Profunda reforma de la curia de Madrid     
 
 Informaciones.    15/01/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

INFORMACIÓN RELIGIOSA

PROFUNDA REFORMA DE LA CURIA DE JUSTICIA DE MADRID

* LOS PROCESOS SERÁN MENOS LENTOS Y MENOS COSTOSOS

* LAS CAUSAS DE SEPARACIÓN MATRIMONIAL PODRAN RESOLVERSE EN DOS O TRES MESES

MADRID, 15. (INFORMACIONES.)—La administración de Justicia en la archidiócesis

de Madrid va a cambiar de estilo: se ejercerá con un mayor sentido pastoral, se

va a imprimir una mayor rapidez en los procesos judiciales, ahora demasiado

lentos, y se va a adecuar los costos a la situación económica real del cliente.

Estos son los aspectos más destacados del decreto por el que se reforman a fondo

los Tribunales eclesiásticos de Madrid. Es la primera vez que se lleva a cabo en

España una reforma de esta envergadura, que sin duda va a cambiar el rostro de

la curia madrileña.

Los procesos de separación matrimonial podrán resolverse en dos o tres meses.

En realidad va a haber dos Curias, ya que la nueva Curia de Justicia va a

funcionar como estamento autónomo. Al frente de esta Curia de Justicia habrá un

«vicario Judicial», figura nueva que sustituye a la del provisor. Será el

representante del obispo en la administración de justicia. A su servicio

inmediato habrá una Secretaria Genera1, que será el -organismo ejecutivo de la

coordinación que se pretende.

AGILIZACION

Uno de los problemas más graves de los tribunales eclesiásticos era la lentitud

de los procesos. Ahora mismo en Madrid hay más de dos mil causas de separación o

nulidad de matrimonio esperando sentencia.

Cada juez viene a resolver unas cincuenta causas al año. Hasta ahora habla

cuatro jueces en Madrid.

Resolver una causa por semana —cada una de ellas tiene un promedio de-

doscientos a trescientos folios— no es poco, y más si se tiene en cuenta que el

juez no podía «vivir» con lo que percibía por su función en .´a Curia y tenía

que dedicar parte de la jornada a otro trabajo fuera de la misma. AI cabo del

año, el número de casos resueltos era de unos doscientos. Ahora ´bien, cada año

se introducen —y esto en proporción creciente— más de setecientas causas nuevas.

El atasco, consecuentemente, es cada vez mayor. Con la reforma de ahora Se

pretende precisamente «desatascar» los empolvados anaqueles de la Curia. Hay

causas que duran años y años sin resolverse, con el consiguiente trastorno y

angustia para los que tienen que resolver su candente problema humano.

Para resolver esto, y como medida transitoria que podrá ser corregida y ampliada

sobre la marcha, desde ahora habrá en vez ¿e cuatro diez tribunales

eclesiásticos, de los que una vez resuelto el atasco quedarán seis fijos.

Aumentará el personal, que en conjunto se elevará a sesenta personas. El

horario, que hasta ahora era sólo de mañana, será de mañana y tarde v los jueces

tendrán dedicación plena con una mayor dotación económica. Con éstos medidas,

que aparecen en el decreto, se espera un ritmo mucho mayor en todos los

procesos. También1 se agilizará los procedimientos creando procedimientos

sumarios, que permitirán, según se espera, que una causa de separación

matrimonial, que en la actualidad dura con lo menos año y medio, se resuelva en

un plazo de dos o tres meses. Se espera también, al aire de la reforma del

Derecho Canónico en marcha, que se pongan en marcha los procesos orales.

ASPECTO ECONÓMICO

Las dificultades de orden económico —dice el decreto— se han acometido con una

mira ambiciosa puesta en el despliegue de un alto sentido de generosidad y

servicio pastoral, dado que no es posible que el servicio sea totalmente

gratuito.

La preocupación por salvar la dificultad de la carestía de muchas causas que se

ventilan en el Tribunal Eclesiástico ha inspirado los criterios que se aplicarán

en la concesión del beneficio le pobreza. Se amplían notablemente los topes

tradicionales que regulaban el otorgamiento del beneficio de gratuidad o de

reducción de costas, derechos y honorarios. Se ha fijado él tope de ingresos

mensuales en 15.000 pesetas para la concesión del patrocinio gratuito y en

25.000 pesetas para la reducción del 50 por 100.

Pero como aquí no se "hace", sino que se "aplica" el derecho procesal común,

siempre quedará al criterio discrecional del juez la aplicación de estas normas,

teniendo en cuenta si caso concreto, v. gr., del que percibe 25.000 pesetas,

pero es padre de, numerosa prole.

Se tiene previsto que esta generosidad en. los criterios que regularán la

gratuidad o reducción llevará, a la necesidad de que los señores letrados y

procuradores hayan de actuar de oficio 5 gratuitamente tal vez en un 50 por 100

de las causas que se les encomienden y vean, reducidos sus derechos u honorarios

a la mitad, en un 25 por 100, se han mantenido un tanto alto el canon de los

casos de abono integral de las costas. Pero teniendo en cuenta el cambio, este

canon no excede apenas de las cuotas: recientemente fijadas por el Supremo

Tribunal de la Signatura Apostólica para los- Tribunales de Italia.

Está a punto de promulgarse en decreto por el que se dará curso al

funcionamiento de la Curia de Justicia en esta nueva fase.

La tramitación "en concepto de pobre" de una causa de separación o de nulidad

matrimonial costará solamente dos mil pesetas. Con esta cantidad casi simbólica

se pretende que haya algún freno, aunque sea pequeño, para que nadie entable una

causa de separación porque no le cuesta absolutamente nada, por un simple

disgusto familiar.

Las tasas judiciales máximas en las causas de separación serán de 30.000 pesetas

en procedimiento sumario y 50.000 en procedimiento plenario. Y en-las causas de

nulidad serán de 20.000 y 60.000, respectivamente.

Pero por encuna de esta moderación en los costes y de esta agilización de los

procesos, lo que descuella en la reforma, llevada a cabo por una comisión

compuesta por los sacerdotes don Javier Redó, don Francisco Herrero y don

Alfredo Álvarez, jesuita, y por los seglares profesores. Iglesias Altuna y

Ceballos, que informaron el sábado a la Prensa, es el profundo sentido pastoral

de la misma. "Ya nadie va a tener miedo de ir a la Curia", fue el comentario que

se oía a manera de conclusión. Ahora va a depender en, gran parte de las

personas que se nombren para estas cargos que este sentido pastoral —humano y

cristiano— se acentúe o se, desvirtúe.

 

< Volver