Primera disposición del nuevo administrador apostólico de Zamora: Derogar un decreto de su antecesor     
 
 Informaciones.    02/07/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

PRIMERA DISPOSICIÓN DEL NUEVO

ADMINISTRADOR APOSTÓLICO DE ZAMORA: DEROGAR UN DECRETO DE SU ANTECESOR

ZAMORA, 2. (EUROPA PRESS.) — La primera disposición tomada por el obispo de

Astorga y administrador apostólico de Zamora ha sido la de dictar un decreto

derogando el de 30 de mayo pasado. En tal decreto se establecía como un estado

de excepción en la diócesis, imponiendo el obispo, monseñor Buxarrals, la

prohibición de que cualquier sacerdote o seglar hablase o escribiese a través de

cualquier medio de información sobre cuestiones de íe o costumbres o sobre

opiniones de carácter pastoral de la Iglesia.

También el nuevo administrador apostólico, en su presentación y saludo a los

fieles zamoranos hizo un llamamiento a la unidad, solicitando juntar todos los

empeños para superar pasadas rencillas y divisiones.

El texto del decreto dice lo siguiente:

«Nos, doctor don Antonio Briva Miravent por la gracia de Dios y de la Santa

Sede obispo de Astorga y administrador apostólico de Zamora, después de

considerar atentamente la actual situación diocesana, las numerosas

informaciones recibidas y el auto* rizado parecer e incluso el deseo de nuestro

antecesor en el gobierno pastoral de esta sede de Zamora, estimamos conveniente

derogar, y por las presentes derogamos el decreto episcopal del pasado 30 de

mayo, referente a la publicación a través de medios de comunicación social de

escritos de íe y costumbres o sobre opiniones de carácter pastoral de la

Iglesia.

Al mismo tiempo, dirigimos una llamada a todos los diocesanos de Zamora,

sacerdotes y seglares, en especial a los que dirigen los medios de comunicación

social y a loa que con ellos colaboran, exhortándoles a usar con gran espíritu

de responsabilidad el ámbito de libertad de expresión que les compete según la

doctrina y el derecho de la Iglesia en circunstancias normales.

Y exhortamos encarecidamente a todos los miembros de la Iglesia particular de

Zamora, sacerdotes y seglares, a que se unan a nuestro esfuerzo personal,

orientado a evitar cuanto disgregue a la grey diocesana y fomentar positivamente

el espíritu de paz y concordia, único camino para un auténtico servicio a la

Iglesia.

Estamos convencidos de la buena disposición de todos nuestros diocesanos a

revisar sus opciones, corregir sus defectos, acoger la corrección fraterna y

buscar denodadamente la unidad tan profundamente expresada en el venerable

término de comunión eclesial.

 

< Volver