Información religiosa; Los obispos españoles ante la fiesta de San José Obrero: el obispo de Canarias. 
 Duras condiciones de trabajo     
 
   30/04/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

EL OBISPO DE CANARIAS

Duras condiciones de trabajo

La pastoral que ha hecho publica monseñor Infantes, obispo de Canarias, baja a

problemas más concretos y dramático» y señala dos "situaciones serias": el

descanso dominical especialmente en el puerto y las duras condiciones en que se

desarrolla la aparcería y el empaquetado de frutos en su diócesis.

Recuerda el obispo a los empresarios y patronee que sus obligaciones respecto

del trabajador no terminan en el salario. Insiste el prelado en que la ley del

descanso dominical no sólo tiene una finalidad religiosa, la de que el hombre

cuente con tiempo para honrar a Dios, sino que, ademas, tiene otro sentido no

menos sagrado, por cuanto honra a la propia humanidad deificada por Dios. A

saber la institución de un tiempo libre que sirva para el descanso y el cultivo

de las facultades superiores. El descanso, además, debe ser organizado

debidamente, protegido en todos los sectores de. la sociedad, promocionada tanto

por Organismos y Empresas como por Asociaciones y particulares.

"Uno de los temas laborales que exigen urgente atención es el del cultivo del

tomate y el almacenado y empaquetado de frutos. El doloroso estado de cosas en

este sector del mundo laboral fue reconocido y denunciado públicamente por el

ministro secretario general del Movimiento y delegado nacional de Sindicatos en

su visita del mes de febrero pasado. Solía dijo en aquella ocasión: "No es

posible que esos trabajadores sigan viviendo como están viviendo". Prometió

llevar el problema al Consejo de Ministros.

Por otro lado, el problema merece el interés y la preocupación de Organismos

especiales y de personas responsables, que es digno de todo reconocimiento. Pero

queda todavía mucho por hacer, ya que son durísimas las condiciones del trabajo

del aparcero, que se encuentra, en cierto sentido, en situación de inferioridad

psicológica, moral y económica."

Al final de la carta, el obispo se dirige a las obreras, trabajadores,

empresarios y patronos con estas palabras: "Se os ha entregado la transformación

de la tierra para que impulséis su progreso hacia la meta final. Buscad la mutua

comprensión y el diálogo para contribuir al mejoramiento del mundo del trabajo".

 

< Volver