"La época difícil que la iglesia está viviendo nos obliga a cerrar filas con el romano pontífice para oírle con religiosa obediencia"  :   
 "Es rigurosamente obligada la comunión jerárquica de los obispos con el sucesor de Pedro". 
 ABC.    29/06/1969.  Página: 29-30. Páginas: 2. Párrafos: 22. 

ABC. DOMINGO 29 DE JUNIO DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA.

LA IGLESIA EN EL MUNDO DE HOY

«LA ÉPOCA DIFÍCIL QUE LA IGLESIA ESTA VIVIENDO NOS OBLIGA A CERRAR FILAS CON EL

ROMANO PONTÍFICE PARA OÍRLE CON RELIGIOSA OBEDIENCIA»

Monseñor Morcillo recuerda, en el Día del Papa, el papel que en la Iglesia tiene

el Vicario de Cristo

"ES RIGUROSAMENTE OBLIGADA LA COMUNIÓN JERÁRQUICA DE LOS OBISPOS CON EL SUCESOR

DE PEDRO»

En la mañana de hoy—Día del Papa—se celebrará en Madrid una solemne misa que

será celebrada por el arzobispo monseñor Morcillo, a la que seguirá un tedeum

oficiado por el nuncio de Su Santidad, monseñor Dadaglio.

La Oficina de Prensa del Arzobispado ha anticipado a la Prensa el texto de la

homilía que monseñor Morcillo pronunciará en esta ceremonia y en la que dice,

entre otras cosas, lo siguiente:

"Con valor inequívoco se manifiesta el primado de Pedro en la solemne

presentación de la Iglesia al mundo, cuando el mismo día de Pentecostés, Pedro,

"acompañado de los Once, alzó su voz" y dirigió a la muchedumbre congregada en

Jerusalén el discurso que trajo a la primitiva comunidad "unas tres mil

personas" (Act., 2, 14 ss.). De acuerdo con los Apóstoles, y acompañado por

Juan, es Pedro también quien hace un viaje de inspección a los que en Samarla

"habían recibido la palabra de Dios" y los confirma en la fe (Act., 8, 14 ss.).

Y él es quien "mientras la Iglesia disfrutaba de pac... recorría los diversos

lugares" Inspeccionando, predicando y haciendo milagros (Act, 9, 31 ss.).

La Iglesia, es cierto, ha sido confiada por Jesucristo a Pedro y al Colegio de

los Apóstoles: a Pedro en primer lugar y a él solo como roca sobre la que se

edifica la Iglesia con tal solidez que el poder de la muerte no podrá contra

ella" (Mt., 16, 18); y al Colegio Apostólico en segundo lugar como solidario de

Pedro y dirigido y confirmado en la fe por éste.

Los poderes de Pedro son personales y pueden ser ejercidos por él sin más

condicionamiento que la fidelidad al Evangelio. Los poderes del Colegio, en

cambio, están condicionados por esa misma fidelidad al Evangelio y por la

comunión jerárquica con Pedro, que es su cabeza.

En la lógica, pues, del Vaticano II, lo mismo que en la lógica del Evangelio,

entra como rigurosamente obligada la comunión jerárquica de los obispos y de

todo el Cuerpo episcopal con el sucesor de Pedro para no enseñar ni hacer nada

que contradiga a sus enseñanzas o que contravenga a las normas morales que de él

emanen. Pero ni la lógica, ni el espíritu, ni la letra del Vaticano II obligan

al Papa a someter su magisterio al magisterio de las Iglesias particulares o de

las Conferencias Episcopales nacionales o internacionales.

Las Conferencias Episcopales son una forma contingente 7 mudable de la acción

pastoral de los obispos. La colegialidad, por lo mismo, no se manifiesta en

ellas más que embrionario y muy imperfecta. La plena expresión de la

colegialidad es el Concillo Ecuménico. Pero en la lógica y el espíritu del

Concilio nos parece claro que el sucesor de San Pedro oiga a las Conferencias en

todas aquellas cuestiones concernientes a la acción pastoral que, por ser de

índole práctica y estar condicionadas por circunstancias muy variables,

solamente pueden ser bien conocidas por los pastores que siguen de cerca a la

comunidad y viven en ella.

