Los ataques a la persona humana y a la libertad de los pueblos provocan la actual situación internacional  :   
 La paz debe fundarse en la verdad, superadora del mito de la fuerza y del nacionalismo. 
 ABC.    24/12/1959.  Página: 55-56. Páginas: 2. Párrafos: 20. 

ABC JUEVES 24 DE DICIEMBRE DE 1959. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 55

LOS ATAQUES A LA PERSONA HUMANA Y A LA LIBERTAD DE LOS PUEBLOS PROVOCAN LA

ACTUAL

SITUACIÓN INTERNACIONAL

LA PAZ DEBE FUNDARSE EN LA VERDAD, SUPERADORA DEL MITO DE LA FUERZA Y DEL

NACIONALISMO

Radiomensaje navideño de Su Santidad Juan XXIII ante el Sacro Colegio y dirigido

a todo el mundo

Ciudad del Vaticano 23. Su Santidad Juan XXIII ha pronunciado a mediodía de hoy

el segundo mensaje de Navidad de su pontificado, dirigido a todos los países y

consagrado especialmente a la paz en el mundo.

El Papa, habló ante micrófonos de plata, desde su Trono en la Sala de

Consistorios, en respuesta a la felicitación de Navidad y Año Nuevo que le fue

formulada por el cardenal Eugene Tisserant, decano del Sacro Colegio, en nombre

y en presencia de los, restantes cardenales que se encuentran en Roma, prelados

de la Curia y altos dignatarios seglares del Vaticano.

El mensaje del Papa, que duró veinticinco minutos, pronunciado con voz clara y

firme, ha sido retransmitido por Radio Vaticano en conexión con diversas

emisoras italianas y extranjeras.

Dijo entre otras cosas el Romano Pontífice, que los últimos acontecimientos han

creado una atmósfera de mejoramiento de la situación internacional que ha

producido esperanzas en muchas mentes, después de haberse vivido durante tanto

tiempo en un estado de pretendida paz, en una situación de gran inestabilidad,

que más de una vez ha estado amenazada por una ruptura completa.

Agregó qué, sin embargo, debe ponerse de relieve que la pacificación por la que

la Iglesia pide continuamente sería completamente imposible si se creyese

erróneamente que se trataba de una relajación de su firmeza Lente a ideologías y

sistemas de vida que están en total e irreductible oposición con las enseñanzas

católicas.

El Papa dijo también que esta pacificación por la que reza :a Iglesia católica

no denota en absoluto indiferencia, ante las quejas que llegan a Nos desde las

desgraciadas tierras donde los derechos del hombre son ignorados y la falsedad

es adoptada como sistema. Y todavía menos, puede olvidarse, según agregó el

Padre Santo, el doloroso calvario de la "iglesia del silencio" (en los paises

comunistas), donde los confesores de la fe, rivalizando con los primeros

mártires cristianos, se exponen a sufrimientos y tormentos sin fin por la causa

de Cristo.

Añadió, el Romano Pontífice que estos hechos evidente? nos ponen en guardia

contra excesivos optimismos; y hacen que nuestras oraciones sean cada vez más

intensas para un auténtico retorno universal hacia el respeto a la libertad

humana y cristiana. Y dijo a este respecto que puesto que los hombres de nuestro

tiempo no han llevado a la práctica lis condiciones básicas para la paz, los

caminos de Dios hacía este fin no son los que los hombres han seguido.

LA ANORMAL SITUACIÓN PRODUCIDA POR LA ULTIMA GUERRA

El Padre Santo se refirió a continuación a la anormal situación producida por la

última postguerra, que ha creado—dijo—dos bloques con todas sus difíciles

condiciones de convivencia. No existe un estado de guerra, según agregó él Papa,

pero tampoco existe esa paz a la cual las naciones aspiran tan ardientemente.

Como ha ocurrido siempre—añadió el Romano Pontífice—, debido a que la auténtica

paz es indivisible en sus diversos aspectos, no se logrará su éstablecímiento en

el plano social ni internacional sí no se consigue, en primer lugar, implantarla

en el interior de los hombres. Y para esto se requiere, ante todo, según

insistió el Papa; la existencia de hombres de buena voluntad.

Después de decir que no existe ninguna seria posibilidad de llegar a una

solución del problema del desarme, señaló el Romano

Pontífice como causas de la actual situación internacional las siguientes:

La violación de los derechos y dé la dignidad de la persona humana y el

desconocimiento de aquellos derechos referentes a la familia y al trabajo.

