La iglesia se enfrenta a un poder perfectamente organizado para propagar el ateísmo  :   
 Es obligación de los católicos la obediencia a la autoridad eclesiástica y a la civil. 
 ABC.    09/11/1960.  Página: 43-46. Páginas: 4. Párrafos: 93. 

ABC. MIÉRCOLES 9 DE NOVIEMBRE DE 1960.

LA IGLESIA SE ENFRENTA A UN PODER PERFECTAMENTE ORGANIZADO PARA PROPAGAR EL

ATEÍSMO

ES OBLIGACIÓN DE LOS CATÓLICOS LA OBEDIENCIA A LA AUTORIDAD ECLESIÁSTICA Y A LA

CIVIL

Homilía del obispo de Málaga con motivo del Día del Papa

Durante el acto religioso celebrado en la catedral de Málaga el domingo. Día del

Papa, y ante los numerosos fieles que llenaban el templo y las autoridades, el

obispo de la diócesis, doctor Herrera Oria, pronunció una homilía, de la que

reproducimos los párrafos más esenciales. Dijo el prelado:

PROSEUTISMO DEL ATEÍSMO SOVIÉTICO EN EL MUNDO

Unimos la fiesta de Cristo Rey a la fiesta del Papa.

Cristo es Rey. No disputa reinos humanos. Es Rey de la verdad.

La Iglesia, columna de la verdad, es un gran ejército. El jefe supremo, es el

Papa y los obispos son los generales a sus órdenes.

Los cristianos son soldados de Cristo.

"Trabaja como buen soldado de Cristo" (2 Tim., 2-3).

Todo católico tiene la obligación de defender la verdad y de propagaria. El

deber es de todos los tiempos desde los días apostólicos.

En la época moderna y contemporánea, dicho deber es más grave y urgente.

La Iglesia se encuentra hey frente a otro ejército perfectamente organizado

para la propaganda, atea.

El último pian del comunismo soviético. que el mundo ha conocido, nos apremia a

todos a "despertar del sueño", a avivar el seso y a dejar cuestiones secundarias

para colocarnos, en el puesto de combate que la conciencia y el honor exigen.

El comunismo avanza decidido fuera.de Rusia a la conquista de la Universidad.

Rusia ha creado la llamada Universidad da:la Amistad, dotada de un número de

becas para extranjeros que, según las estadísticas que tengo por más fidedignas,

alcanza a las 12.000: Cuatró mil de ellas están destinadas al mundo occidental.

Ocho mil al afroasiático. Rusia pretende apoderarse de la mente y del corazón de

la juventud universitaria trasladándola, durante los años en que se forma el

hombre, a las Universidades soviéticas. En el mundo occidental. Rusia se ha

fijado especialmente en Iberoamérica.

Angustiosas son las noticias que se reciben del mundo hispánico.

Oíd la siguiente informacion de una autorizadísima carta escrita desde Bogotá.

Carta que fue solicitada para comprobar las reiteradas denuncias, acompañadas de

voces de socorro y ayuda, qué habíamos recibido de nuestros hermanos de

Colombia.

Son datos ciertos que la Alemania oriental ha concedido 300 becas para

estudiantes colombianos y que salen expediciones universitarias para Praga,

Moscú y Pekín.

Sólo de Medellín han salido 100 estudiantes para Moscú, y no para hacer una

visita rápida, sino para estudiar allí durante varios años cursos

universitarios.

Rusia ha creado también 500 becas en Bogotá.

La China soviética ha invitado a más dé un centenar de prominentes figuras

políticas colombianas a visitar Pekín.

Para la formación de líderes sindicales y agentes subversivos en los campos se

utilizan más bien centros técnicos creados en Cuba, adonde viajan con mucha

frecuencia grupos de dirigentes obreros para realizar cursos de agitación de

tres o cuatro meses; en la preparación de huelgas y en las .luchas callejeras.

