"Hoy estamos buscando más luz en los problemas sacerdotales, no soluciones debilitadoras del compromiso sacerdotal", dice monseñor Oses  :   
 Los obispos de Cataluña estudian el descenso de vocaciones, sus causas y sus remedios. 
 ABC.    05/03/1970.  Página: 33-34. Páginas: 2. Párrafos: 9. 

JUEVES 5 DE MARZO DE 1970.

LA IGLESIA EN EL MUNDO DE HOY «HOY ESTAMOS BUSCANDO MAS LUZ EN LOS PROBLEMAS

SACERDOTALES, NO SOLUCIONES DEBILITADORAS DEL COMPROMISO SACERDOTAL», DICE

MONSEÑOR OSES

«En el fondo de muchas tensiones de las que se hace eco la Prensa hay ese afán

de superación evangélica»

LOS OBISPOS DE CATALUÑA ESTUDIAN EL DESCENSO DE VOCACIONES, SUS CAUSAS Y SUS

REMEDIOS

Madrid. (De nuestra Redacción.) Al aproximarse el día de San José, fecha en que

tradicionalmente se celebra el Día del Seminario, varios prelados españoles se

han venido planteando él problema de las vocaciones. Ayer se reunieron en

Barcelona los obispos de las diócesis catalanas y dedicaron a este tema el

centro de sus trabajos. En el comunicado oficial ayer emitido se dice cómo los

obispos tomaron conciencia del hedió de "un notable descenso de vocaciones"

registrado en los últimos seis años.

"Después de un amplio comentario sobre las diversas causas que repercuten en la

crisis del seminario menor—dice el comunicado—se reafirma la validez y

permanencia de dicha institución para el desarrollo de los gérmenes de vocación

de los adolescentes, debiendo proseguirse en el esfuerzo de su renovación y

progresivo perfeccionamiento, al mismo tiempo que se ve la necesidad de

experimentar nuevos caminos para la pastoral de vocaciones."

La hondura del problema de las vocaciones y los seminarios aparece especialmente

en el número monográfico que la revista "Vocaciones", órgano de la Comisión

Episcopal de Seminarios, ha dedicado a comentar la convivencia nacional de

seminarista! celebrada hace unos meses en Avila y de la que informamos

oportunamente en estas páginas.

En este número especial de "Vocaciones" se publican oficialmente los datos de la

encuesta realizada en los seminarios españoles, algunos de los cuales muestran

al vivo las radicales aspiraciones de los actuales seminaristas en sus

aspiraciones de .reforma. Así, por ejemplo, nos encontramos que el 60 por 100 de

los seminaristas no están da acuerdo con la imagen del sacerdote como "un hombre

distinto" sociológicamente separado de la comunidad; que el 52 por 100 cree que

debe cambiarse la ley del celibato obligatorio; que el 50 por 100 son

partidarios de que el sacerdote simultanee su ministerio sacerdotal con un

trabajo profesional o manual. Asimismo vemos que el 62 por 100 de los

seminaristas opinan que el seminario les envuelve en una atmósfera ficticia y el

68 por 100 no admite las formas en que están organizados los seminarios

actuales. Y con referencia a la organización pastoral de sus diócesis nada menos

que un 71 por 100 se muestra en desacuerdo y se eleva al 93 por 100 la

proporción de quienes las juzgan poco eficaces, ineficaces u obstaculizadoras.

MONSEÑOR OSES: UN NUEVO ESTILO DE SEMINARIOS

Una visión equilibradora del problema aparece en la exhortación pastoral

publicada por monseñor Oses, obispo auxiliar y administrador de Huesca, primer

documento publicado por el joven prelado.

"En casi todas las naciones—escribe—, y también en la nuestra, se están haciendo

trabajos con toda seriedad para descubrir los reales problemas del sacerdote y

buscar unos posibles caminos de solución, Y no pensamos que la Iglesia, ni la

mayoría de los sacerdotes, buscan unas soluciones facilonas y debilitadoras del

tuso sacerdotal, como si todo se

redujese a querer eliminar la ley del celibato y a vivir un sacerdocio sin

barreras. Precisamente se Quiere buscar más luz en todos los problemas, y

también en el celibato sacerdotal, para vivir un sacerdocio más exigente según

el Evangelio, más parecido a Cristo pobre, servidor y humilde, más cerca de

todos los hombres, especialmente de los necesitados. Muchos de los disturbios

sacerdotales de loa aue ce hace eco la Prensa, llevan en el fondo esa superación

evangélica, aunque las formas externas pueden ser más o menos llamativas y aún

discutibles".

"Por ahí anda—prosigue—la crisis sacerdotal, por caminos de tanteo, inseguros,

muchos de los cuales es fácil que fracasen; otros pueden servirnos si la

experiencia nos lo confirma. Y en el fondo de esta incertidumbre e inseguridad

está latiendo el misterio de la Iglesia, peregrina y humilde, que se siente

débil y debe apoyarse como seguridad última en la fe en Jesucristo. La fe en la

Iglesia, en su sacerdocio, es cierta, Indefectible, pero la vivencia de esa

misma fe en sus realizaciones concretas, como el sacerdocio en cada época,

participa de la oscuridad de nuestro ser de peregrinos".

´Dentro de esta perspectiva sacerdotal —concluye monseñor Oses—hay que situar el

problema del Seminario. El Seminario debe buscar dar una formación sólida,

humana y cristiana, abriendo las perspectivas posibles de un joven cristiano en

el mundo y en la Iglesia, perspectivas que son de vida consagrada a Dios en la

vida religiosa o en la vida sacerdotal, o de vida matrimonial cristiana. Y

dentro de esas posibilidades, ayudar a la realización personal, libre y

responsable de cada uno. Y los colegios, institutos, etc., si son cristianos de

verdad deben buscar idéntica orientación. Por eso yo diría que el Seminario, que

significa "semillero" de vocaciones, ha calido de los muros de los Seminarios

tradicionales y ha invadido todos los campos donde hay juventud, obligándonos a

un planteamiento más hondo de la pastoral vocacional, que ya no compromete tan

soló a los superiores del Seminario, sino a los padres, parroquias, colegios,

institutos, todos".

 

< Volver