Antes el 1 de Mayo. 
 Llamamiento de los obispos catalanes a favor de los derechos humanos     
 
 Informaciones.    28/04/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

ANTE EL 1 DE MAYO

LLAMAMIENTO DE LOS OBISPOS CATALANES EN FAVOR DE LOS DERECHOS HUMANOS

BARCELONA. 28. (INFORMACIONES) «Por amor a la justicia y a la paz y,.-por

supuesto por respeto a. nuestros trabajadores, anhelamos para nuestra patria una

mayor rapidez en la aplicación de las exigencias del lema pontificio "La

promoción de los derechos del hombre, camino hacia la pos", que hoy centramos en

el área del trabajo. Cierta acentuación de los conflictos laborales- que a

menudo vienen a exponernos directamente los propios trabajadores en busca de

apoyo moral, nos hacen pensar que aquella promoción de los derechos humanos

(Declaración de las Naciones Unidas y «Pacem in Terris») no ha hallado todavía

cauces suficientes de relación en nuestro ámbito laboral. Esto afirma una nota

conjunta de la Conferencia Episcopal de Cataluña a propósito del 1 de mayo.

Los obispos catalanes glosan en su comunicado «una doble y sugestiva

circunstancia en que viene enmarcada la celebración del 1 de mayo del presente

año: el XXV aniversario de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre,

ratificados por la Asamblea General de la O.N.U., y el X aniversario de la

encíclica «Pacem iri Terris», del inolvidable Papa Juan XXIII».

DERECHOS DE LOS TRABAJADORES

«Los derechos económicos y sociales —dice la nota de los obispos catalanes—

recogidos, "con ciertas diferencias de amplitud y de matiz, en la declaración de

la O.N.U. y en la «Pacem in Terris». y que más de cerca afectan a los

trabajadores son los siguientes:

* El derecho al trabajo, a su libre elección y a la libre iniciativa en su

desempeño.

* E] derecho a unas condiciones de trabajo, respetuosas con las exigencias de

la salud, de la integridad moral, del desarrollo de la juventud y de la

naturaleza y misión de la mujer.

* El derecho a una remuneración equitativa, que permita un decoroso nivel de

vida al trabajador y a su familia en el plano material, cultural y

espiritual.

* El derecho a desarrollar las actividades económicas en condiciones d e

responsabilidad.

* El derecho al descanso, a una jornada de trabajo razonable y. a unas

vacaciones periódicas pagadas.

* El derecho de reunión y, asociación profesional para la defensa de los

propios intereses, con libertad de estructuración, movimiento, Iniciativa y

responsabilidad.

* El derecho a la educación general, a la enseñanza técnica y profesional

adecuadas y a la igualdad de oportunidades para los estudios superiores.

* El derecho a la migración, etc.

LO QUE HAY QUE HACE

Tras reconocer que «mucho se ha conseguido en el campo laboral», los obispos

opinan que, «sin embargo, hemos de reconocer que algunos artículos de la

declaración de la O.N.U . y de la «Pacem in Terris» son, todavía en nuestros

días, mas que realizaciones prácticas, metas hacia las que se camina venciendo

no pocas dificultades y resistencias de .todo orden». Y piden que «este doble

aniversario no pase desapercibido y que se traduzca en realizaciones tangibles»,

ya que el camino Indicado por estos documentos no puede ser abandonado si

queremos que la paz reine.

A continuación ofrecen el párrafo que destacamos en esta información, en él que,

en síntesis, piden que se apliquen en España con mayor rapidez las exigencias de

la promoción de los derechos humanos; porque esta promoción «no ha hallado

todavía cauces suficientes de- realización», y añaden: «Por eso, ante el 1

de mayo de este año, hacemos un llamamiento a todos Cuantos puedan aportar algo

para avanzar hacia esta meta, a fin de que, aunando criterios y esfuerzos,

logren cuanto antes que todos los derechos, que la declaración de la O. N. U. y

la «Pacem In Terris» proclaman a favor de los trabajadores, sean sincera y

plenamente respetados en, el campo legal y en el de las realizaciones

prácticas».

«Sabemos —añaden— cuan difícil es esto. Las tensiones se multiplican

peligrosamente entre nosotros.

Ante recientes y dolorosos hechos, una nota del cardenal arzobispo de Barcelona

recordaba- hace unos días nuestro deber urgente de intentar por todos los medios

conformes con el Evangelio, que la justicia sea una realidad en el mundo del

trabajo». Y recuerdan con Pablo VI que «donde no hay respeto y defensa de la

promoción de los derechos del hombre,- allí no puede haber verdadera paz».

 

< Volver