OBEDIENCIA A LA JERARQUÍA ECLESIÁSTICA

La moderna organización de la Iglesia para la difusión de la verdad no nace como

una contestación g, la organización comunista. Es anterior a ella. La Carta

Magna, pontificia, que recuerda el deber que os predico, es de 1890. Hace

setenta años que León XIII escribió la "Sapientiae Christianae".

La encíclica considera a la Iglesia como un ejército en orden de batalla.

A los soldados del más ´´Fuerte"—Cristo—recuerda el Papa que "hay deberes cuya

exacta y fiel observancia, si siempre fue necesaria para la salvacion, lo es

incomparablamente más en estos tiempos" ("Sap. Christ.) 18).

¿A que deberes alude el papa? A los de que "cada uno está obligado a propagar la

fe delante del otro, ya para instruir y confirmar a los demás fieles ya para

reprimir la audacia de los Ínfieles" ("Suma Teológica". 2,2-3-2 ad 2. Citado en

"Sap. Christianae").

Tal es

"uno de los principales deberes que nos juntan con Dios y con la Iglesia".

Si la Iglesia es un ejército bien organizado, la Iglesia necesita de la

disciplina, los mandos y la jerarquía.

La dirección del ejército está confiada al Papa y a los obispos, que son la

jerarquía de jurisdicción. Y "esta composición y conformación de la sociedad

cristiana de ningún modo se puede mudar, como tampoco es permitido a cada uno

vivir a su antojo o escoger el modo de pelear que más le agrade, porque

desparrama y no recoge el que no recoge con la Iglesia y con Jesucristo" (Lucas,

11,23).

Y termina León XIII con estas gravísimas palabras:

"y, en realidad, pelean contra Dios todos los que no pelean con El y con la

Iglesia" ("S. Christ.", 22).

En otros términos. Pelea contra Jesucristo todo elque no pelea a las órdenes del

Papa y de los obispos.

Y para evitar subterfugios a los de espíritu inquieto e indisciplinado, escribe

León XIII:

´´nadie crea que se ha de obedecer a la autoridad del prelado y principalmente

al Romano Pontífice solamente en lo que toca a los dogmas".

"Ni tampoco basta con admitir con sincera firmeza, las enseñanzas que la

Iglesia, aunque no estén definidas con solemne declaración, propone con su

ordinario y universal magisterio, como reveladas por Dios."

Los deberes de los católicos se extienden a más. Tienen obligación de "dejarse

regir, y gobernar por la autoridad y dirección de los obispos y, ante todo, por

la Santa Sede" ("Sapientiae", c. 29).

Son "no pocos" los que combaten en la Iglesia, pero "no según la prudencia del

espíritu", sino "según la prudencia de la carne" ("S.". 41,42).

Son los que

"movidos por .un engañoso celo y, lo que sería peor, por ocultos fines, se

apropian un papel que lio les pertenece". "Quisieran que todo en la Iglesia se

hiciera según su juicio y capricho, hasta el punto de que todo lo que se hace de

otro modo lo llevan a mal o lo reciben con disgusto." ("Sapientiae" 43.)

Tal proceder

"no es seguir la legítima autoridad, sino ir delante de ella y hacerse los

particulares con los cargos propios de los superiores, con grave trastorno del

orden que Dios mandó se guardase perpetuamente en su, Iglesia y que no permite

sea violado impunemente por nadie" ("Sapientiae". 43). Eco del espíritu y de las

palabras de San Pablo:

"estamos prontos a castigar toda desobediencia ya reduciros a perfecta

obediencia" (2 Cor., 10,6).

Y no se refiere el Pontífice solamente a algunos legos poco formados o mal

aconsejados. La lección va también dirigida a los clérigos, porque "así como es

necesaria la unión del obispo, en el desempeño de su episcopado, con la Santa

Sede, así conviene también que tanto los clérigos como los legos vivan y obren

muy en armonía con sus obispos" ("S. Christ.", 46).

