Calma en Acción Social Popular     
 
 ABC.    27/04/1975.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ABC. DOMINGO 27 DE ABRIL DE 1975. PAG. 9.

CALMA ES ACCIÓN SOCIAL POPULAR

Ayer dimos la noticia de que una nueva asociación, Acción Social Popular, había saltado a la palestra del

asociacionismo. Hoy podemos añadir más datos sobre el tema.

En primer lugar, parece que los promotores de la A. S. P. se lo han tomado con calma. El próximo 27 de

mayo darán a la publicidad el programa de su proyecto asociativo y hasta pasado el verano no acometerán

la labor de encuestas que cumplirán una doble misión: por un lado, conocer la manera de pensar de las

personas a las que se quiere dirigir la asociación, y por el otro, tomar un primer contacto, aunque sea de

manera indirecta. Todo esto hace pensar que no habrá asociación para antes de 1976.

Por lo demás, hace dos días recogía un vespertino madrileño una serle de puntos que constituían el

programa base de la futura asociación. Según se nos ha comunicado en fuentes fidedignas, el tal programa

ha sido ya rebasado por un primer borrador cuya redacción no sufrirá grandes cambios en el futuro.

PROGRAMA BASE—Su gran amplitud nos impide, de momento, darlo en su integridad, aunque

podemos entresacar algunos de sus puntos más interesantes:

• Acción Social Popular se define dentro de los movimientos socialdemócratas europeos, con una

adecuación a la realidad española, y propicia la armonía de los intereses colectivos con el respeto a la

libre concurrencia de los derechos individuales.

• La garantía de la paz social deberá asentarse sobre la solidaridad y adhesión a un cambio de

norte, dentro de una democrática y libre participación política.

• El régimen político futuro debe responder a la evolución que ha experimentado la sociedad política

internacional y de manera específica el entorno europeo, en el que está integrado nuestro país. En este

sentido, hay que adecuar la legalidad vigente al nuevo horizonte político.

• Acción Social Popular, a partir de su adhesión a una monarquía que acepte el compromiso social

acorde con las exigencias de nuestro tiempo, establece los siguientes puntos:

• El nuevo sistema político debe ser democrático en la forma y de un contenido social

perfectamente definido.

• Es tarea urgente el perfeccionamiento de un marco político con garantías para la libertad y los

derechos fundamentales.

En conjunto, el informe consta de casi cinco folios y trata separadamente aspectos económicos y

sociales:

 

< Volver