El problema de la dotación del Estado al clero  :   
 Un informe del boletín de la diócesis de Cuenca. 
 ABC.    03/09/1974.  Página: 27-28. Páginas: 2. Párrafos: 12. 

EL PROBLEMA DE LA DOTACIÓN DEL ESTADO AL CLERO

Un informe del boletín de la diócesis de Cuenca

Cuenca 2. Para resolver la dotación económica del clero ha habido gestiones d«

distintos prelados y varios intentos del Ministerio de Justicia, con el fin de

resolver la situación.

Según informaciones dignas de créditos, parece que las autoridades competentes

están convencidas de que, en el supuesto de que haya de continuar la dotación

estatal, la justicia y el decoro exigen actualizarla, al menos en favor de las

personas que más lo necesitan. Más aún: según las mismas informaciones, hay

estudiada una solución, pero la decisión final depende de las negociaciones en

curso sobre el Concordato», afirma un extenso informe, sin firma, que publica el

«Boletín Oficial del Obispado de Cuenca», diócesis regida por monseñor Guerra

Campos.

El informe comienza apuntando notas de las gestiones que se han ido haciendo

desde 1966. Entre ese año y el 68, la Comisión de Asuntos Jurídicos y Económicos

promovió intensos estudios en orden a un sistema nacional de previsión en favor

del clero. A la vista de las dificultades, en 1966 se irnplantó la fórmula dé

una cuota mensual d* 260 pesetas y una pensión a los beneficiado de 4.000

pesetas.

Desde 1970, las esperanzas se orientan, como único camino que se estima eficaz,

hacia la inscripción en la Seguridad Social del Estado.

En el año 1967, a la vista de la estrechez en que se encontraba gran parte del

ckip, especialmente del mundo rural, la Comisión de Asuntos Jurídicos y

Económicos estimo que era -urgente conseguir que la dotación de los sacerdotes,

que tenían emolumentos eclesiásticos que excedían poco más de la» 3.000 pesetas,

se aumentase hasta 5.00Q pesetas. El Gobierno en 1966 tomó la iniciativa de

proponer por. escrito a la Conferencia Episcopal un cambio del sistema actual dé

dotación estatal del clero por otro, cuyos puntos fundamentales fueron:

—Asignación a la Iglesia de una cantidad global, que habría que determinar

mediante un estudio de todas las necesidades; incluyendo sectores y agentes de

la pastoral que ahora no están dotados.

—Esa cantidad constaría como partida única en el Presupuesto suprimiendo la

variedad de subvenciones procedentes de los distintos Departamentos

ministeriales

—La cantidad tendría que cifrarse según lo que resultara después de un estudio

completo de la cuestión; pero-ya se adelantaba, a modo de ejemplo, que podría

serrinas O menos el 2 por 100 del presupuesto del Estado.

—La administración de esa cantidad quedaría en manos de la Iglesia con plena,

autonomía r se indicaba la oportunidad de un Consejo de gerencia nacional y_ la

necesidad de elaborar presupuestos diocesanos y un presupuesto nacional de la

Iglesia en España.

El Boletín Oficial del Obispado de Cuenca», añade en su información que «este

proyecto parecía realizar con ventaja el objetivo señalado en el Concordato,

superando el vigente sistema provisional, que asigna directamente a ciertas

piezas eclesiásticas unas cantidades reducidas, necesitadas de revisiones

siempre difíciles, nunca adecuadas; subrayaba la autonomía administrativa; de la

Iglesia, con una vinculación directa de los miembros del clero a órganos

eclesiásticos; y, tratándose de un porcentaje del presupuesto, quedaba

garantizado reajuste automático de las asignaciones, de acuerdo con las

variaciones del nivel .de vida.»

La Conferencia Episcopal acordó manifestar su gratitud y dejó sobre la mesa una

serie de cuestiones que había que estudiar: por ejemplo, «el deslinde entre lo

que Iglesia recibe como ayuda para su misión propia y lo que personas e

instituciones de la Iglesia reciben, al igual que otros ciudadanos, por

servicios; sociales de índole civil; datos técnicos para elaborar un presupuesto

nacional sobré la base de presupuestos diocesanos; recogida de información y

criterios del clero diocesano, etc.».

En 1969 se le encargó a la Comisión que prosiguiese el estudio de la propuesta

del Gobierno. A fines de este año el Gobierno otorgó el aumento antes citado

has-a las cinco mil pesetas. En cuanto a los estudios de la Comisión sobre el

plan de dotación global, no se han vuelto a tener noticias; «la Conferencia no

ha llegado a examinar una fórmula concreta .y no ha dado respuesta determinada a

la proposición del Gobierno de 1966: de hecho, el tema ha desaparecido de las

reuniones del Episcopado. El mismo proyecto ministerial parece desde entonces

como un tren olvidado en vía muerta, con la locomotora apagada y sin visos de

que ´vuelva a circular».— Loaos.

 

< Volver