Tendremos que limar las diferencias para trabajar en hermandad en la diócesis, dijo Monseñor Cirarda en el sepelio de Monseñor Gurpide  :   
 La impresionante manifestación de duelo no ha tenido nunca par en Bilbao. 
 ABC.    21/11/1968.  Página: 41-42. Páginas: 2. Párrafos: 8. 

LA IGLESIA EN EL MUNDO DE HOY

«TENDREMOS QUE LIMAR LAS DIFERENCIAS PARA TRABAJAR EN HERMANDAD EN LA DIÓCESIS»,

DIJO MONSEÑOR CIRARDA EN EL SEPELIO DE MONSEÑOR

GURPIDE

La impresionante manifestación de duelo no ha tenido nunca par en Bilbao

El NUEVO ADMINISTRADOR APOSTOLICO-EN CASTELLANO Y EN VASCUENCE-

GLOSO LA PERSONALIDAD DEL PRELADO DIFUNTO

Bilbao 20. En la más sentida manifestación de duelo popular que se recuerda en

la villa en los últimos años, con el templo catedralicio totalmente Heno de

fieles, de sacerdotes, religiosos y religiosas, con las primeras autoridades

provinciales, Ayuntamiento y Diputación, y presidiendo a estas autoridades y

jerarquías el ministro de Justicia, señor Oriol, se han celebrado, en la iglesia

basílica de Nuestro Señor Santiago, solemnes funerales y sepelio de monseñor

Pablo Gúrpide, segundo obispo de Bilbao, fallecida el pasado lunes. La multitud,

que ocupaba los alrededores del templo, plaza de la iglesia y calles adyacentes,

asistió devotísimamente a los píos sufragios, siguiendo éstos a través d« un

circuito de altavoces instalado en la fachada de la catedral.

A las exequias asistieron, en ceremonia concelebrada, veinte prelados, y ofició

monseñor Cirarda, administrador apostólico de la diócesis, que, en sentidísima y

elocuente homilía en castellano y en vascuence, glosó la figura del prelado

fallecido.

Entre otras cosas, monseñor Cirarda comentó la lección de paz y de caridad que

monseñor Gúrpide había dado a través de su testamento espiritual, resaltando su

amor a Cristo y a la Iglesia, su celo infatigable y sus obras apostólicas y

pastorales, su amor a los sacerdotes, patentizado varías veces en el citado

testamento. Finalizó su homilía monseñor Cirarda pidiendo unidad entre los

fieles, que se limaran las diferencias entre todos, y que, sin prisas

preocupantes y sin pausas que restaran eficacia, se trabajara por la

hermandad de todos en la diócesis.

Finalizadas las honras fúnebres, los restos mortales de monseñor Gúrpide

recibieron sepultura en la parte trasera del altar mayor de la Santa Iglesia

Catedral basílica de Nuestro Señor Santiago.

TOMA DE POSESIÓN DE MONSEÑOR CIRARDA

La oficina de Prensa del Obispado bilbaíno ha facilitado hoy la siguiente nota:

"A las once de la mañana, después de haber recibido sepultura el cadáver de

monseñor Gúrpide en la santa iglesia catedral, donde seguidamente se ha

celebrado una misa rezada, el muy ilustre cabildo se ha reunido en la sala

capitular de la misma para dar la bienvenida al nuevo administrador apostólico

de la diócesis, don José María Cirarda Lachiondo, que momentos después había de

tomar oficialmente posesión de su cargo, para el cine ha sido designado por el

Santo Padre." El cabildo, después de escuchar la lectura del decreto de la Santa

Sede por el señor deán, don León María Martínez, en el que se le conceden a

monseñor Cirarda las facultades y derechos de obispo residencial, recibió el

juramento de fidelidad a las normas y costumbres de la diócesis y su cabildo.

A continuación, el nuevo administrador apostólico habló en tono muy íntimo y

cordial. Entre otras cosas, dijo que debía dividir su trabajo entre la diócesis

de Santander y la de Bilbao, por lo que pedía la ayuda de todos. "Ya he visitado

en su santuario, nada más llegar a Bilbao, a la Virgen de Begoña, para que ella

encomiende al Señor esta gestión mía entre vosotros, que desearía fuese breve y

me ayudase a sentiros y amaros cada día más. Es necesario que todos nos unamos

para trabajar con generosidad por esta querida diócesis.´´ Sus ultimas palabras

estuvieron dedicadas al "querido don Pablo Gúrpide", para

Ufen reservó frases de gran elogio y emotividad fraternal y de quien esperaba

protección desde el Cielo para la diócesis, para su persona y para los futuros

pastores que continuarán la misión pastoral en la diócesis. Seguidamente, el

administrador apostólico visitó a los familiares de monseñor Gúrpide, marchando

más tarde a la catedral para orar ante sus restos mortales.—Pyresa y Europa

Press.

 

< Volver