Declaración del presidente general del Opus Dei     
 
 ABC.    27/06/1976.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

DECURAC10N DfL PRESIDENTE GENERAL DEL OPUS DEI

Roma, 26. (Europa Press.) El presiden-. te general del Opus Dei, don Alvaro del

Portillo, en el primer aniversario de la muerte de monseñor Escrivá, ha hed» la

siguiente declaración:

«En el primer aniversario del traspaso de esta tierra de monseñor Josemaria

Escrivá de Balaguer puedo decir —con gratitud a Dios— que nuestro fundador se

encuentra más que nunca en medio de nosotros.

Personas de todas las partes del mundo, no solamente pertenecientes al Opus Dei,

me manifiestan con evidencia esta realidad: desde el 26 de junio de 1975

recurren al padre —así lo hemos llamado siempre-^- y notan de manera tangible S

valor de su Intercesión ante Dios. Des^-pués, durante estos doce meses el

trabajo del Opus Dei se ha-multiplicado en todos los países: y se ha consolidado

todavía más su unidad espiritual: un hecho aparentemente paradójico, si se tiene

en cuenta que los socios y las asociadas de la Obra —los hay de todas las razas,

en las .ocupaciones y circunstancias civiles y profesionales más diversas— gozan

y usan de la más completa libertad en todo lo que constituye materia opinable

para un cristiano.

La idea base —continúa la declaración—, la raíz de todo el mensaje: espiritual

>fe monseñor Escrivá de Balaguer era fe urgente necesidad de buscar la santidad

personal en medio del mundo. Basta reflexionar un poco para descubrir el

gigantesco alcance que • contiene esta llamada a la santidad para todos los

hombres. SOR» desde este punto de vista sobrenatural se puede comprender el Opus

Dei y la vida de su fundador cuya biografía con la historia de la Obra, en el

curso de estos cuarenta y siete años de su fase fundacional, que terminó hace

exactamente un año, constituyen una unidad Inescindible.

Quizá nos encontramos todavía dema,-siado cercanos a las circunstancias qjje

estamos viviendo para poder considerar, en todo su relieve, la trascendencia olí

mensaje espiritual de monseñor Escrivá de Balaguer. Pero, no obstante, en la

limitada perspectiva de este año apenas trari}currido desde su muerte es

evidente que su figura ha alcanzado una grandiosa proyección en la Iglesia y en

el mundo —«r la alcanzará en medida mayor con el pasar del tiempo— dada la

permanente fecundidad de su doctrina, la profundidad y extensión extraordinaria

de su tanta apostólica y el ejemplo de sus virtudes personales.

En calidad de su sucesor —termina diciendo don Alvaro del Portillo—, una pijp-

funda convicción me llena de paz: el padre continúa dirigiendo la Obra desde´w

cielo. Personalmente no deseo ser cifro que el intérprete leal de su corazón

vlel-lante y atento.»

 

< Volver