Autor: Albatros, Pedro. 
   Vuelta al pasado     
 
 Discusión y Convivencia.    01/06/1976.  Páginas: 2. Párrafos: 9. 

VUELTA AL PASADO

Pedro ALBATROS

Vemos con preocupación cómo vuelven a sonar en el aún estrecho espectro político

nacional personas y nombres plenamente identificados por su repulsa a las

ideologías, y al pluralismo de ideas, y cuyo «leitmotiv» de actuación era

rebasar supuestas cotas de unos índices solamente económicos.

Lo que primero fue perplejidad, tanto quizá por no estar ese «copo» de puestos

muy acorde con las altas declaraciones e intenciones expuestas en el inicio del

reinado, como tal vez por no encontrarse ningún «perplejo» en los pasillos del

poder..., hoy se ha transformado en intranquilidad que va en aumento de semana

en semana, a medida que se.producen nuevos nombramientos.

Evidentemente, el asalto comenzó por las fortalezas económicas y poco a poco se

ha ido adentrando en puestos clavfes. ´Bel, aparato político: así, por ejemplo,

vemos a Santiago Martínez Caro en el palacio de la Zarzuela desde el 5 de enero.

Ex jefe del Gabinete Técnico del entonces ministro de Asuntos Exteriores López

Bravo, durante su permanencia en dicho cargo se presen-´tó a las elecciones como

procurador familiar por Sevilla, y fue derrotado por Ana Bravo; con anterioridad

estuvo destinado en la Embajada de España en Londres, en donde simultaneó dicho

cargo con la licenciatura en Derecho; con posterioridad es nombrado secretario

general de la Sociedad Crinavis (de la que es presidente don Gregorio López

Bravo); actualmente está haciendo un curso de Dirección de Empresas del I. E. S.

E.

Gregorio López Bravo, con su adscripción a la Presidencia de la Comisión de

Leyes Fundamentales de las Cortes, es canal obligado por este nombramiento, para

todos los proyectos de ley relacionados con los derechos de reunión y

asociación, antes competencia de Gobernación. Ministro de Industria 1962-69,

ministro de Asuntos Exteriores 1969-1973, miembro del Opus Dei, fue uno de los

artífices del «tecnocraticismo» triunfador en octubre de 1969, con la caída del

Fraga y Castiella, únicos promotores en la década de los 60 de leyes de corte

liberal, la de Prensa y Libertad Religiosa, ncativamente.

José María López de Letona, uno de los grandes colaboradores de López Rodó en la

Comisaría del Plan de Desarrollo, se ha visto gratificado a principios de este

año con la presidencia de Empetrol, verdadero receptor estatal de la compra y

refinería del crudo que adquirimos; también fue designado procurador en Cortes

directamente por el Rey.

Otro delfín en aquella Comisaría de don Laureano, Tomás Allende, aterriza en la

presidencia de la mayor empresa del país, la Telefónica, sustituyendo a González

Bueno, nombrado por Barrera de Irimo.

Vicente Mortes, hombre también del Plan, ve cómo su antiguo subsecretario Martín

Eyries Valmaseda, es trasladado del Consejo anodino de FosBucraa, a la

Subsecretaría de Obras Públicas.

Juan Rovira Tarazona, consejero del grupo del Banco Atlántico, se ve agraciado

con la Dirección General de la Seguridad Social, con una fuerza presupuestaria

similar a la dotación de todo el presupuesto nacional.

Antonio Valero, antiguo director del I.E.S.E., ha sido nombrado recientemente

secretario general técnico del Ministerio de la Vivienda.

Un ex director general con don Gregorio López Bravo, en su época de ministro de

Industria, aparece hoy encabezando dicho Ministerio: Carlos Pérez de Bricio, el

cual nombra secretario general técnico a Eduardo Peña Abizanda, uno de los raros

diplomáticos con inclinaciones por la «tecnocracia».

De este mismo Ministerio parte la orden que nombra Vicepresidente de Iberia a

don Manuel Prado y Colón de Carvajal, hombre enormemente compenetrado con Carlos

Pérez de Bricio, amén de otras altas instancias; Federico Trenor, subsecretario

de Hacienda desde hace un mes; Rafael Orbe, subsecretario de Industria, son

otros de los reaparecidos. Sin olvidar, dentro del plazo que se inicia en

noviembre de 1975, los asaltos económicos por personas de esa misma

«procedencia», tales como el ocurrido en el Banco de Vizcaya con la presidencia

de don Ángel Galíndez y el consejero delegado Enrique Sendagorta, para finalizar

con lo ocurrido en la Caja de Ahorros de Madrid en estos últimos días en la

persona de Rafael Ardid, casado con Mariola Martínez-Bordíu.

Fernando Liñán, presidente de Aviaco, Miguel Solís, ex comisario adjunto al Plan

de Desarrollo, presidente de Ensidesa, etc.

 

< Volver