Carta pastoral sobre los problemas sociales de la archidiócesis sevillana  :   
 El cardenal Bueno Monreal analiza las condiciones de trabajo de los obreros y alude al deber de la Iglesia de cooperar a la solución de las dificultades. 
 ABC.    08/03/1962.  Página: 43. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ABC. JUEVES 8 DE MARZO DE 1962.

CARTA PASTORAL SOBRE LOS PROBLEMAS SOCIALES DE LA ARCHIDIOCESIS SEVILLANA

El cardenal Bueno Monreal analiza las condiciones de trabajo de los obreros y

alude al deber de la Iglesia de cooperar a la solución de las dificultades

Sevilla 7.

Sobre los problemas sociales de la archidiócesis, el cardenal Bueno Monreal,

arzobispo de Sevilla, ha publicado la carta pastoral de Cuaresma, en la que dice

que la encíclica "Mater et Magistra", de Juan XXIII, ofrece ocasión para

recordar los principios fundamentales de interés social diocesano, y alude a la

insistencia del Romano Pontífice sobre el deber de la Iglesia a aportar su

concurso en la solución de estos problemas, en consonancia con nuestro tiempo.

Después de recordar, en primer lugar, la amargura del Papa ante las condiciones

de vida infrahumana de innumerables trabajadores de muchas naciones, monseñor

Bueno Monreal añade: "Se dan entre nosotros, singularmente en la agricultura,

demasiadas diferencias en el reparto de las riquezas junto a unos pocos que

poseen miles de hectáreas de tierra, hay millares y millares que carecen de la

más mínima propiedad. Los salarios, ya muy bajos de por sí, se ven agravados por

un paro estacional que se extiende por meses enteros. Demasiadas mujeres y

niños están sometidos en algunas tareas agrícolas a trabajos agotadores, con

abandono del hogar por aquéllas y de la escuela por los niños."

Se, refiere luego a la remuneración del trabajo o el salario justo, deplorando

los frecuentes salarios insuficientes en la diócesis, y señala que la primera

obligación de un patrono, a la hora de retribuir debidamente a sus obreros, es

conocer cuál es la cuantía del salario mínimo en la región, sin escudarse en el

cumplimiento de los salarios legales. "La justicia y la caridad pueden exigir

mucho más que las leyes, especialmente en materia social, porque la legislación

laboral no puede seguir la evolución de los acontecimientos económicos a la

misma velocidad con que éstos se desarrollan."

Habla después de los deberes de los obreros, y dice que para tener derecho a tal

salario, deben cumplir fielmente sus obligaciones, tales como el debido cuidado

del utillaje, la observancia de la reglamentación interior de la empresa y,

especialmente, trabajar con, un rendimiento normal.

Se ocupa asimismo del problema del paro obrero y de los obreros eventuales

asimilados a fijos.

La reforma de las estructuras sociales se plantea también en la pastoral del

arzobispo sevillano, para evitar la irritante desigualdad de las riquezas y los

modos de un capitalismo exclusivista, totalmente alejado de los postulados de la

Iglesia, que rigen la administración de muchas empresas, tanto ´industriales

como agrícolas, y a este efecto cita normas de la reciente encíclica de Juan

XXIII.

"Una empresa más cristiana, en la que verdaderamente se cumplan los principios

cristianos, hay que implantar en la archidiócesis, pues la justicia ha de ser

respetada no sólo en la distribución de la riqueza, sino en cuanto a la

estructura de las empresas, porque en la naturaleza de los hombres se halla

involucrada la exigencia de empeñar la propia responsabilidad y perfeccionar el

propio ser. Es preciso que Las empresas, ademas de perfeccionar el ser de sus

trabajadores, administre la distribución de sus ganancias según la justicia y la

equidad."—Cifra.

EL PAPA RECIBE LA CENIZA CUARESMAL

Ciudad del Vaticano y su Santidad Juan XXIII ha recibido hoy la ceniza en la

Misa de esta mañana, con motivo de la

 

< Volver