Autor: Dorao, Hilario. 
   Consagración del nuevo obispo auxiliar de Sevilla, monseñor Cirarda Lachiondo  :   
 Ofició en la ceremonia el nuncio de su santidad. 
 ABC.    30/06/1960.  Página: 61. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ABC. JUEVES 30 DE JUNIO DE 1960. EDICIÓN DE LA MAÑANA.

PAG. 61

CONSAGRACIÓN DEL NUEVO OBISPO AUXILIAR DE SEVILLA, MONSEÑOR CIRARDA LACHIONDO

OFICIO ,EN LA CEREMONIA EL NUNCIO DE SU SANTIDAD

Al solemne acto, que se celebró en Vitoria, asistieron numerosas

representaciones de Andalucía y las provincias vascongadas

Vitoria 29. (Crónica telefónica, ae nuestro, corresponsal.) La ciudad de:

Vitoria ha vivido hoy .unas horas emotivas asistiendo, a la consagración

episcopal del niievo prelado titular de Drusiliana y auxiliar del cardenal

arzobispo de Sevilla, D. José María Cirarda Lachiondo, porque considerado cumo

un vitoriano más, ya que aquí des-ai rolló toda su vida sacerdotal desde que

salió de la Universidad. Pontificia de Comillas, "fue destinado a nuestro

Seminario diocesano, contando, por ello, entre nosotros con/un sinnúmero de

amistades y, sobre todo, ´´de incalculables admiradores por´´su elocuencia, su

dinamismo y su extraordinaria ´capacidad de trabajo. En Vitoria inició su

actuación contó profesor del Seminario, distinción ~qúe dice mucho, en favor dé

:su personalidad sacerdotal, y aquí tuvo actividades diversas, entre ellas la de

ser magistral de nuestra Catedral, con un don ´de gentes y una sencillez de

palabra, dentro dé la elevada calidad de gran orador, que le había hecho

destacar con una personalidad-´ qiie´le ha, llevada .al episcopado.. Aquí a

nadie ha sorprendido su elevación´a´tal dignidad.

La ceremonia de hay ha sidq emocionante no sólo por .cuanto ofrece dentro de .la

liturgia de la Iglesia, sino más aún al ver a D. Jose ,María .Cirarda investido

d.e. los atributos episcopales. A las diez ,de la"mañana, el templo catedralicio

.se hallaba totalmente lleno. El cardenal Bueno Monreal ocupó el sitial-central

del coro de canónigos. A su alrededor,´el obispo de San Sebastián, doctor Font

Andréu, canónigos de Vitoria y otras diócesis y la Audiencia Provincial. • En el

altar central, monseñor Antoniutti, nuncio de Su Santidad, ofició cómo

consagrante la misa y rito correspondiente, ayudado como co-consagrantes por el

prelado de la diócesis de Vitoria, doctor Peralta Vallabriga, y obispo coadjutor

de Badajoz, D. Eugenio Beitia. A un lado del presbiterio y próximo al altar

mayor fue improvisado un altar para el nuevo prelado, qilien decía la misa

al´mismo tiempo que el nuncio. En otro lugar próximo se (tallaban la madre de

monseñor Cirarda con los demás familiares, y en la nave, de enfrente los

seminaristas. En la central ocuparon sitios preferentes el. alcalde de Vitoria ,

don Luis Ibárra, y su esposa, doña María del Pilar Aranda, que actuaban como

padrinos, en nombre y representación del Ayuntamiento de -nuestra ciudad.

En- otros lugares destacados del templo se hallaban las autoridades

provinciales, corporaciones .en .pleno y muchas representaciones llegadas de

diversos lugares de España.

La primera parte de la ceremonia-se de,-dicó al mandato pontificio, juramento´

de:fidelidad´del .nuevo prelado y examen, del mismo sobre la fe. Después de este

preámbulo, monseñor Antoniutti comenzó la solemne misa cantada y en su

intermedio, y al final se cumplieron las demás fases litúrgicas, canto de las

letanías de los santos, rito esencial dé la consagración y entrega, d´e

insignias episcopales y, por último, imposicion de la mitra y los guantes,

entronización :del nuevo obispo y solemne "Te. Deum". Monseñor Girará dio mas

tarde su primera bendición como prelado y finalmente hubo un

•interminable besamanos

HOMILÍA DEL NUNCIO

El nuncio apostólico pronunció la homilía del día. Su idea central´ estuvo

dedicada a destacar la importancia, de la dignidad del prelado, dando a este

respectos-unos consejos a los ´que han de ser diocesanos con el fin de que en

todo momento, sepan serle fieles, obedezcan sus consignas y las autoridades

permanezcan en contacto con él y escuchen sus ´consejos. Tener presente que se

trata de un enviado.de Dios, pero que precisa para el mejor cumplimiento de su

apostolado esa filial .adhesión de quienes como hijos de la Iglesia deben acatar

el mandato de su pastor. Monseñor Antoniutti Se manifestó paternal, haciendo

comprender a: los fieles que todas-las autoridades de la tierra distan mucho de

hallarse -tan cerca -del corazón de Dios como un obispo, haciendo resaltar que-

la Iglesia no es una, institución política, sinoja madre amorosa que acoge en su

seno a todos, Clero y fieles, para cumplir los fines que dieron origen a su

creación.

Recordó que hacía .veinticuatro años que en la misma fecha y, al igual hora,

circunstancia, que subrayó emocionado, era él" consagra obispo en la basílica dé

San Pedro de Roma´.´Terminó con unas paternales palabras pidiendo a- todos,

prestasen su leal colaboración al nuevo obispo, que ha sido colocado bajo la

advocación de Juan de. Ribera, el Santa español recientemente canonizado.

Al llegar y salir del-templo catedralicio el cardenal arzobispo. de Sevilla una

batería del Regimiento de Artillería numeró 25, con su estandarte y la banda de

música del Regimiento de infantería de Flandes, rindió honores.

A las dos de la tarde, en el Seminario diocesano, ha habido un almuerzo al que

han asistido las dignidades eclesiásticas mencionadas y otras representaciones,

entre ellas el alcalde dé Jerez de la Frontera con ocho concejales; presidente

de la Diputación Provincial de Cádiz, D. Alvaro Domecq, y señora, y un diputado;

tres-canónigos y el vicerrector del Seminario. De Sevilla vinieron el alcalde,

´D. Mariano Perez de Ayala, con un teniente de alcalde; una representación de la

Diputación-sevillana; rector de aquella Universidad, con un catedrático; deán de

la Catedral con varios canónigos, y el director de "El.Correo de Andalucía", y

otras personas. De Bilbao, el ´provisor de aquella diócesis, por imposibilidad

de hacerlo el obispo, con el vicepresidente de la Diputación, D. Hilario Bilbao.

De San Sebastián, además del prelado, el rector del Seminario can varios

profesores; de Comillas, el vicerrector de la Universidad Pontificia, con un

padre jesuíta, y un número interminable de personas más de diversos pueblos de

Guipúscoa, Vizcaya y de la provincia de ´Álava.— Hilario DORAO.

 

< Volver