Terminantes y definitivas son las palabras del Pontífice acerca del deber de la

obediencial a la legítima autoridad. León XIII sienta rotundamente una doctrina

que toma del Angélicov del que cita un largo párrafo. Son palabras de León XIII

las siguientes:

"Obediencia que ha de ser perfecta porque lo manda la misma fe y tiene esto de

común con ella, que ha de ser indivisible hasta tal punto que no siendo absoluta

y enteramente perfecta, tendrá las apariencias de obediencia, pero la realidad,

no." Y añade:

"Tan importante se reputa en el cristianismo la perfección de la obediencia, que

siempre se ha tenido y tiene como meta característica y distintivo del

católico." (S. Christ.. 28.)

PUBLICACIÓN DE SENTENCIAS DEL TRIBUNAL DE U ROTA

Roma 7. Ha sido publicado el volumen que contiene las sentencias pronunciadas

por el Tribunal Eclesiástico de, la Sacra Romana Rota durante el año 1950. La

publicación, a cargo de la Editorial Vaticana, contiene 104 sentencias, que en

su gran mayoría se refieren a causas matrimoniales.

Constituyen la mejor respuesta a las calumniosas o superficiales acusaciones que

muchas veces son lanzadas contra el Alto Tribunal de la Rota. Efe.

AVANCE EN EL CATOLICISMO ESPAÑOL

El progreso realizado en Ja conciencia de les. católicos militantes, desde fines

del siglo XIX. sólo puede apreciarlo quien vivió y recuerda los días de León

XIII. Yo me refiero ahora a España. Más antes diré aue no fue España la nación

más necesitada de las sabias advertencias del Pontífice.

Y, sin embargo, también España lo necesitaba urgentemente. Bastará para probarlo

releer la encíclica "Cum multa", dirigida a los católicos españoles en 1882.

Aquel texto, que lleva por título "Donde se alaba,el celo de los católicos

españoles y se les recomienda una más estrecha unión con el episcopado",

denuncia la defectuosa formación de la conciencia católica1 hace ochenta años.

La encíclica inculca la unión con el episcopado a los católicos en general y de

un modo especial al clero, a las órdenes religiosas y a los periodistas. Eso, en

1882, era necesario.

Contemplemos con inmensa alegría y optimismo esperanzador el enorme avance que

se ha dado en España en este terreno.

Yo concretarla la mejora del sentido Cristiano en estos puntos:

1º El prestigio del Panado:

Los católicos de hoy no podrán comprender que públicamente se discutiera a León

XIII incluso desde los pulpitos de las iglesias. Y eso en España y fuera de

España.

2.° El robustecimiento de la autoridad episcopal.

3.º La perfecta organización nacional de. la Jerarquía eclesiástica para la

acción colectiva:

En la cumbre se halla la Conferencia da metropolitanos. Creadas por ella todas

las comisiones episcopales las cuales funcionan con manifiesta eficacia.

En reciente y memorable discurso, aue tanto há agradecido España, el señor

nuncio apostólico expuso con vigorosa elocuencia la tarea ingente que en el

ámbito diocesano, en el nacional y en el hispanoaméricano ha realizado el

episcopado español en los últimos veinticinco años. Hasta la misma instalación

de las oficinas en magnífico edificio propio en el centro de Madrid, indica un

consolidado progreso que conforta el ánimo de quienes han asistido a su

nacimiento y desarrollo.

4.º La franca separación de la acción política y de la Acción Católica.

5.º El despertar del deber apostólico en la conciencia de los seglares.

6.º Y, en fin, por lo que respecta especialmente a España—que, afortunadamente,

en ésto es un ejemplo para el mundo—, la perfecta unión entre ambas potestades,

la eclesiástica y la civil, para laborar por el bien común.

