Autor: Verd Crespi, Sebastián. 
   Se acentúa por momentos la crisis turística en el archipiélago balear  :   
 Iberia anuncia la supresión de algunos vuelos desde Palma a Madrid y Barcelona. La British Caledonian cierra su delegación en la provincia. Otra agencia de viajes británica, la Kentways Limited, ha quebrado. 
 ABC.    05/11/1974.  Página: 51. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ABC. MARTES 5 DE NOVIEMBRE DE 1974.

SE ACENTÚA POR MOMENTOS LA CRÍSÍS TURÍSTICA EN EL ARCHIPIÉLAGO BALEAR

Iberia anuncia la supresión de algunos vuelos desde Palma a Madrid y Barcelona.—

La British Caledonian cierro su Delegación en la provincia. Otra agencia de

viajes británico, la Kentways Limited, 10 quebrado

Palma, de Mallorca 4. De nuestro corresponsal, por télex.) Informar ahora que

las aguas del turismo andan revueltas seria como descubrir de nuevo el mar

Mediterráneo. Por supuesto que no pretendemos hacer tal cosa, sino ir siguiendo

paso a paso la problemática que la actual crisis encierra, dentro del marco de

las Baleares. La crisis se está acentuando por momentos y frente a ella, como

nos dijo recientemente el presidente del Sindicato ProvinciaI de Hostelería,

sólo cabe la esperanza de ir desarrollando el Plan de Reestructuración del

sector, anunciado por el Ministerio de Información y Turismo. Esta semana, sin

embargo, las islas han sido testigos de tres nuevos puntos negativos en su

balance turístico.

Primero.

Iberia ha anunciado la supresión de algunos vuelos desde Palma a Madrid y

Barcelona, con lo cual se reducen sus posibilidades de comunicación. Este hecho

ha venido a ser público simultáneamente con el despliegue informativo del puente

aéreo Madrid-Barcelona. El aeropuerto mallorquín de Son San Juan, al cabo del

año, es el de mayor tráfico y, además, debe tenerse en cuenta la situación

insular. Sin embargo, el número de vuelos con Madrid ha quedado reducido a 44

semanales (en verano eran 65) y con Barcelona a 74 (en verano eran 84 y en

invierno del año pasado 79). Además, se teme que la política de eliminar vuelos

no rentables, debido a las restricciones energéticas anunciadas por el Gobierno,

redunde en otras próximas supresiones.

Segundo.

La British Caledonian ha cerrado su delegación en Baleares. Esta es, por su

importancia, la segunda compañía aérea de Gran Bretaña y aunque en estos

momentos no tengamos a mano estadísticas sobre el número de pasajeros que

transportaba a las islas, éste debía ser bastante elevado. No hay duda que la

supresión de los servicios que la compañía tenía establecidos con Baleares ha

obedecido a las actuales dificultades del sector turístico.

Tercero.

Otra agencia británica, ía Kentways Limited, ha quebrado. Hace unos días anunció

públicamente que no pondría hacer frente a sus compromisos económicos y que, por

lo tanto, entraba en liquidación.

Mallorca era el destino, casi exclusivo, de sus clientes y, en estos momentos,

cerca de seiscientos de sus turistas descansaban en la isla. La A. B. T. A.

(Asociación Británica de Agentes de Viajes) se hará cargo de las estancias

actuales a fin de que los hoteleros mallorquines no vean perjudicados más sus

intereses.

Mientras, la A. B. T. A. continúa con su operación de pagos en concepto de las

deudas de la Court Une contraidas durante los días críticos de su quiebra. Desde

Mallorca, donde se ha establecido la oficina central para cubrir este cometido,

se han satisfecho cincuenta millones de pesetas hasta la fecha. Hasta aquí las

noticias que se relacionan con dicho asunto son esperanzadoras, pero surge

ahora, un nuevo temor: los acreedores británicos tienen preferencia para el

cobro de deudas sobre los acreedores extranjeros. En este sentido, el producto

de la venta de un petrolero de la Court Line ha sido destinado integramente a un

Banco británico. Eso. naturalmente, preocupa a la hostelería española.

Precisamente a causa de este temor, y para evitar males mayores, el Sindicato

Nacional de Hostelería prepara un escrito dirigido al Ministerio en el sentido

de que se estudie la, posible concesión de

los afectados por la Court Line, de pueda paliarse el desastre. Todas estas

preocupaciones, el más que posible cierre de algunas industrias hoteleras el

miedo al paro obrero en dicho sector y otros factores similares han ocasionado

un cierto malestar, cuyo reflejo se ha visto en la tirantez registrada entre el

personal de algún establecimiento y su empresa. Como puede verse, la crisis está

ahi. De eso no hay duda.

Sebastián VERD

 

< Volver