Y absurdo seria pensar que si Pedro en su magisterio no está sometido a los

Once, pudiera estar sujeto a los laicos que ninguna misión magisterial han

recibido en la Iglesia, aunque pueden y deben dar testimonio da la verdad que la

Iglesia tiene por revelada 7 ha sido legítimamente transmitida por la tradición.

Por otra parte, hemos visto a los sucesores de Pedro, en los momentos históricos

más relevantes del ejercicio de su magisterio, pedir a los obispos dispersos por

el orbe, como testigos auténticos que son de las Iglesias particulares, su

parecer y su voto. Los hemos visto también pedir a peritos seglares su dictamen

en aquellas materias que, por su conexión con la fe o con los preceptos morales

del Evangelio, no podían resolverse sin previo esclarecimiento técnico. Ni Pedro

ni sus sucesores, al enfrentarse a sus inmensas responsabilidades, han eludido

las consultas necesarias ni han tomado caminos que separan a extramuros de la

Iglesia.

La época difícil que la Iglesia está viviendo nos obliga a cerrar nías con el

Romano Pontífice para escucharle con religiosa obediencia, para ayudarle con

nuestra docilidad a sus leyes y normas, para defenderlo de los ataques que

recibe, para colaborar generosamente con él en las tareas apostólicas que nos

proponga. En la Iglesia no puede haber periferia ni centro, pues todos somos

unos en Cristo."

AMAR AL PAPA, DIFÍCIL TAREA DE CREYENTES

"Hoy no es fácil tener un puesto de responsabilidad en la Iglesia." Lo decía

Pablo VI el pasado martes y, sin duda, lo decía por experiencia. Pontífice viene

de puente, y en las guerras son siempre los puentes lo primero que se bombardea.

Y hoy hay guerra en la Iglesia, fría o caliente, no sé, pero guerra. Agid

estamos cada uno con nuestro cañoncito, dispuestos a defender nuestro trozo de

fe como una fortaleza, y no contra el hereje, sino contra el hermano que ha

cometido el terrible delito de vivir esa misma fe de otra manera, con otro

vocabulario, con diferente estilo. Y en medio, Pablo VI. Manejando el timón

doloridamente, aparentando "dar bandazos" cuando en realidad lo que hace es

buscar obstinadamente la verdad, no por él camino de en medio, sino donde esté,

es decir, unas veces más a la derecha y afra» veces más a la izquierda. Y

siempre en el amor.

Y es este afán de unir las dos riberas lo que hace que no resulte nada sencillo

esto de amar a Pablo VI. Y es esa fidelidad a su misión de puente lo que crea en

cada -uno de nosotros un bien diferente estilo de obediencia a su palabra.

Hay quien lee sus discursos para Juzgar al Papa. Subidos en los escabeles de

nuestros propios dogmatismos, cada uno do nosotros sabe muy bien lo que el Papa

"debería decir", cuantió debería hablar y a quienes debería condenar o

canonizar.

Hay quien prefiere fragmentar al Papa. Y por ahí andamos todos con nuestro

"pedazo de Papa" a cuestas. Y hay los "católicos de Humanae vitae" y los

"católicos de Populorum Progressio", los entusiastas del Pablo VI que viaja a

Fátima y los partidarios del Pobló VI que vuela a Ginebra.

Hay quien juega al deporte de acaparar al Papa. Quien más, quien menos, todos

estamos muy convencidos de que "Pablo VI está con nosotros". Y para demostrarlo

exhibimos nuestra) fragmentos de discurso hábilmente recortados.

Por no faltar no falta quien trate de enarbolar al Papa, convirtiendo su persona

y sus discursos en armas arrojadizas. En esta linea ya ni se busca siquiera que

el Papa nos dé la razón, sino que "se meta" con nuestros adversarios.

Y—¿cómo no?—hay también los amigos de politizar al Papa, los que dicen que es

"poco amigo de España" o "demasiado francés", los que quisiéramos dirigir al

Pontífice hacia nuestros deseos más que dejarle que dirija la Iglesia.

