Prensa; Don Carlos Sentís. 
 "Soy partidario de la máxima libertad informativa"     
 
 Informaciones.    29/12/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

DON CARLOS SENTÍS:

«SOY PARTIDARIO DE LA MÁXIMA LIBERTAD INFORMATIVA»

BARCELONA, 29.

(INFORMACIONES.)

PIENSO en el afianzamiento del diálogo y el trato abierto con los medios de

información de aquí y de fuera de aquí, en beneficio de una mayor libertad de

movimiento», ha declarado a «La Vanguardia» el nuevo director general de

Coordinación Informativa, don Carlos Sentís.

«Creo —Indica también el señor Sentís— que la ley de Prensa ha ido hasta ahora

en forma muy avanzada respecto a la evolución política del país. Ahora que la

evolución política se ha acelerado, la ley deberá también desarrollarse para no

quedar como furgón cuando ha sido locomotora». También se inclina por un

estatuto para la radio y la televisión. «La Prensa —dice en otras declaraciones

a "Tele-Exprés"— tiene un campo de juego, pero la radio vive todavía a la

intemperie». En estas mismas declaraciones afirma:

«Es evidente que la Prensa funcionaría mucho mejor sin el artículo segundo. Yo

soy partidario de la máxima libertad informativa.»

Un ilustre periodista, profesional de excepción, ha tomado hoy posesión del

cargo de director general de Coordinación Informativa: Carlos Sentís. Esta casa

de INFORMACIONES se siente hoy legítimamente orgullosa: la firma de Carlos

Sentís apareció en nuestras columnas hace más de treinta años y es hoy mismo

entrañable colaborador de las páginas de INFORMACIONES. Nuestros lectores, pues,

tienen amplia noticia de la brillantez, capacidad y profesionalidad del nuevo

director general.

Sentís nació en Barcelona en 1910. Estudió la carrera de Derecho y se doctoró en

la Universidad barcelonesa, pero muy pronto, ya desde sus años estudiantiles, se

dedicó al pleno ejercicio del periodismo, impulsado por una gran vocación.

Dirigió durante algún tiempo «Prensa Mundial» y desempeñó la corresponsalía en

varios países europeos de los diarios «ABC», de Madrid, y «La Vanguardia», de

Barcelona; también fue corresponsal de estos diarios en Argelia. Agregado de

Prensa en 1960 en la Embajada de España en Bruselas, y en la de París en 1952 y

1957. Seguidamente desempeñó la corresponsalía de otros diarios, como

INFORMACIONES, «Diario de Barcelona» y «La Gaceta del Norte», en Francia,

Marruecos y otros paises de Hispanoamérica. Obtuvo el premio Mariano de

Cavia, de periodismo, en 1946. Ha dirigido la agencia Efe de Madrid, de la que

después sería presidente, y posteriormente el diario «Tele-Exprés», de

Barcelona, del que fue fundador y del que ya era presidente del Consejo de

Administración. También ha colaborado con brillantez en TVE. con reportajes

internacionales. Desde hace cuatro años dirige «Crónica 2», de la Segunda

Cadena.

Entre sus libros, sedimento de su quehacer periodístico por el mundo —ha sido

testigo de los hechos más sobresalientes de nuestro tiempo—, destacan: «La

Europa que he visto morir», «África en blanco y negro», «Del Congo a Argel con

el general De Gaulle» y «La paz vista desde Londres».

En la actualidad desempeñaba los cargos de director de Radio Barcelona y

presidente de la Asociación de la Prensa barcelonesa. Es vicepresidente de la

Federación Nacional de Asociaciones de la Prensa de España, fundador y miembro

de la Junta directiva del Club Catalonía, recientemente creado con finalidades

políticas, y ha sido galardonado últimamente —no son para citar todas las

distinciones conseguidas a lo largo de su brillante ejecutoria profesional— con

el premio Manuel Fraga, de periodismo, de 1974. En este apresurado perfil

biográfico de un indudable maestro de periodistas se escapan necesariamente

innumerables merecimientos y logros del Ilustra compañero. Pero será bueno

traer, como resumen de su actividad, unas palabras originales de Carlos Sentís:

«Yo me considero un periodista político, y como tal he seguido la política de

múltiples países "in situ". Jamás, sin embargo, he dejado de referirme de una

manera u otra al punto de vista español, que ha sido para mi la unidad de

comparación, como es la peseta mi unidad de cálculo y de cambio. No hubiera

pasado tantos años fuera si hubiese podido tratar más a fondo y desde su propio

lugar la política de mi país.»

 

< Volver