Autor: Hernando, Bernardino M.. 
   Neo-Anticlericalismo     
 
 Informaciones.    20/04/1971.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Por Bernardino M. HERNANDO

NEO-ANTICLERICALISMO

«... siento el deber de llamar la atención sobré la crecida del anticlericalismo

entre nosotros. Es muy español este fenómeno que ahora ofrece la novedad de

proceder de dos aceras contrapuestas, las que en lenguaje vulgar apellida m o s

derecha e Izquierda. 2s ésta, una plaga de países1 creyentes, pero una plaga.»

Estas palabras son del Cardenal de Sevilla en una reciente pastoral.

Son muchos los que últimamente han dado la voz de alarma sobre el crecimiento

del anticlericalismo en España. Más- bien que crecimiento yo diría que el

desplazamiento hacia con lado hasta ahora considerado como totalmente afecto al

clero: el ala conservadora, de. los miembros de la Iglesia. Porque lo gracioso

del caso es que mientras los viejos «comecuras» de antaño han cedido

notablemente en su oposición al clero, los de derechas de toda la vida han

sentido crecer dentro de sí y no tienen inconveniente en exponerlo, un

sentimiento de desacuerdo, desconcierto y oposición a determina das actitudes

clericales que ellos consideran poco católicas.

La razón de esto es clara: estamos yiviendo un desplazamiento de la mentalidad

clerical hacia posturas de una mayor preocupación social y actitudes radicales

de compromiso social y hasta político,

En toda España hierve cada vez con más fuerza el deseo clerical´ de dedicarse a

los pobres y echar en cara a los ricos su estilo de vida.

¿Qué tiene de extraño que haya, crecido un neoanticlerismo de derechas?

Dice el cardenal de Sevilla que el anticlericalismo «es una plaga de los países

creyentes, pero una plaga». En España ha, adquirido, desde siempre, una

virulencia especial también muy-explicable; El preponderante papel social1

ejercido por el clero a lo largo de la Historia le ha tenido siempre en

candeleró para bien y para mal. la excesiva carga clerical del catolicismo

español, la unidad oficial del país por lo que hace a la religión ha convertido

muchas, veces a, los sacerdotes en algo así como «los magos de los tribus.

En nuestros pequeños pueblos, el cura era una autoridad reconocida en todos los

aspectos, por encima incluso del alcalde, del médico o el maestro. Lo mismo que

el obispo ocupaba lugar preferente juntamente con el gobernador. Quien está alto

recibe siempre los tiros. Aquí se ha sido y se es anticlerical, no sólo por ser

creyente; sino porque el cura está en todas partes. Antes estaba sobre todo al

lado de los poderosos y ahora quiere estar al lado de los pobres. Pero también

alto, gritante, significado.

Mientras las cosas sigan asi seguiremos «disfrutando* de anticlerical I s m o s

que unas veces serán de derechas y ´otras de izquierdas. Tanto monta.

Creo sinceramente que la solución del dilema...,.«mañana», como en los

calendarios. A la Historia no hay quien la pare y la Historia camina por una vía

que muy pronto va a hace? á los curas mucho más Inofensivo de lo que hasta ahora

han sido. Dirigirán menos, .hablarán menos, tendrán mucho menor, significación

para dejar su papel de portavoces en manos de la comunidad de la que ellos son;

cabezas consagradas, pero nada más. Él, anticlericalismo decrecerá cuando haya

menos clericalismo. Porque también se ha hablado inteligentemente del

crecimiento de un clericalismo de izquierdas que considero tan desacertado como

al de derechas! La Iglesia debe tomar una clara postura de apoyo: y defensa del

débil porque así lo exige el Evangelio y así actuó Cristo. Pero «la1 Iglesia»,

no don Fulano dé Tal.

Cuando crezca en la medida qué debe crecer el sentido, de comunidad en la

Iglesia, cuando el seglarismo y el clericalismo se equilibren, morirá el

anticlericalismo por consunción. Eso es lo que personalmente espero con toda mi

alma.

La preponderancia i excesiva del clero siempre arguye una lamentable minoría de

edad en los seglares. Y en está pintoresca feria dé plm-pam-pum que es la rabia

ibera contra «los de arriba, los primeros que caen son los que más destacan. Que

los curas se abajen un poco y que lo; seglares suban otro poco. Y que nos den a

todos, si quieren y si de verdad lo merecemos; Pero a todos, a la Iglesia, en la

que los curar son importantes, tunda mentales, pero no los únicos.

 

< Volver