LECCIÓN DE LA EXPERIENCIA

La Historia ha confirmado la sabiduría práctica de los últimos Pontífices,

porque si hemos visto de una parte, durante estos últimos doce lustros, crecer

día por día la adhesión eficaz y verdadera de los católicos a las orientaciones

del Papa y de los obispos, y como consecuencia, surgir mil obras fecundas en lo

espiritual y aun ,en lo temporal para el pueblo, de otra hemos conocido la

triste suerte de los seglares y aun de los clérigos indisciplinados e inquietos

que:

"por razones ocultas o impulsados por el viento de la soberbia" (Gregorio

Magno, citado por León XIII en la "Sap. Christianae"), no quisieron ser

dóciles a las orientaciones de la jerarquía eclesiástica.

A no pocos de estos infortunados—algunos de gran valia—he tratado en mi corta

rida de acción.

Estribaron—los aludidos— m su propia prudencia, esterilizaron dotes

sxtraordinarias y amargaron su vida, infecunda y rebelde a toda disciplina.

LA IGLESIA, LOS CATÓLICOS Y EL PODER CIVIL

Un tema muy actual trata el Pontífice detenidamente en la encíclica: la unión

entre ambas potestades.

El católico, dice, tiene dos patrias. Debe amar y servir a ambas patrias

guardando, naturalmente, el orden de la supremacía de lo espiritual y eterno

sobre lo temporal y humano.

León XIII, siguiendo la línea invariable de los Pontífices, desde Gregorio XVI,

insiste en la sumisión a la autoridad constituida.

"Sagrado es, por cierto, para los cristianos el nombre del poder público, en el

que, aun cuando sea indigno el que lo ejerce, reconoce cierta imagen y

representación. de la. majestad divina: justa es y obligatoria la reverencia a

las leyes."

"El amor sobrenatural a la Iglesia y el que, naturalmente, se debe a la patria,

son dos amores que proceden de un mismo principio eterno, puesto que de

entrambos es causa y autor el mismo Dios." Por lo cual

"todos los católicos deben tener amor a la Patria y a la autoridad que la

gobierna" Porque

"la doctrina católica que manda particularmente que se ejercite la piedad, que

es la justicia para con Dios, ordena también la justicia pararon los principes."

Terminante y reiterada es la doctrina de León XIII acerca de la necesaria

cooperación entre la Iglesia y el Estado en beneficio del pueblo.

"La Iglesia—escribe—no puede patrocinar y, favorecer a aquellos que hostilizan y

desconocen abiertamente los derechos de los estados y se empeñan por separar dos

cosas por su naturaleza inseparables, que son: la Iglesia y el Estado." . "Por

el contrario, es, come debe ser, protectora de aquellos que, sintiendo

rectamente de la Iglesia y del Estado, trabajan para que ambos, aunados,

procuren el bien común."

No será inoportuno recordar que este deber se lo´ inculcó de un modo especial

León XIII a la peregrinación de los católicos que, presididos por el marqués de

Comillas, le visitó en Roma con ocasión de la publicación de la "Rerum novarum".

"En vuestro pais—dijo el Papa—, el deber de acatamiento y obediencia a la

pública autoridad se refuerza con la consideración de que al frente de vuestro

país, hay una dama ilustre, cuya piedad y cuya adhesión a la Santa Sede nos son

bien conocidas."

Justísima alusión a la madre de Alfonso XIII.

Tales palabras podrían repetirse hoy. Y si con el mismo fundamento en lo que

respecta a las virtudes personales y á la personal adhesión a la Santa Sede, con

mayor vigor lógico, por ser otras las circunstancias y la duración del Gobierno

en lo referente a la eficacia de tan ejemplar disposición espiritual. Porque en

estos veinticinco años ha sido, de una parte constante y sólido el progreso de

España, tanto en el prestigio exterior como en el nivel de vida,, en la cultura

popular, en el orden científico y, en general, en todas las manifestaciones

vitales. Pero no ha sido menor el avance de la Iglesia española, debido en gran

parte a la paz material que el país ha vivido y a la libertad espiritual y a la

protección del Estado de que la Iglesia ha gozado.

