estilo propio y bajo un jefe

que nos daba una tarea histórica.

Afirmó que venía a defender el honor de España, por todos los medios, desde este

departamento nuevo, que la de adaptarse a las circunstancias creadas en la

sociedad desde la resolución industrial.

Dividió los problemas de su departamento en tres aspectos: el de la información,

el de la educación popular y el turismo. La información es el aspecto mas

complicado. No puedo aplicarse a ella un sentido antiliberal, pero hay que

buscar el matiz que se adapte a la sensibilidad del pueblo. Sin embargo, no

bajaremos la guardia ante los enemigos, porque estamos en tiempos de guerra fría

y muchos conceptos, son equívocos. En cuanto a la educación popular, hay que

decir que es la primera vez en la historia del mundo que se realiza una cultura

de masas. Pero esta gran oportunidad podría convertirse en un peligro si la voz

que se lleva a los campos, por medio de un transistor, no sirve para la

auténtica formación. Es al Estado al que incumbe la tarea de ordenar esa labor.

El turismo es uno de los grandes fenómenos sociales de nuestro tiempo, y no hay

que mirarlo únicamente como sistema de atracción para los extranjeros. Su

verdadero valor lo adquirirá cuando todos los españoles puedan practicar este

turismo, no solo dentro, sino fuera de España.

Pidió finalmente a todos su colaboración en esta gran empresa de dar al pueblo

lo que merece, y expuso su promesa firme dé que mientras disfrute de la

confianza del Caudillo, seguirá el ejemplo trazado por el señor Arias Salgado,

un hombre tan eficaz, tan generoso y tan fiel al Movimiento nacional. Pidió la

colaborción a todo el personal, para eme despache con la mayor diligencia los

asuntos pendientes, y terminó con un viva a Franco y un ¡Arriba España!,

contestados por todos los presentes.

 

< Volver