Monseñor Buxarrais Ventura hace pública una pastoral sobre los tristes y alarmantes contrastes que ofrece la provincia de Málaga  :   
 Cada cristiano - añade - y yo, primer responsable, debemos preguntarnos hasta qué punto podemos ser causa de estos males. 
 ABC.    09/07/1974.  Página: 39. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ABC. MARTES 9 DE JULIO DE 1974. EDICIÓN DE

LA IGLESIA EN EL MUNDO DE Hoy

MONSEÑOR BUXARRAIS VENTURA HACE PUBLICA UNA PASTORAL SOBRE LOS TRISTES Y

ALARMANTES CONTRASTES QUE OFRECE LA PROVINCIA DE MALAGA

«Cada cristiano -añade— y yo, primer responsable, debemos preguntarnos

hasta qué punto podemos ser causa de estos males»

Málaga 8. El obispo de la diócesis, monseñor Buxarrais, ha dado a los medios

informativos unos puntos de reflexión cristiana que titula «Luz del Evangelio

sobre la vida», en el que. entre otras cosas, dice lo siguiente:

«Corresponde al obispo exponer la doctrina cristiana de una manera acomodada a

las necesidades de los tiempos, es decir que corresponde a las dificultades j

problemas que agobian y angustian señaladamente a los hombres.))

Después, sigue diciendo: «Reconocemos y agradecemos. el esfuerzo y sacrificio de

muchos ciudadanos con responsabilidad política y técnica han hecho y están

haciendo a favor de la sociedad. Para ellos mis palabras quieren ser de ánimo y

aliento, y para todos una invitación a la conversión cristiana que comporta

cambios y aptitudes personales y estructurales.»

«La provincia de Málaga ofrece triste y alarmantes contrastes. Porque aun

reconociendo los bienes que nos proporciona el turismo, mientras se siguen

construyendo lujosos pisos, apartamentos y urbanizaciones; mientras el capital

se vuelca de manera preferente sobre esta única fuente de trabajo y de riqueza

que es el turismo; mientras se rinde culto al erotismo en salas de fiestas,

clubs y playas, como para distraer al hombre de otros valores sociales y

espirituales. En Málaga existen, con demasiada frecuencia, obreros en situación

de paro forzoso continuamos siendo una de las provincias de mayor emigración, y

nuestros pobres cortijos se debaten entre el aislamiento, la incultura y la

desnutrición. Cada cristiano, y yo primer responsable, debemos preguntarnos

hasta qué punto podemos ser causa de estos males.»

«Dentro de este marco general se inserta el reciente conflicto de los

trabajadores de la, empresa Citesa, que en estos últimos días ha reclamado sus

derechos laborales y humanos, consiguiendo unos avances en sus

reivindicaciones.»

En otro párrafo, monseñor Buxarrais, sigue diciendo: «Si los dirigentes de

cualquier empresa quieren actuar como cristianos, de ellos debe partir las

preocupaciones por la situación de los obreros, que en estos días son las

primeras víctimas de las alzas del coste de la vida>>

«A la preocupación de nuestro Gobierno, a las autorizadas voces de políticos

españoles sobre problemas sociales, la Iglesia vierte con amor, la luz del

Evangelio para que sean plenamente reconocidos y aceptados los derechos humanos

de expresión, asociación, reunión y reivindicación de derechas laborales, aun

mediante la huelga.»

Después de piras consideraciones monseñor Buxarrais termina diciendo:

«El camino es difícil. Seguimos conscientes o inconscientemente amarrados al

pecado. Será necesario actuar con amor, comprensión, constancia y valentía.

Deberemos romper nuestros moldes para que el Reino de Cristo vaya ganando

terreno a favor de los mismos hombres.»

«El recurrir a Dios por la oración y la acción coordinada nos acercará a una

sociedad más justa donde el hombre pueda vivir como hijo de Dios.—Ramón, obispo

de Málaga.»—Logos.

 

< Volver