El Consejo Presbiteral de Ciudad Real aborda el trabajo civil del sacerdote  :   
 Se desestima la vinculación laboral que priva de disponibilidad al servicio de la diócesis. 
 ABC.    14/07/1974.  Página: 29. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

A B C. DOMINGO 14 DE JULIO DE 1974. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 29.

LA IGLESIA EN EL MUNDO DE HOY

EL CONSEJO PRESBITERAL DE CIUDAD REAL ABORDA El TRABAJO CIVIL DEL SACERDOTE

Se desestimo la vinculación laboral que privo de disponibilidad al servicio

de la diócesis

Ciudad Real 13. El trabajo civil de) sacerdote ha sido uno de los puntos que hay

que destacar de entre los tratados en la última reunión del Consejo Presbiteral

del Obispado de Ciudad Real. Partiendo de «ue el trabajo sacerdotal

estrictamente ministerial es auténtico trabajo y d« que la existencia sacerdotal

requiere un sentido unitario, el Consejo Presbiteral aprobó dos resoluciones. La

primera de ella es que en los ambientes peculiares que hagan recomendable la

Inserción del sacerdote en los trabajos del pueblo se vea bien que puedan

desempeñar esos trabajos, con las precisiones hechas cor la Conferencia

Episcopal y promoviendo principalmente los trabajos pobres v los aue aproximen

más al pueblo.

Respecto al trabajo civil que suponga una vinculación con estructuras «rué

Priven al sacerdote .¿e la disponibilidad requerida por el servicio Se la

diócesis, «el obispo, con su Consejo Presbiteral desaconseja firmemente este

tino de trabajo haciendo consciente a los sacerdotes de la doble peligrosidad

«ue entraña». Por parte del sacerdote —dice e) Consejo Presbiteral—. se corre el

peligro de que el trabajo termine por crearle un conflicto personal, debido a

ftue, si se trata de una actividad intelectual, tiene capacidad para llenar una

vida por sí sola; á nivel estructural, ese trabajo civil supondría un paso atrás

cuando se tiende a una disponibilidad mayor de! sacerdote para ejercer su

ministerio.

Si un sacerdote, excepcionahntnte, creyese tener razones especiales «ue le_

moviesen 3 optar por uno de esos trabajos de funcionarios civil, el obispo

podría permitir, oyendo al Consejo Presbiteral o_ a su Comisión permanente, esa

inserción en los trabajos aludidos, con las condiciones pertinentes.

«Somos conscientes de que si un sacerdote opta por esta solución, normalmente

suelen estar latiendo en •! fondo unos condicionamientos que podrían intentar

solucionarse dentro de la misma estructura eclesiástica (v.gr.: exceso de tiempo

libre, crisis transitorias, deficiencias económicas, deseo de no aparecer como

un «profesional» de lo sagrado, etcétera).»

Esta propuesta sobre el «sí* o «no» al trabajo civil de los sacerdotes fue

aprobada por el Conseja Presbiteral con 21 votos a favor, dos en contra y cuatro

en blanca.

 

< Volver