La transgresión del orden jurídico y del valioso ideal de que el Estado se

mantenga dentro del espíritu cristiano. Los ataques a Ja libertad, .integridad y

seguridad de otras naciones, en todos sus grados. La opresión sistemática de las

características culturales e idiomáticas de las minorías nacionales Los cálculos

egoístas de todos aquellos que luchan por conseguir el control de los recursos

económicos y materiales que son di uso común, perjudicando con ello, a las de

taifa personas. Y, en particular, la persecución de la Religión .y de la

Iglesia.

BASE DE LA PAZ: LA VERDAD

El Romano Pontífice continuó diciendo que quería rendir homenaje a todos

aquellos qué propugnan la paz en el mundo: estadistas, experimentados

diplomáticos y escritores influyentes; pero que los esfuerzos humanos´para

conseguir, la paz .están todavía muy lejos del puntó donde tendrían que

encontrarse el Cielo y la Tierra. El hecho es, según puso de relieve el Padre

Santo, que la auténtica paz no puede venir sino de Dios;y, solamente tiene un

nombre "Pax Christi", la paz de Cristo.

Juan XXIII insistió en que la base de la paz internacional debe ser, sobre todo,

la verdad, y afirmó que en las relaciones internacionales es también válida

aquella frase del Evangelio de San Juan en la que se dice: "La verdad os hará

libres." Por lo : tanto; es necesario superar ciertos conceptos erróneos: el

mito de la fuerza, el nacionalismo y todo aquello que pueda perjudicar a las

buenas relaciones entre los distintos países, y, en cambio, establecer un modo

pacífico de vida basado en principios morales, según enseña la recta razón y la

doctrina cristiana.

Añadió el Papa que si los hombres practicasen la verdad, la justicia y la

caridad, sería posible hablar de una verdadera vida en común y no meramente de

una coexistencia, la cual, precisamente porque no se inspira en estas ideas de

mutua dependencia, levanta barreras .tras las cuales surgen redes de sospechas,

tensores y miedo. Pero, ¿cómo—preguntó el Pontífice—puede llegarse a una

verdadera paz sobre los dos pilares del orden y de la concordia si las personas

que tienen posiciones de responsabilidad pública no se reconocen a sí mismas

como sujetos de las leves morales eternas?

"EL HOMBRE HA SIDO TRATADO COMO UNA MAQUINA"

El Padre Santo dijo a continuación que sería necesario eliminan los obstáculos

levantados por la malicia humana, cimentados sobre la propaganda de la

inmoralidad, la injusticia social, el paro forzoso, el violento contraste de

ciertos privilegios, la falta de proporción entre el progreso técnico y el:

progreso moral de las naciónes, la continuación de la carrera de armamentos y en

la falta de una posibilidad actual de llegar a una solución en el problema del

desarme.

En relación con la paz social, el Papa dijo que las dificultades existentes se

deben sobre todo a que el hombre ha sido tratado casi exclusivamente como una

máquina, una mercancía, una pieza sin valor dentro de una gran maquinaria, o sea

una mera unidad productora.—Efe.

INVITACIÓN DEL PAPA A LOS OBISPOS DE TODO EL MUNDO

Ciudad del Vaticano 23. Él decano del Sacro Colegio, cardenal Tisserant, ha

revelado que el Padre Santo ha pedido a todas las Sagradas Congregaciones de la

Curia Romana ,que inviten a obispos del extranjero a sus reuniones plenarias,

para que participen en ellas con sus consejos y recojan enseñanzas.

La medida, dijo el cardenal, permitirá a los obispos poner su "experiencia

pastoral" al servicio de la Curia.—Efe.

AUDIENCIA PONTIFICIA

Ciudad del Vaticano 23. El Padre Santo, horas después de haber pronunciado su

discurso navideño; recibió en audiencia general, én la Sala Consistorial del

Palacio Vaticano, a unas mil quinientas personas, entre ellas, numerosos niños.

El Pontífice les dirigió unas palabras, resaltando el espíritu de "amor y

paciencia" de la Navidad. Dijo también, después de, haberle interrumpido el

lloro de un bebe, que los niños son "los primeros en el corazón de Cristo".

Siete ñiños italianos de cuatro a seis años de edad felicitaron las Navidades al

Papa y

le regalaron un ramo de tiores mancas. Efe.

MISAS EN LA NUEVA IGLESIA DE SAN PEDRO MÁRTIR

En el templo, recientemente inaugurado en Alcobendas, del convento de los Padres

Dominicos, rige el siguiente horario de misas los domingos y días festivos:

A las siete, ocho, nueve, once, una y seis de la tarde. Igualmente, a las diez

habrá misa solemne, y a las doce, misa rezada con plática en inglés. Hoy se

oficiará la Misa del Gallo á las doce de la noche.

 

< Volver