Y lo grave es que juzgando, fragmentando, acaparando, enarbolando o politizando

al Papa destruimos la misma esencia de su misión de centro de la unidad de la

Iglesia y de maestro universal. Y, para colmo, resulta luego que Pablo VI no se

deja encabillar: y ten día su discurso desborda a quienes creían tenerlo bien

"domesticado". Y surge, un día a la derecha, otro día a la izquierda, otro día

en quienes presumían de centro, la decepción, la cólera más o menos visible. O

las interpretaciones más o menos tontas de que el Papa no nos comprende o está

mal informado.

Hoy—Día del Papa, sexto aniversario de la coronación de Pablo VI—sería una buena

fecha para que cada uno de nosotros realizara su "examen de Iglesia", sabiendo

que es fácil amar al Papa y obedecer a su palabra cuando dice lo que nosotros

esperábamos, pero que el Verdadero amor se demuestra precisamente cuando sus

discursos desbordan nuestros cálculos o nuestras esperanzas. Obedecer al Papa no

es tratar de adaptarle cada día a nuestras ideas y aun a nuestros prejuicios,

tino esforzarnos por adaptar nuestra cabeza y nuestro corazón a su palabra. Pues

no se trata de temar a un Pontífice porque nos gusta, sino porque lo es.—P.

MARTIN DESCALZO.

NOMBRAMIENTOS EN ACCIÓN CATÓLICA

Según informa la Agencia Cifra, la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar ha

nombrado consiliario de la Comisión nacional de maestras de Acción Católica a

don Juan Mairena Valdayo. También ha nombrado a don Diego Fuertes Sánchez

presidente de la Comisión nacional de la Juventud rural de la Acción Católica, y

a doña Carmen Julián Bielsa, presidenta de la Comisión nacional de Juventud

rural dé Acción Católica femenina.

MONSEÑOR INFANTES: "URGEN CAUCES DE DIALOGO EN LA IGLESIA»

Sevilla 28. "Estamos en el momento de poner todos de nuestra parte cuanto hace

falta para conseguir el ámbito de participación responsable dentro del marco

jerárquico de la Iglesia", dice monseñor Infantes Florido en un artículo que

publica hoy "E1 Correo de Andalucía".

"De este modo—dice el obispo de Canarias—quedarían fuera de lugar las

actividades de grupos de presión, las manifestadones de "contestatarios", las

avalanchas de escritos y pliegos de firmas. Es cierto que las tensiones

constituyen un conjunto de fuerzas de grandes posibilidades, pero unas veces por

no venir rectamente dirigidas, otras por no contar con instituciones o medios

establecidos, o no encontrar la responsabilidad de. quienes puedan orientarlas,

se descomponen lamentablemente en la esterilidad o el escándalo."—Cifra.

SE REUNIÓ EL CONSEJO DE CARDENALES

Ciudad del Vaticano 28. En la sala de Congregaciones del Palacio Apostólico

Vaticano se celebró esta mañana la reunión del Consejo de Cardenales, al que

presiden los diversos dicasterios de la Curia Romana.

La reunión, llamada en algunos medios el "Consejo de ministros vaticano", fue

presidida por el secretario de Estado, cardenal Jean Villot, y, como es

tradicional, no han sido divulgados los temas tratados en la misma.—Efe.

CARDENAL TABERA: ES NECESARIO REVISAR EL CONCORDATO

Oviedo.—"El Estado español y la Santa Sede se otorgan mutuos privilegios en el

vigente Concordato", dijo el cardenal-arzobispo de Pamplona, doctor Tabera,

durante substancia en Gijón, a donde llegó para bendecir un altar de la capilla

del colegio del Santo Ángel. Agregó monseñor Tabera que espera que el Concordato

sea revisado y que se introduzcan en él las reformas pertinentes según el

criterio de ambas altas partes contratantes.—Fiel.

MONSEÑOR DÍAZ MERCHAN, ASESOR DE LA DELEGACIÓN DE JUVENTUDES

Por la Conferencia Episcopal Española ha sido nombrado asesor religioso de la

Delegación Nacional de Juventudes, el doctor don Gabino Díaz Merchán, obispo de

Guadix-Baza.

Sucede en el cargo a monseñor Leopoldo Eijo Garay, difunto obispo de Madrid-

Alcalá y patriarca de las Indias Occidentales.

 

< Volver