L aniversario de su fundación. 
 Opus Dei: 70.000 socios de más de 80 nacionalidades     
 
 Diario 16.    02/10/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

L aniversario de su fundación

Opus Dei: 70.000 socios de más de 80 nacionalidades

MADRID, 3 (Efe).— «Monseñor Escrivá de Balaguer se consideró siempre un

instrumento inadecuado: inepto y sordo, decía. Estaba firmemente persuadido de

que así como los hombres necesitamos una pluma para escribir, Dios escribe con

la pata de la mesa. Quería expresar así gráficamente que la obra es de Dios.»

Esto afirma el actual presidente general del Opus Dei, Alvaro del Portillo, en

unas declaraciones que publicó el diario de Barcelona «La Vanguardia» con motivo

de celebrarse el cincuenta aniversario de la Obra, nacida en Madrid en 1928.

Al fundar el Opus Dei, añade Alvaro del Portillo, monseñor Escrivá de Balaguer

«contaba sólo —asi solía expresarse— con veintiséis años, la gracia de Dios y

buen humor, sin ningún otro medio ni un léntimo en el bolsillo». Entre los

aspectos capi-ils del espíritu del Opus >ei, el doctor Del Portillo eñala: «Vida

de unión con Hos, de oración y de mor-ficación, en medio de is circunstancias

ordinarias en las que se desarrolla la existencia del crismo, hombre de la

calle; después, en esos mismos ambientes y circunstancias, dar a conocer a

Cristo con el ejemplo de la propia vida y con la palabra, como los primeros

cristianos.»

Amor al trabajo

Destaca igualmente el «amor al trabajo», ya que «todo trabajo coopera con la

obra divina de la creación y de la redención, es decir, perfecciona el mundo

creado por Dios, y ofrece la posibilidad de encontrar y de amar a Dios, y de

acercar a los hombres a Dios». Y el «amor a la libertad», ya que toda la

pedagogía de monseñor Escrivá de.Balaguer se basaba en el respeto a la 11-

líbertad: «Quisiera dejaros —subrayaba— como herencia el buen humor y el amor a

la libertad.»

«El Opus Dei —señala— se limita a impartir una sólida formación cristiana. Sus

socios asumen con entera libertad, autónomamente, sus decisiones en materias

filosóficas, sociales, políticas, económicas, etcétera.»

Termina Alvaro del Portillo la entrevista manifestando su dolor por el

fallecimiento de Juan Pablo I

 

< Volver