PLAN DE ACCIÓN PARA LOS CATÓLICOS.

El prelado señaló el plan de acción para los católicos, recordando la máxima

"del enemigo, el consejo", con las siguientes palabras:

De Rusia, el consejo en el orden de la acción. Formación de minorías, ante todo.

De auténticas y verdaderas minorías. Formación extendida al mundo obrero. Y, por

supuesto, al femenino. Formación de minorías universitarias. Formación sólida,

de varios años. Y precisamente en las ciencias y en la técnica de aquellos

estudios más directamente relacionados con el bien común de España y de la

Iglesia: Derecho público, doctrina social católica, economía, periodismo.

Sabias disposiciones del Gobierno han creado un fondo para fomentar la formación

de los jóvenes dotados y faltos de recursos. La sociedad debe aplaudir tal

medida y cooperar generosamente al fin que ella pretende.

Y para terminar y mirando a Málaga, un canto de acción de gracias a Dios Nuestro

Señor, porque, afortunadamente, en nuestra diócesis, en el orden disciplinar y

en la cooperación entre ambas potestades, el cielo espiritual y moral es tan

limpio y puro como suele ser de ordinario el ambiente físico.

Y. sin embargo, la amenaza es tan grave y los deberes tan urgentes, que he

juzgado oportuno, en la fiesta del Jefe supremo, recordaros. a todos que sois

soldados de Cristo y repetiros el orden del día, que ya cumplís muy bien, para

que lo cumpláis cada.día con mayor abnegación y sacrificio.

Helo aquí:

Cumplimiento, por ser la voluntad de Dios, de vuestros deberes individuales y

familiares; atención a vuestros deberes sociales, filial adhesión a la

Jerarquía, sumisión "a la autoridad civil, en la que debéis ver también "un

reflejo de la Majestad divina"; cooperación decidida y generosa con toda

autoridad en beneficio del pueblo, y para que vuestra vida tenga un valor

eterno, procurad por la oración y el retiro, caldear vuestro corazón y avivar en

vosotros la conciencia de que toda vuestra conducta amorosa es en servicio del

sumo capitán Cristo Jesús, "Rey de la verdad".

ESPAÑA, ARMA DE EXCEPCIÓN CONTRA EL COMUNISMO

En la guerra de propaganda y captación espiritual que Rusia practica y a la que

pretende arrastrar y va arrastrando a China, por lo que al inmenso territorio

hispanoamericano se refiere, España está en coniciones únicas para salir al paso

al comunismo.

España posee para esta guerra cuatro elementos de los que ninguna otra nación

dispone:

1. Espíritu colectivo ünico, unidad católica, que de guerra espiritual se

trata.

2. Historia. Dichas naciones la llamada madre, y cada día recuerda ésta

filiación un centenario, ya de un conquistador, un adelantado, un misionero, un

santo, etc.

3. Idioma común.

4. Unión de ambas potestades. Iglesia y Estado, igualmente interesadas en

salvar en América la fe católica.

En recursos y armas materiales somos una modesta potencia. Para la contienda

espiritual gozamos de una posición única en el mundo.

Démosle gracias a Dios por los Sumos Pastores verdadero regalo del cielo a la

Iglesia y al mundo, que vienen gobernando la Iglesia en los últimos años.

Y digamos unas palabras especiales de gratitud y de amor al que actualmente

ocupa la Cátedra de Pedro, cuyas enseñanzas llegarán más fácilmente a todos sus

hijos porque ha sabido entrar en sus almas por la puerta del corazón.

Unámonos con él en oraciones y en penitencias por el próximo Concilio Ecuménico

y hoy pidamos especialmente a Dios Nuestro Señor que, entre otros, nos traiga el

beneficio de, que salga de él un avance nuevo en la ya sabia organización del

apostolado seglar.

Que el Señor conserve la vida y las energías del Padre amado en su gloriosa

ancianidad. Que un río de paz y de consuelo bañe su alma.

 

< Volver