Ante la homilía del pasado domingo. 
 Sorpresa, contrariedad y consternación en Bilbao  :   
 Fue leida en un 45 por 100 de los templos. 
 Arriba.    26/02/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Ante la homilía del pasado domingo

SORPRESA, CONTRARIEDAD Y CONSTERNACIÓN EN BILBAO

Fue leída en un 45 por 100 de los templos

BILBAO; (Pyresa.)—La homilía «Cristianismo, mensaje de salvación para los

pueblos», que fue ´leída el domingo en un 45 por 100 íle los templos bilbaínos,

según cálculos dignos de crédito, ha producido muy diversas reacciones entre los

fieles, siendo posiblemente la nota sobresaliente la de contrariedad por el

momento inoportuno y por el tema- que trata la homilía.

La citada homilía (cinco folios mecanografiados a doble espacio) llevaba una

nota final acerca de cómo el vicario general de pastoral, en carta del 28 de

enero, decía que este tema tercero (la homilía) «debe ser leído, íntegramente».

Parece ser que bien porque el obispo de la Diócesis a última hora dejó en

libertad de acción de leerla o no, a los párroces (extremo este no confirmado

oficialmente), bien porque algunos sacerdotes no se consideran en la

obligación de hacerlo, la citada homilía no se leyó en la totalidad de los

templos.

En el de San José, de los Agustinos, no fue leída. Tampoco en el templo

de San Vicente Mártir, de Abando, en la misa oficiada por monseñor Beitia,

obispo de Verrona, y tampoco n la casa profesa, residencia de la padres Jesuítas

de la calle le Ayala. En la catedral basílica le Santiago fue leída, acompañada

de un preámbulo y comenéndose con frases de! oficiante, explicando cómo en este

domingo debía considerarse especialmente la unidad y el amor, extendiéndose en

consideraciones sobre el Año Santo y matizando i las palabras del Santo Padre

citadas en la homilía.

En la parroquia de la Imaculada, cercana al cuartel de Infantería de Careliano,

por tres Veces un feligrés en pie debatió, firme pero correctamente, varios

Párrafos de la homilía, al mismo tiempo que el sacerdote ele-taba el volumen de

los amplificadores de la iglesia. El citado interpelador manifestó que las

palabras de] Papa citadas en la homilía estaban fuera del contexto general de

una encíclica, por lo que podían interpretarse le muy diversas formas estos

textos.

En la iglesia de los padres Trinitarios alguna persona aplaudió la lectura,

mientras que otras mostraban cierto desasosiego. En Portugalete fueron varios

los fieles que abandonaron el templo.

En general, la opinión se ha mostrado sorprendida y consternada. Los sacerdotes,

según se conoce en medios cercanos a las parroquias, también han rnostrado

diversos puntos de vista en torno a la homilía

Editorial de «Hierro»

Por otra parte, el diario de la tarde «Hierro», vespertino de la Prensa del

Movimiento, en su número de ayer y en su primera página, bajo el título de

«Simplemente "amnesia», dice: «Evangelio de la caridad, del perdón y del amor.

Evangelio lleno de hondos matices. Así era el del pasado domingo y así lo

entendieron muchos sacerdotes que pusieron de relieve el gran mensaje de amor de

este Evangelio del séptimo domingo después de l Epifanía. Pero en algunas

iglesias de la Diócesis (¿las más, las menos?), se prescindió —precisamente en

este día— de la posibilidad de una homilía cifrada en los términos evangélicos y

se procedió en tales templos a la lectura de un escrito que provocó las más

penosas reacciones, motivadas por una actitud que con benévola apariencia

retórica no hacía otra, cosa que manifestar opiniones temporales sobre temas

temporales.

Porque —sigue Hiriendo el diarlo «Hie´rro»— es grave a nuestro juicio, grave y

evidenciador de manifiesta amnesia decir «En i´as actuales circunstancias el

pueblo vasco tropieza con serios obstáculos.»

«El uso de la lengua vasca, tanto en la enseñanza de sus distintos niveles como

en los medios de comunicación, está sometido a notorias restricciones.» Es grave

decir- esto y, además, inexacto. Es inexacto y amnésico afirmarlo en momentos en

los que la producción dis-cográfica vasca ha alcanzado cotas jamás soñadas. Y en

este orden de cosas apelamos al testimonio de millones de españoles que en sus

receptores televisivos habían podido escucharlas mei´odías en original autóctono

de la España periférica y ver a sus intérpretes.

Falta de oportunidad

Producto de situación amnésica —prosigue el editorial de «Hierro»—es, sin duda,

afirmar la existencia de dificultades en medios informativos, etc., siendo así

que no existe ninguna prohibición, legal al respecto, sin más lógica limitación

que la que les viene impuesta a los «mass media» por su objetivación de atender

a la mayoría de los lectores. Aún así y todo, se editan revistas en euskera y en

algunos diarios (como en >?i nuestro) se publican desde hace tiempo lecciones de

gramática y lexicografía euskérica, que, por cierto, han valido reiteradas

felicitaciones de los más diversos sectores vascoparlantes. Amnesia debe ser to

alusión a esa dificultad cuando cada año obtiene mayor éxito la Feria del libro

vasco, en la que aparecen representadas editoriales especializadas en número

considerable. Todo este conjunto de títulos y editoriales supera en

insospechadas proporciones a los existentes, por ejemplo, antes de 1936, y, por

supuesto, es incierto, ya no sabemos si amnésico, aseverar que se entorpezca el

desarrollo cultural vasco en ei instante en que la ley General de Educación

autoriza en casos como los del ámbito rural vasco el uso conjunto del idioma

nacional y del regional cuando proliferan el establecimiento 3e «ikastolas».que,

dicho sea de paso, provocaron la ilusión de muchos padres deseosos de que sus

hijos aprendieran la lengua de sus mayores... y una posterior decepción,

comprobando que la pedagogía de algunas de ellas dejaba bastante que desear...,,

y por la distorsión de fine-; para los que fueron autorizados.

Lamentamos —termina el editorial de «Hierro»— en todo caso la falta de

oportunidad de tal homilía, no sote por a coincidencia de un mensaje evangélico

de unión y amor, sino porque lo único que puede producir es discusión cuando no

rencor en el propio seno de la grey eclesial.

No nos asiste en esto el más leve propósito polémico. Son nuestros argumentos

los de un país y una nación en marcha que no desea otra cosa que su definitiva

afirmación espiritual y material; que está harto de intromisiones de

Clericalismo, de falta de caridad por parte de quien primero debiera darla a

manos llenas.-»

 

< Volver