Autor: Urbano, Pilar. 
   Alzaga entra en la reflexión     
 
 Ya.    25/06/1986.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Miércoles 25 de junio de 1986

HILO DIRECTO

Alzaga entra en reflexión

PILAR URBANO

Óscar Alzaga, y con él todo el consejo de dirección del PDP han puesto sus cargos a disposición del

partido, como paso «previo» para entrar en reflexión y análisis de lo que ellos consideran una «derrota

electoral de Coalición Popular en su conjunto». Esa reflexión se producirá en el hotel Fénix, este fin de

semana, en debate «a pie de igualdad, y sin que nadie lleve entorchados de cargos internos». Asistirán

sesenta personas: los vocales de la comisión ejecutiva del PDP y los diputados y senadores recién electos.

El PDP en estos comicios ha pasado de 16 diputados a 21, y de10 senadores a 11. Y bien, ¿por qué este

gesto?, ¿qué alcance puede tener?, ¿qué mensaje encierra?, ¿puede ser el inicio de un desmarque?

La decisión de Alzaga («señores del PDP, pueden ustedes disponer de mi presidencia: sustituirme o

mantenerme») vino determinada por las declaraciones de Fraga, el lunes 23, en las que, a más de cerrarse

en banda «a plantear siquiera un cambio de liderazgo en Coalición Popular», expresaba rudamente que

sólo él era capaz de «llenar las plazas». Fraga, en el 82, se mostró eufórico por el indiscutible aumento de

escaños de nueve a 106, y por «haber derrotado al UCD». Fraga, en el 86, se muestra satisfecho.:, por

«haber derrotado al PDR. Alzaga considera que «no sólo no hay motivos para la satisfacción, sino

necesidad apremiante de reconsiderar la estrategia cara al futuro», a partir de un hecho rotundo «no

hemos sido capaces de vencer al socialismo, que era nuestro adversario». Y es que una cosa es llenar

plazas de toros y otra cosa es llenar urnas. Que Fraga tiene tres millones de votos fieles a su persona, no

admite vuelta de hoja. Que con eso no se ganan unas elecciones, tampoco la tiene.

¿Qué 105 escaños son una bolsa importante? De acuerdo. ¿Que es insuficiente frente al PSOE? También

Fraga debe saber cuánto arrastra y cuánto rechazo produce. El arrastre es mucho, pero no le permite

ganar. El rechazo es mayor, y le hace perder. Y estas cosas, obvias, tendrían que ponerse sobre la mesa de

discusión, no sólo en el PDP, sino en la mismísima planta-7 de Génova-trece, AP. Y más cuando toda la

campaña de Coalición Popular ha pivotado sobre la figura de Manuel Fraga.

Por mucho que les cueste reconocerlo en AP, el ingrediente centrista de la Coalición, el componente

humanista-cristiano y el factor «appeal» de modernidad lo aportan —casi en exclusiva— los

preparadísimos cuadros del PDP de Alzaga. No es casual —y en mi opinión ha sido un error grueso de

marketing... o de tacañería— que en la cartelería electoral de CP se hayan eclipsado o escondido, o

apenas exhibido, las imágenes rurales de un Miguel Herrero de Miñón (AP) y de un Osear Alzaga (PDP).

Y tampoco es casual, sino resultado de una rigurosa dotación mental, que en los tres debates televisivos

con miembros del Gobierno fuese Alzaga el único que venció por k. o. a su oponente, Ledesma.

Don Manuel Fraga tendría que imitar el gesto de Alzaga, ya que no ha sabido adelantársele en la

iniciativa. Es lo que procede después de una derrota en la que se ha sido protagonista estelar, y se ha

tocado un techo que no es precisamente el que exige la tabla: la mayoría absoluta... o al menos la

suficiente para gobernar en coalición.

¿Alcance de las reflexiones del PDP en el Fénix ? Hay cuatro capítulos abiertos: Cambiar o mantener la

dirección. Demandar voz-propia en el Parlamento o un grupo parlamentario independiente. Despegarse de

una Coalición Popular que no es capaz de alzarse como alternativa al PSOE. Empezar a nuclear, en torno

al PDP (en solitario o en sociedad con el PRD), el centro-derecha que los tiempos reclaman. El PDP .no

quiere ni hacer de la política una profesión, ni de la oposición... un confortable balneario. O en frase de

uno de sus dirigentes: «Nuestros electores no merecen que nos conformemos con la derrota.»

 

< Volver