Respuesta de monseñor Osés a la carta de Juan Huarte  :   
 Se intenta desviar lo que es nucleo del Evangelio hacia lo que puede resultar odioso para muchos: el marxismo. 
 ABC.    04/02/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

RESPUESTA DE MONSEÑOR OSES A LA CARTA DE JUAN HUARTE

"Se intenta desviar lo que es núcleo del Evangelio hacia lo que puede

resultar odioso para muchos: el marxismo"

Monseñor Javier Oses, obispo auxiliar y administrador apostólico de la diócesis

de Huesca, ha transmitido a la agencia Europa Press una nota aclaratoria y de

réplica a 1ª carta de Juan Huarte publicada en varios periódicos españoles.

Dicha carta afirmaba, en resumen, que la frase pronunciada por monseñor Oses el

pasado 29 dé enero, en el curso de una´ conferencia celebrada en Tudela, que

decía: «Si hay ricos es porque hay pobres, y lo triste es que los ricos lo son a

costa de los pobres>, era traducción directa «de un pensamiento de Carlos Marx

basado en su análisis científico sobre la plusvalía en su obra cumbre, "El

capital".

RESPUESTA DE MONSEÑOR OSES

La respuesta de monseñor Javier Oses, textualmente, la siguiente:

Me dirijo directamente a las personas que han podido leer u oír comentarios de

la carta abierta que don Juan Huarte me ha dirigido y que se ha hecho pública en

bastantes periódicos.

No voy a responder a los ataques a mi persona, sino quiero llamar la atención de

lo que, a mi juicio, revisté mayor gravedad en la carta de don Juan Huarte: me

refiero al fondo doctrinal implicado en la carta y que afecta gravemente a la

misma fe cristiana.

En primer lugar creo que para opinar era obligado haber oído, y oído en su

integridad, la conferencia que pronuncié en Tudela el día 29 del pasado mes de

enero. Sólo así se puede emitir juicio, aunque no sea más que de una frase de

dicha conferencia, que duró cerca ´de una hora.

CAMPAÑA DIOCESANA

En segundo lugar, esta conferencia, a la míe me invitaron mis hermanos en el

Episcopado v encargados de las diócesis de Pamplona, y. Tudela, está en relación

exclusiva con la campaña que, desde hace uno» meses, se viene preparando en las

dos diócesis. Pamplona y Tudela, y cuyo lema es « ¿hacer una Iglesia más

evangélica y solidaria.

Mi conferencia, dentro de este plan diocesano, consistió en unas

consideraciones, sugeridas por el mismo lema de la campaña, basadas en el

Evangelio y aplicadas a la vida concreta, a fin de promover, más el movimiento

de reforma personal y comunitaria! de mayor solidaridad y espíritu evangélico.

INTENTO DE DESVIACIÓN

En tercer lugar, en la carta de don Juan Huarte se intenta desviar —y esto, a mi

juicio, es lo más grave de la carta— lo que el núcleo del Evangelio: la

fraternidad, la solidaridad, la justicia, la pobreza, vividas en Jesucristo y

qué fue el objeto central de la charla, hacia lo que puede resultar odioso para

muchas personas: el marxismo, presentando como doctrina marxista lo que, desde

luego, et Evangelio.

En todo lo que resonaba en mi mente, y creo que también en mis palabras, no hubo

en absoluto reminiscencia alguna marxista, sino ideas fundamentales de la

Biblia, tanto de, los profetas del Antiguo Testamento como de los Evangelios y

cartas de los apóstoles, siguiendo la línea clara de los Santos Padres de la

Iglesia y de la doctrina A los Pontífices, especialmente de León XIII. Pío XI,

Pío XII, Juan XXIII y Pablo VI. y del Concilio Vaticano II.

EN LA «POPULORTJM PROGRESSIO»

«Como resumen, cito un párrafo de la encíclica Populorum Progressío, ya que en

ella recoge el Papa oportunamente una frase del evangelista San Juan, y otra del

padre de la Iglesia San Ambrosio: "Si alguno tiene bienes de este mundo y viendo

a su hermano en necesidad le cierra sus

entrañas, ¿cómo es posible que resida en él el amor de Dios?" (primera carta de

San Juan, capítulo III, 17).

Sabido es con qué firmeza los padres de la Iglesia han precisado cuál debe ser

la actitud de los que poseen respecto a los que se encuentran en necesidad. "No

es parte de tus bienes —dice San Ambrosio -- lo que tú das a los pobres. Lo que

le das les pertenece, porque lo que ha sido dado para el uso de todos tú te lo

apropias. La Tierra ha sido dada para todo el mundo y no solamente a los ricos;

es decir, que la propiedad privada no constituye para nadie un derecho

incondicional y absoluto. No hay ninguna razón para reservarse en usó exclusivo

lo que supera a la propia necesidad cuando a los demás les falta lo necesario."

(Hasta aquí Pablo VI en la >>Populorum Progressio>.)

EL DEBER DE ANUNCIAR EL EVANGELIO

Por mi parte, acepto- de buen grado la culpa que tengo de no ser testimonio de

pobreza en la Iglesia y en el mundo y me siento parte de esa Iglesia que

necesita mucha conversión, pero aunque mi conducta personal no responda a los

deseos de Dios y de la Iglesia, no por eso quedo evento del grave deber de

anunciar el Evangelio y la doctrina de la Iglesia como lo pide a la Iglesia el

mismo Vaticano II en el número 13 del decreto dedicado a ellos: "Expliquen la

doctrina cristiana con métodos acomodados a las necesidades de los. tiempos, es

decir, que responda a las dificultades y problemas que agobian y angustian

señaladamente a los hombres, y miren también por esa doctrina enseñando a los

fieles mismos a defenderla y propagarla. Al enseñarla, muestren la materna

solicitud de la iglesia para con todos los hombres, fieles o no fieles, y

consagren cuidado peculiar a los pobres y débiles, a quienes nos envió el Señor

para darles la buena- nueva." Hasta aquí la cita del decreto «Christus Dominus.

La jornada del hambre en el mundo, que se celebra precisamente hoy, puede ser

vara todos un motivo de conversión a mayor caridad y justicia. En el «slogan>>

deteste año podemos encontrar todos, en este momento difícil, motivo de

reflexión y luz para avanzar por este camino: si todos los hombres nos damos la

mano, no habrá manos pidiendo pan.

Con afecto para todos, Javier Oses, obispo auxiliar de Huesca.-europa press.

 

< Volver