Algunos derechos humnos no han hallado todavía cauces suficientes de realización en nuestro ámbito laboral  :   
 Nota de los obispos de las diócesis catalana. 
 ABC.    29/04/1973.  Página: 31-32. Páginas: 2. Párrafos: 21. 

ABC, DOMINGO 29 DE ABRIL. DE 1973. EDICIÓN DE LA MAÑANA.

PAG. 31.

LA IGLESIA EN EL MUNDO DE HOY

«ALGUNOS DERECHOS HUMANOS NO HAN HALLADO TODAVÍA CAUCES SUFICIENTES DE

REALIZACIÓN EN NUESTRO ÁMBITO LABORAL»

Nota de los obispos de las diócesis catalanas

"LAS TENSIONES SE MULTIPLICAN PELIGROSAMENTE ENTRE NOSOTROS, COMO LO MUESTRAN

RECIENTES Y DOLOROSOS HECHOS"

Barcelona. 28. Los obispos de la Conferencia Episcopal Tarraconense han

elaborado una extensa nota con motivo del 1 de mayo, en la que empiezan

recordando que en esta ocasión dicha celebración coincide con el XXV anivesario

de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y el X aniversario de la

Encíclica «Pacem in Terris».

Subraya la nota que ambos documentos incluyen en el elenco de los derechos

fundamentales del hombre una sobria enumeración de derechos «económicos» y

«sociales» que afectan muy particularmente a los trabajadores, y dice más

adelante que a´ pesar de sus limitaciones, la O. N. U. ha sido apoyada y

alentada siempre por los Papas.

Añade el comunicado de la Conferencia Episcopal Tarraconense que los ´derechos

«económicos» y «sociales» recogidos —con ciertas diferencias de amplitud y de

matiz— en la declaración ´de la O. X. U. y en la «Pacem in Terris», y que más de

cerca afectan a los trabajadores, son, entre otros, los siguientes:

— El derecho al trabajo, a su libre elección y A la libre iniciativa en su

desempeño.

— El derecho a. unas condiciones de trabajo respetuosas con las exigencias de

la salad, de la integridad moral, del desarrollo de la juventud y de la

naturaleza y misión de la mujer.

— El derecho a una remuneración equitativa, que permita un decoroso nivel de

vida al trabajador y a su familia en el plano material, cultural y espiritual.

— El derecho a desarrollar las actividades económicas en condiciones de

responsabilidad.

— El derecho a, la seguridad social, a la asistencia médica y a la

protección contra el paro.

-El derecho al descanso, a una jornada de trabajo razonable y a unas

vacaciones periódicas pagadas.

-El derecho de reunión y asociación profesional para la defensa de los propios

intereses, con la libertad de estructuración, movimiento, iniciativa y"

responsabilidad.

-El derecho a la educación general, a la enseñanza técnica y profesional

adecuadas y a la igualdad de oportunidades para loe estudios superiores.

— El derecho a la migración.

Aunque admite la declaración de los obispos que mucho se ha conseguido en el

campo laboral, precisa que algunos artículos de la declaración de la O. N. U. y

de la «Pacem in Terris» son todavía en nuestros días, más que realizaciones

prácticas, metas hacia las que se camina venciendo no pocas dificultades y

resistencias de iodo orden.

«Los obispos de la Conferencia Episcopal Tarraconense deseamos que este doble

aniversario no pase inadvertido y se traduzca en realidades tangibles. El camino

indicado por ambos documentos no puede ser abandonado si queramos que la paz

reine. Así lo estimó Pablo VI al fijar el lema para la jornada de la paz de

1969: "La promoción de los derechos del hombre, camino hacia la paz".»

«Por amor a la justicia y a la paz y por respeto a nuestros trabajadores,

anhelamos para nuestra patria una mayor rapidez en la aplicación .de las

exigencias de este lema pontificio, que hoy centramos en el área del trabajo.

Cierta acentuación de los conflictos laborales, que a menudo vienen a exponernos

directamente los propios trabajadores, en busca de apoyo moral, nos hace pensar

que aquella promoción de los derechos humanos no ha hallado todavía cauces

suficientes de realización en nuestro ámbito laboral.»

«Por eso —añade—, ante el 1 de mayo de este año, hocemos un llamamiento a todos

cuantos puedan aportar ateo para avanzar hacia esta meta, a fin de que. aunando

criterios y esfuerzos logren cuanto antes que todos los derechos que la

declaración de la O. N. U, y la "Pacem in Terris´ proclaman en favor de los

trabajadores sean sincera y plenamente respetados en el campo legal y en el de

las realizaciones prácticas.»

«Sabemos cuan difícil, es esto. Las tensiones, se multiplican peligrosamente

entre nosotros. Ante recientes dolorosos hechos, una nota del cardenal arzobispo

de Barcelona recordaba hace unos días nuestro deber urgente de intentar por

todos los medios conformes con el Evangelio que la justicia sea una realidad en

e] mundo del trabajo.»

. «Debemos ser conscientes de que "donde no hay respeto, defensa, promoción de

los derechos del hombre..., allí no puede haber verdadera paz" (Pablo VI,

Mensaje para la jornada de la paz de 1969).

«Como obispos impulsaremos, con la gracia de Dios, todo esfuerzo en este

sentido. Nuestra misión profética, recordada en la última declaración de la

Conferencia Episcopal Española, nos lo exigen

Por último, la declaración dice lo siguiente:

«Quisiéramos que estas palabras nuestras fueran recibidas como un signo de

nuestro deseo de comprender cada día mejor los sufrimientos, las esfuerzos y las

esperanzas dé todos vosotros, amigos trabajadores.

Como un estímulo para los militantes cristianos a permanecer fieles a la fe y a

las exigencias de la justicia oí mismo tiempo. Como la expresión de nuestro

deseo de acentuar la presencia de la Iglesia en él mundo del trabajo.»—Eurooa

Press.

 

< Volver