Serrats Urquiza analiza el momento político español     
 
 ABC.    22/04/1975.  Página: 42. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

SERRATS URQUIZA ANALIZA EL MOMENTO POLITICO ESPAÑOL

Tarragona 21. (Servicio especial.) En los locales de Radio Tarragona ha pronunciado una conferencia el

vicepresidente de A. N. E. P. A. y procurador en Cortes, don Salvador Serrats Urquiza.

Dijo, entre otras cosas, lo siguiente:

«La enfermedad del Caudillo fue hábilmente explotada, a pesar de que tuvo la gran virtud de probar la

solidez de las previsiones constitucionales, y que se intentó poner en duda por el gran contubernio de la

llamada Junta Democrática, que pocas semanas antes fracasara en un golpe de mano político exterior de

gran alcance y ambición.»

«El empecinamiento de la oposición clandestina al régimen estalló tan pronto con el rumor (que, al menos

en Madrid, es inmediatamente escrito, fotocopiado y repartido por cientos, si no por miles —¿quién

financia esto?—) como con la noticia, que hace pensar a muchos timoratos que la liquidación del sistema

es cosa de horas.»

«La hora de la verdad culmina en el primer trimestre de este año, en el que, producida la frustración ante

la negativa a la incorporación al movimiento asociacionista por la inaceptabilidad de algunos

acondicionamientos por parte de determinados campos cuya inserción se suponía posible —campos

políticos, a nuestro juicio, respetabilísimos, aunque no compartamos sus criterios—, el panorama político

nacional se divide en este aspecto en tres grupos diferenciados:

El que desea derrocar al régimen para sustituirlo por otro bien distinto del actual, o sea, desde el liberal,

con fórmulas trasnochadas y superadas, hasta el llamado democrático popular, que se resuelve —según la

Historia demuestra— en una dictadura totalitaria al estilo comunista.

El grupo de quienes creen que el aprovechamiento de nuestro régimen está condicionado a una

inmediatividad reformista constitucional.

Y, finalmente, el de los que estamos dispuestos a utilizar los mimbres de que disponemos, porque

creemos en el perfeccionamiento posible del régimen con pleno respeto y lealtad a sus propios orígenes y

sentimos entusiasmo de servir así a la nación y a su pueblo, que con tanto sacrificio alcanzó esta

plataforma de lanzamiento que le da derecho a un porvenir seguro, aunque diferente por imperativo de sus

propias mutaciones.»

 

< Volver